Luz Ruciello: mi peli tiene que ayudar para juntar fuerzas

0
55
El jueves pasado se estrenó en Buenos Aires Un cine en concreto, un documental sobre una empresa imposible: un solo hombre levanta con sus manos una sala de cine en los altos de su casa. Sólo él, sin apoyo de ningun tipo. Charlamos vía mail con Luz Ruciello, su directora.
Alejandra Portela: Hola Luz, leí que para vos hacer esta película fue todo un desafío personal. Contanos cómo conociste a Omar y en qué momento te diste cuenta que esto podía ser una película?
Luz Ruciello: Conocí a Omar porque paseando por Villa Elisa, Entre Ríos, vi un cartelito que decía CINE. Era raro, en el medio de un pueblo rodeado de campo, que haya un cine ahí. Yo no veía el cine. La copa de los árboles tapaban el piso de arriba. Le señalé el cartel a Lluís Miras Vega, que es el fotógrafo de la película. Habíamos salido a pasear en auto por los pueblos vecinos al de mi madre. Era una tarde gris de invierno, de esas que hay que combatir para no deprimirse. Cuando nos enseñó el cine me emocioné, no lo podíamos creer. Volvimos sin hablar, supongo que ensimismados por lo que habíamos visto. Ahí había una película.
A.P: Hay imágenes que son del 2010, cuando el proyecto de Omar cumple 10 años, cómo fue el trabajo de montaje con Cambiarere de esas imágenes con las actuales? No se nota técnicamente la diferencia, tampoco es muy notable el cambio físico del personaje…
LR: Cuando vi Relámpago en la Oscuridad, de Pablo Montllau y Germán Fernández quise trabajar con Carlos María Cambariere. Tengo la suerte de que su pareja es una de mis mejores amigas, así que tenía proximidad con él. El documental de los chicos tiene una estructura en donde el pasado y el presente se mezclan constantemente y hay un momento en que el estos dos tiempos se unen para darle sentido a la estructura. En nuestra peli pasa lo mismo. Escribí el guión y Charli montó eso en 5 semanas, vimos los que no funcionaba, y a partir de ahí, en 3 semanas más encontramos el camino para atar la estructura. Trabajamos con una metáfora, eso fue muy hermoso.
AP: te interesa también mostrar el proceso de filmación, cuando les marcás cómo tienen que moverse, Omar incluso le da instrucciones a su esposa.  Eso es muy tierno. Cómo fue eso? 
LR: Esa fue una idea de Lluís, el fotógrafo. Me dijo “¿vas a hacer actuar a Omar? se va a notar y quedará falso. es mejor que abras y expliques eso”, entonces pensé en mostrar “el artificio”. Así lo llamamos en el rodaje y montaje. Lo sumé al guión. Filmábamos un poco, sin saber qué ni realmente cómo lo íbamos a mostrar. La dosificación fue un acierto de Charli y eso nos divertía, le imprimió humor. Era importante para que haga respirar la historia y a Omar, que está en el 98% de los planos.
AP: Tu documental circuló por una enorme cantidad de festivales? el tema de los cierres de los cines de pueblo ya es un tema universal. Qué repercusiones tuvo tu película?
LR: Me sigue sorprendiendo este tema. De hecho, hace unos días me escribieron de un pueblito de Italia, que están luchando por re-abrir el cine del lugar. Quieren mostrar la película como ejemplo de la lucha y la perseverancia. Es hermoso que una peli pueda ayudar a juntar fuerzas. A mi esto me emociona mucho.
AP: Siempre estos esfuerzos y sueños personales tapan una realidad que es la falta de apoyo de los gobiernos municipales, provinciales.. Tal vez ahora Omar reciba alguna ayuda. Qué pensás de esto?
LR: Exacto, muy buen punto. Esta lucha no termina y sospecho que no terminará nunca. Omar vive en un pueblo que lo discrimina, por pobre y por diferencias políticas, pero como él bien dice, el cine es para todos. Omar no le pregunta a la gente que va a la sala de qué partido político es. La cultura está relegada, ahí y en casi todo el país. Omar debería recibir un subsidio mensual por lo que está haciendo, pero no lo valoran, no le hacen caso. Es una vergüenza, la verdad.
AP: Cómo sigue ahora el recorrido de la película en festivales y en qué instancia está tu nuevo documental.
LR: La película circulará por donde nos la pidan. Yo quiero que se vea, para eso la hicimos. Tuve la suerte de trabajar con un equipo de lujo. Gracias a ellos lo logré. Todos, absolutamente todos, mejoraron la película. La frutilla del postre es la música de Maxi Prietto. Todavía no puedo creerlo. Aunque conociendo a Maxi, que tiene una sensibilidad y sencillez deslumbrante, es lógico que haya aceptado hacer la música.
Mi nuevo documental está en total búsqueda. Estoy contenta porque hace un mes encontré un concepto que me gusta mucho para trabajar, pero bueno, andá a saber si sirve. Tengo un guión que ahora tiene que pasar por muchas pruebas, se llama No te olvides de hacerme acordar que te tengo que llevar adonde tenés que ir.
Mirá también nuestro comentario sobre Un cine en concreto