Entrevista a Adriana Tursi y Patricia Suárez: “Visibilizar el trabajo de las mujeres es una tarea conjunta”

0
131

Adriana Tursi y Patricia Suárez son las autoras de Podemos ser felices todavía, una comedia que nos remite a la década del 50. El Primer Festival Internacional de Cine en la Argentina nos ubica en un ambiente costumbrista con una recreación del habla popular de la época.

Entrevistamos a las autoras, ambas muy premiadas y con una gran trayectoria en el teatro. La obra es del 2008 y a partir del jueves 10 puede verse en Mar del Plata dirigida por Silvia Kalfaian y Daniel Alvaredo.

Esta no es la primera obra que escriben juntas, ¿qué tiene en común la escritura de esta obra con las anteriores y en qué se diferencia?

A: Al igual que las otras esta es una comedia y se diferencia en qué en este caso nos apoyamos en un acontecimiento histórico, no así en el resto.

P: Para esta obra nos basamos en el Primer Festival de Cine de Mar del Plata, al que estuvo invitada Gina Lollobrigida, quien ese entonces era la estrella italiana del momento y había actuado en Pan, amor y fantasía. Hay muchas anécdotas picantes sobre ese festival; una de las más recurrentes: el General Perón se había conseguido unos anteojos con rayos X y a través de ellos pudo ver a Gina Lollobrigida como vino al mundo.

¿Qué fue lo que las convocó de la historia ese festival como punto de partida de Podemos ser felices todavía?

A: Nos atrajo todo lo mítico que estaba detrás de ese festival. La presencia de un Perón que recién había enviudado, y esta idea que comenzó a circular sobre los anteojos infrarrojos. Los argentinos somos muy creativos a la hora de hacer circular historias.

Nuestro teatro tiene una tradición importante en cuanto a los diferentes subgéneros de la comedia, ¿por qué eligieron entre todos el sainete?

P: No estoy segura de que sea un sainete, pero sí es una comedia que sigue los cánones tradicionales, un poco a lo commedia dell’arte: la parejita que se ama, Pantaleón, Colombina…

¿Qué alusiones se juegan en el título?

P: El título parte de un bolero mexicano que se llama Si nos dejan y que canta hasta Luis Miguel. Y hace referencia a que, a pesar de las dificultades, las prioridades de la personas son el amor y el bienestar de sus seres queridos. Le preguntés a quién le preguntés todos podemos resignar decenas y cientos de cosas, pero nadie se puede resignar a la falta de amor, al desamor.

¿Cómo ven la dramaturgia hecha por mujeres en el escenario del teatro actual?

P: Es excelente todo lo que se está haciendo. Vivíamos de manera muy despareja: también el ambiente del teatro está marcado por los micromachismos y los machismos con todas las letras. Hasta hoy nunca vas a ver que haya una programación, en un teatro oficial o no, en la que haya paridad 50/50 entre autores y autoras; ni siquiera una antología es 50/50. Existía el prejuicio -de parte de los señores autores y editores y programadores- de que las dramaturgas casi no existían, o escribían muy poco, o directamente, lo hacían mal. Todo este tsunami de obras hechas y escritas por mujeres viene a demostrar lo contrario. Es una escritura imparable y hay que brindar por ella.

A: Mira, a tal punto es cierto lo que comenta Patricia que, hace cosa de un mes, se creó un colectivo de autoras. La convocatoria se puso en marcha un viernes a las nueve de la mañana, a las nueve de la noche ya éramos 200 autoras. Hay muchas más autoras de lo que uno imagina; el tema es que se sigue funcionando con un patrón perimido, y esto es así en todos los ámbitos, no se salva nadie. Por suerte, hoy las mujeres sabemos que la lucha por visibilizar nuestro trabajo es conjunta, solo así vamos a lograr comenzar a revertir un hecho que, en tanto negación del otro y sus posibilidades, resultó atroz.

Estreno para público y prensa: jueves 10 de enero a las 22 h; Funciones: jueves y viernes 22 h; Teatro: Auditorium, Sala La Bodega; Dirección: Boulevard Marítimo 2280