Crítica de “Los Amados. 30 años. Rutilantes éxitos”: el amor romántico

0
296

“Todas las cartas de amor son / ridículas. / No serían cartas de amor si no fuesen / ridículas”, dice Fernando Pessoa. La cita es parte del espectáculo de Los Amados que, en sus treinta años de existencia, le han cantado al amor enfatizando lo que este tiene de romántico. Para esto se valen de todos los lugares comunes que lo representan: las flores, las cartas, los poemas, las serenatas, las declaraciones, el abandono y el dolor, aunque todo con una estética kitch y un humor que ya son marcas que identifican a este grupo de siete hombres y dos mujeres.

Con una escenografía y un vestuario muy tropicales, coloridos y exagerados, Los Amados cantan, bailan y tocan sus instrumentos: boleros, congas, sones, cha-cha-cha, valsecitos peruanos y merengues son parte de los ritmos que comparten con el público. En este sentido, hay que reconocer el excelente desempeño en el plano musical de cada uno de los integrantes: Alejandro Viola, una suerte de galán que no solo canta muy bien, sino que actúa muy bien; Laura Montini, impresionante en su registro como cantante; Carolina Alberdi, una pianista y acordeonista muy destacable; y Oscar Durán (guitarra), Fernando Costa (percusión), Wilson Ortiz (bajo), Matías Bahillo (trompeta) y Esteban Freydier (saxo), todos grandes músicos. Los nueve aprovechan el escenario y hacen del ridículo un hecho estético. Durante la función, además, hay una proyección que recorre los treinta años del grupo y diferentes efectos de luces que acompañan cada una de las canciones.

Sin duda, lo que caracteriza a Los Amados, como ya dijimos, es su estética kitsch que combina lo cursi con lo que está fuera de moda. De esta combinación, surge el humor a través de la parodia que se asienta en el lenguaje y en la hipérbole. El amor como tema es abordado desde la construcción que de él hicieron el bolero, el cine o el teatro de los 50 y 60, y las telenovelas. Y esa construcción se nota en el lenguaje afectado, en el vocabulario pretendidamente culto, y en objetos que pasaron a ser icónicos como las flores, en imágenes emblemáticas como los corazones rosas y en estereotipos como el enamorado que sufre y se emborracha.

El estreno fue el jueves 14, el Día de los Enamorados, lo que dio pie para un diálogo con el público en el que Alejandro Viola, el Chino Amado, aprovechó para recorrer la sala y conocer algunas historias de las parejas que asistieron a la función. A la entrada o a la salida, el hall ya está ambientado con algunos elementos que caracterizan al grupo para que la gente pueda tomarse fotos. La función terminó con los espectadores de pie bailando el último tema.

En definitiva, estos treinta años de Los Amados los encuentran con una gran madurez artística que justifica su éxito.

Ficha artístico-técnica

Alejandro Viola: Voz
Laura Montini: Voz
Rubén Rodriguez: Percusión y Voz
Carolina Alberdi: Piano y acordeón
Oscar Durán: Guitarra
Fernando Costa: Percusión
Wilson Ortiz: Bajo
Matías Bahillo: Trompeta
Esteban Freydier: Saxo

Jefe de Vestuario: Luchi de Almeida
Producción general: Carolina Sánchez
Idea y dirección general: Alejandro Viola

Funciones: 14, 16, 17, 23, 24 de febrero y 2, 3, 9, 10, 16, 17 de marzo, 20 h
Lugar: Centro Cultural 25 de Mayo, sala principal (Av. Triunvirato 4444, CABA)
Entrada: $300 platea / $250 pullman
Informes: 4524-7997
Duración: 80 minutos