Entrevista a Gastón Solnicki

0
115

Charlamos con Gastón Solnicki a propósito de su ultimo film Introduzione all’Oscuro que se estrenó el 5 de enero en MALBA y se proyecta  los sábados a las 20 hs

Blanca María Monzón: ¿Cómo se inicia en vos la motivación para hacer un nuevo film en general y con este último en particular?

Gastón Solnicki: Mis películas surgieron de necesidades distintas y en momentos distintos. Lo que las une es el lugar desde el cual están hechas, el tiempo dedicado y lo artesanal. Ninguna tuvo una hipótesis narrativa o una estructura financiera a priori.

BMM: ¿Qué lugar ocupa la intuición en ese proceso?

GS: Es lo más importante. Porque la lógica de los materiales no es siempre racional. Lo normal es encontrarse enredado en problemas que no tienen una solución lineal.

BMM: ¿De qué modo trabajaste este guión?

GS: No trabajé nunca con un guión. Habían una serie de lugares que quería filmar y todo lo demás fue muy espontáneo. Estoy intentando escribir mi próxima película, pero hasta ahora es algo que nunca funcionó.

BMM: ¿Qué tan importante es la música en tu obra? Y por qué?

GS: Es muy importante, tiene que ver con una lógica alternativa y con el desarrollo de ecuaciones que me permiten trabajar y avanzar aunque no sea evidente hacia dónde.

BMM: ¿Cómo trabajás el montaje en relación a esta?

GS: El montaje es la instancia en la que se escribieron mis películas. Probamos los materiales hasta que funcionen. Si algo no nos gusta, no lo necesitamos. Es una de las ventajas de no trabajar con un guión.

BMM:  Cuál es la importancia que le otorgas al encuadre?

GS:  El encuadre es un momento de mucha concentración. En mis primeras películas filmar tenía más que ver con espiar, con el acceso a la intimidad de otras personas. Era muy frustrante sentirme un paparazzi, entonces empecé a filmar con la cámara en un trípode y armando situaciones que conservan un cierto voyeurismo pero que están construidas para la cámara y más manipuladas. Así empezó mi transición hacia la ficción.

BMM: ¿Cuánto tiempo te llevó el rodaje?

GS: 13 días. Rui Pocas, el director de fotografía, es un cinturón negro. Todo lo que filmó era bueno y además servía, lo cual es un milagro.

BMM: ¿Pensás en algún tipo de espectador en particular a la hora de hacer un film?

GS: Sí, pero no en un estereotipo. Pienso en alguien que se deja seducir y que puede vincularse con las cosas que a mi me interesan, que no son ideas.

BMM: ¿En qué lugar te ubicarías dentro de la cinematografía de tu país?

GS: En algún buen lugar.

BMM: ¿Cómo ves al cine argentino hoy?

GS: Fértil y dinámico. Argentina es un lugar muy interesante para hacer películas y las hay en todos los estilos.

BMM: ¿Cómo se dió el hecho de que el MoMA comprase tus películas, y qué representa para vos?

GS: Un día el curador de cine del MoMA me dijo que teníamos que hablar acerca de la posibilidad de la compra de mis 4 películas para la colección; le dije que no teníamos nada que hablar. Después pasó un año hasta que sucedió. Es algo importante y muy simbólico también para mí. Mis películas eran invendibles, era uno de sus rasgos distintivos. Ahora puedo dedicarme a hacer comedias.

BMM: ¿Cuál es tu expectativa con este estreno en Buenos Aires?

GS: Que la vea mucha gente y se entusiasme.

BMM: Cuál fue la razón de la elección del título de este film? Qué relación hay, si es que la tiene, con el claroscuro en las artes plásticas?

GS: Es el nombre de la obra musical de Salvatore Sciarrino que se escucha en la película. Tiene muchos niveles, uno de ellos es el espectral. La película que es sobre Hans y a las vez no es sobre Hans, sino lo que él representaba para mí, y alguien con quien el espectador pueda proyectar a otra persona.

Absolutamente creo que la oscuridad está relacionada con la luz en la pintura y también en la música.

Mirá también la crítica de Introduzione all´oscuro