Magnus: una aplicación para el mundo de las artes

0
33

Cada vez es más claro que el arte y el mercado se interrelacionan en forma frecuente. Si bien uno puede sentir y encontrar en los objetos artísticos algo mucho más valioso que el mero dinero, lo cierto es que, en el mundo capitalista, los artistas necesitan vivir y comer. Mucho se ha discutido sobre este dilema, desde la cuestión del valor igual al trabajo incorporado y cómo entonces valorizar a una obra de arte, hasta el tema, no menor, del arte como militancia comprometida o una pura expresión estética de un espíritu individual.

Sin ánimo de minimizar estas discusiones, lo cierto es que el mercado del arte se expandió en los últimos años. Las ventas de obras no están concentradas únicamente en manos de los artistas consagrados y de las galerías más importantes (si bien se llevan la parte del león), sino que ahora hay más gente interesada en comprar arte (no sólo multimillonarios que contratan expertos en la materia) y comprarlo a artistas emergentes, bien sea por una cuestión estética o especulativa.

Las nuevas tecnologías “ya están aquíiiii” y nos guste o no, ya forman parte de nuestra vida. Yo prefiero tomar la actitud optimista (sin renegar jamás del escepticismo). La tecnología me interesa, desde los chopping tools de hace 2 millones de años, hasta los robots. Eso sí, no soy ningún geek, pero capaz que esta negación es simplemente una cuestión clasista… En fin, sin entrar en más detalle, digamos que el ancho mundo del arte se ve permeado por los nuevos medios de comunicación y de producción e incluso de interacción entre artistas, gestores, investigadores y público.

En este caso concreto, estamos presentando una aplicación, denominada Magnus, que se puede descargar desde el play store o del apple store; el sitio web es Magnus.net. La realidad es que me topé con esta aplicación por serendipity. Leyendo un artículo de Laszlo Barabasi (uno de los investigadores más importantes en el campo del análisis de redes) sobre cómo puede mensurarse la reputación y el éxito en el arte, o al menos intentar ver cuáles de los artistas son los más conectados, señala que la base de datos que utilizan es la de la app Magnus y que cuenta con 500.000 artistas de todo el mundo.

Esta aplicación, que es completamente gratuita, tiene varias funcionalidades que la vuelven una herramienta muy importante tanto para quienes están trabajando con los circuitos artísticos, como para quienes recién se inician y sienten curiosidad por este campo. Permite tomar una foto y merced a un sistema de reconocimiento, la app devuelve información sobre el artista y sobre la obra, incluyendo el precio (!). Pero, además, mediante la geolocalización del celular, nos muestra todos los lugares con arte (galerías, museos, inauguraciones, etc.) que están cerca de donde nos encontramos. Ideal para cuando, la suerte nos sonríe y uno anda viajando por el mundo.

Magnus permite a galeristas y artistas agregar información sobre sus espacios y sus obras, ampliando así la audiencia y contribuyendo a la difusión tanto de los eventos como de las producciones. La app también facilita, a quienes investigamos estás áreas del conocimiento, con una enorme y consistente cantidad de información, a la espera de ser procesada, analizada e interpretada (ñami ñami).

En definitiva, más allá de la valoración que uno tenga de la tecnología (como si tal cosa fuera posible, sin incurrir en necedades), lo cierto es que ya forma parte de toda nuestra vida. Y el mundo del Arte no permanece al margen. Si la tecnología sirve para que los artistas puedan encontrarse con su público, entonces bienvenida la app.