Entrevista a Eduardo Javier Sasiaín Huertas: la Camerata Nueva Argentina y la música latinoamericana

0
32

Eduardo Javier Sasiaín Huertas es maestro de educación musical, y profesor superior en artes musicales con especialidad en flauta dulce y dirección coral. Dirige cinco agrupaciones corales y ha ganado varios premios. En el 2016, crea la Camerata Nueva Argentina junto al violinista Esteban Turco.

Mañana a las 20, la Camerata dará un concierto con entrada libre y gratuita. En el repertorio figuran, entre otras, las siguientes piezas: “Escondido”, de Andrés Chazarreta; “Lamento quichua”, de Luis Gianeo; “Oblivion”, de Astor Piazolla; y “Tercer tiempo”, de Cacho Tirao. Eduardo nos cuenta un poco más sobre la Camerata y sobre su pasión como músico y como docente.

Ustedes trabajan con un repertorio que busca difundir autores argentinos y latinoamericanos, ¿por qué crees que no se difunde lo suficiente este tipo de música?

Creo que no le ven el lado comercial, como que se busca siempre qué es lo comercial, qué es lo que más se vende. Camerata Nueva Argentina tiene no solo la intención de sumar la música latinoamericana y, en especial, la de nuestro país, sino que también difundimos música de compositores actuales, muchos de los cuales no tienen los medios de tener una camerata que interprete sus obras y orquestaciones.

En lo personal, ¿qué significado tiene nuestro folclore en tu formación?

Escucho folclore de pequeño. Mis padres siempre nos llevaban a mí y a mi hermano a conciertos de Markama. Tengo ese recuerdo fresco. Aprendí a tocar charango de chico y siempre estuve interesado en nuestra música, en mis raíces. Actualmente voy a un taller de folclore donde bailo chacarera, gato, zamba, triunfo, escondido. Como músico he tenido grupos folclóricos. Fui al pre Cosquin y a Jesús María. La música latinoamericana está siempre presente: Jaime Roos, Quilapayun, Inti Illimani. Trabajo en la Escuela Esnaola que lleva el nombre de un compositor Argentino poco conocido. Piazzolla, Guastavino, Gianneo, Gilardi, entre otros, siempre están presentes.

Vos que enseñás música en diferentes niveles, ¿qué diferencias en cuanto a estilos o a autores planteás según tus alumnos?

A mis alumnos siempre he tratado de hacerles escuchar lo que no escuchan en sus casas. Que amplíen sus horizontes para luego decidir; conocer, saber qué otras cosas hay fuera del circuito comercial. En la escuela Esnaola, la formación es académica, pero también trabajamos mucho con la música folclórica. Este año hicimos que los niveles avanzados cantaran “Va pensiero”, de Giusseppe Verdi. Fui increíble ver a jóvenes de 13 a 20 años (más de 500) interpretar todos juntos esta obra.

¿Cómo ves las escuelas de música en la actualidad? ¿Qué nos podés decir de la Esnaola en particular?

Tenemos muy buenos docentes de música en nuestras escuelas. En mi caso, siempre digo que soy profe de música y músico. Uno tiene que enseñar con el ejemplo, saber cuándo decir “no se” sin miedo. Deberían existir más horas de música en las escuelas; el arte en las escuelas es lo que nos hace crecer. No solo la música, las artes en general siempre tienen que estar. Para mí la escuela Esnaola es lo más, es tocar el cielo con las manos. Se hace mucho y falta mucho por hacer. Hicimos “Carmina Burana” con doble piano y percusión, “Bohemian rapsody” con banda en vivo, proyectos de alumnos de primeros y segundos años (más de 1000 alumnos en escena). Tengo mucho apoyo del director, y lo más importante: me encanta mi trabajo, lo disfruto. Trabajo de lo que estudié y de lo que me gusta. Esto es impagable.

En general, en la actualidad hay un descontento de diferentes actores de la cultura, ¿cuál es el panorama en cuanto a la música -conciertos, presentaciones, apoyo estatal, etc.-?

El apoyo es poco y nada, uno se tiene que mover. Por suerte, con mi asistente, el maestro Esteban Turco nos dividimos muy bien las tareas, charlamos todo y siempre le buscamos la vuelta. Él se encarga de armar las orquestas, buscar los músicos. Todo un flor de trabajo. Yo me encargo de dirigir y buscar fondos para pagarles a los músicos. Y juntos hacemos muchos proyectos. Camerata Nueva Argentina es un sueño que se nos hizo realidad y que va a dar que hablar

¿Cómo se sostiene la Camerata Nueva Argentina?

Hoy Camerata Nueva Argentina se sostiene con un subsidio de mecenazgo. Mañana no sé… Seguiremos en la búsqueda de todo tipo de subsidios, buscando sponsors, empresas que quieran apoyar esta formación de 16 músicos y su director. Estamos en redes sociales, contamos con página web y estamos trabajando para estar en la programación de diferentes festivales tanto en nuestro país como en el extranjero.

Concierto

Cuándo: viernes 14 de diciembre a las 20 h; Dónde: Iglesia Metodista Evangélica Argentina; Dirección: Av. Rivadavia 4050, entre Yapeyú y Quintino Bocayuva; Entrada: libre y gratuita