Crítica de “Diario de un ama de casa”, de Solange Freyre

0
125

Diario de un ama de casa es el monólogo de una mujer que se asume en sus frustraciones, pero también en sus deseos postergados. El encuentro con el “príncipe azul”, el casamiento, los hijos, la rutina de la casa, el desencanto, el fin del amor evidencian una cultura patriarcal que fabrica estereotipos masculinos y femeninos. Sin embargo, la obra va más allá porque propone la deconstrucción de estos modelos y la posibilidad de elegir una vida más allá de las ollas y los pañales.

La puesta de Valeria Ambrosio recrea varios ambientes de una casa: la ropa colgada en el patio, el desorden de los juguetes por el piso, la cocina, todos lugares simbólicos que representan al ama de casa tradicional, esa mujer abnegada que tiene que autoconvencerse de que los hijos son su realización personal y de que el sexo en el matrimonio es simplemente un trámite para complacer al marido. La protagonista, entonces, relata con minuciosidad cómo transcurren sus días, y lo hace a una velocidad que enfatiza lo repetitivo y aburrido de las tareas. Solange Freyre no se queda quieta un minuto: camina, baila, ordena su casa, se viste y se desviste en escena, hace fitness, y al mismo tiempo cuenta su vida, lo que demuestra el entrenamiento de la actriz y el gran trabajo en los ensayos. El resultado es una actuación excelente, a la que –por si fuera poco– se agrega el canto.

La obra comienza con la interpretación de Solange de “Más allá del arcoíris”, cuya letra deviene en una parodia que adelanta el tono de todo el espectáculo: la ironía y el humor se destacan en un texto que también propone una profunda reflexión. “El himno al amor” o “Sobreviviré” son otros de los temas que se resignifican dentro de la otra, pero que también dan pie a un lucimiento vocal de la actriz que demuestra una voz con presencia y con un manejo de diferentes registros desde lo popular a lo lírico. Por su parte, Esteban Rozenszain acompaña desde el teclado y realiza un contrapunto musical con la protagonista.

En cuanto a la escenografía, los objetos elegidos resumen la vida de un ama de casa: el balde, la plancha y la tabla de planchar, los broches, los utensilios de la cocina, los guantes…, todo da cuenta de una rutina monótona, alienante, una suerte de loop pesadillezco que envuelve la vida de las mujeres, aunque el mensaje final es positivo en tanto pone el énfasis en la posibilidad de cambiar.

Diario de un ama de casa es una obra muy buena que resulta divertida para hombres y mujeres y que, al mismo tiempo, interpela a ambos.

Ficha artístico-técnica

Texto e interpretación: Solange Freyre; Dirección: Valeria Ambrosio; Dirección musical: Esteban Rozenszain; Coreografía: Sebastián Codega; Asistente de dirección: Mirko Ambrosio; Escenografía y utilería: Federico Gampale; Diseño de vestuario: Solange Freyre; Diseño gráfico: Fernando Sanmartín; Producción ejecutiva: Eduardo Estrella y Lucas Martínez; Producción artística: Carlos Barcos; Prensa y difusión: OKM

Viernes y sábados a las 21:30; Maipo Kabaret (Esmeralda 443, esq. Av. Corrientes).

Las entradas se pueden conseguir a través de Plateanet o en las boleterías del teatro.