La comunidad cultural argentina pide la renuncia del Secretario de Cultura y del presidente del INCAA

0
0

En los últimos días fue renunciada la directora del Fondo Nacional de las Artes, Carolina Biquard, quien explicó a diversos medios que toma su decisión ante los reiterados atropellos del ex-ministro Avelluto a la autarquía de la que por ley goza dicho organismo. “Yo creo que es mejor invertir en artistas que en Letras del Tesoro”, declaró Biquard al diario La Nación, dando a entender algo que en la comunidad audiovisual conocemos muy bien: en su afán por hacer buena letra ajustadora ante sus jefes políticos, Avelluto ordena a los entes autárquicos que subejecuten sus presupuestos para invertir en diversos instrumentos financieros, en lugar de fomentar a las industrias culturales que por ley deberían sostener.

En el caso del INCAA -en donde su presidente, Ralph Haiek, sigue al pie de la letra la receta ajustadora- se trata de una sub-ejecución de 700 millones de pesos que podría y deberían estar a disposición de la industria, pero se encuentran en plazos fijos. Además, en este 2018, diferentes agravios e incumplimientos de la ley pusieron en jaque a toda la industria cinematográfica y auguran un peor 2019.

El comité de otorgamiento de créditos no se encuentra funcionando, el patrimonio fílmico argentino se pudre por la falta de apoyo a la cinemateca, los trámites se demoran en la vía administrativa, muchos concursos se encuentran cancelados o reducidos y la escasez de las ayudas financieras fuerzan a realizar rodajes relámpago de dos o tres semanas que resultan en una merma de la calidad de las obras y de los ingresos de los trabajadores.

Cuando se jactan del éxito del “Mes de Cine Argentino”, esconden que se destinaron 150 millones directo a las arcas de las grandes exhibidoras como ayuda a películas que claramente no necesitan promoción estatal. Además, el presupuesto 2019 fue elevado directamente al poder ejecutivo, sin la aprobación del Consejo Asesor en claro incumplimiento de la Ley de Cine. Es decir, la actual conducción del INCAA gestiona por fuera de la Ley de Cine, e impulsa una política contraria al espíritu fundante que dio sentido a la Ley y sus reformas.

No es una sorpresa para nadie que este ex-ministro que jamás tuvo idoneidad o atributos para su cargo, avance con el vaciamiento de la cultura nacional. Pero sí es notoria su falta de estrategia y su nivel de improvisación. Es reiterada la torpeza de Avelluto, que tuvo su punto más álgido hace apenas días, en el último festival de Mar del Plata. “¿Se acuerdan cuando vivíamos en una sociedad democrática y nos escuchábamos los unos a los otros?”, interpeló Avelluto, mientras mentía sobre los logros de su gestión y negaba los reclamos de la comunidad cinematográfica presente. Después de los abucheos que sufrió en la inauguración se prohibió a los realizadores premiados y a los jurados, nacionales e internacionales, el uso de la palabra en la ceremonia de clausura generando un verdadero papelón internacional. Y lo que es más repudiable, utilizando la CENSURA como herramienta de gestión.

El Secretario tiene una participación activa en la confección del presupuesto de vaciamiento aprobado para 2019, donde se eliminan programas de sesgo federal y territorial como Puntos de Cultura o como el apoyo a Fiestas Nacionales, donde se liquidan orquestas y ballets, apoyo a bibliotecas populares, y el impulso a la economía creativa. Entonces, si este personaje que goza dando discursos cínicos y falaces es un partícipe activo del atropello a los entes autárquicos, avasallando a sus consejos asesores y directivos, si cierra programas que repercuten en todo el país, si transfiere los magros recursos de la cultura a la especulación financiera, lo único que podemos pedir es que se vaya. Su gestión es un fracaso y un peligro para la cultura nacional, hoy urgentemente necesitada de gestores idóneos y comprometidos con un sector productivo que genera empleo y valor simbólico, en un contexto de lucha por nuestra dignidad donde se hace imprescindible sostener y construir lazos solidarios entre todxs los actores de la comunidad cultural.

FIRMAN

ADN – Cine Documental Argentino
CdC – Colectivo de Cineastas
DIC – Directores Independientes de Cine
DOCA – Documentalistas de la Argentina
PCI – Asociación de Directores de Cine
RAD – Red Argentina de Documentalistas
RDI – Realizadores Integrales de Cine Documental
AAC – Asociación Argentina de Coloristas
AADA – Directores de Arte
Abogados Culturales
ACCIÓN – Mujeres de Cine
Actrices Argentinas
ADF – Autores de Fotografía Cinematográfica Argentina
ARAER – Asociación de Realizadores Audiovisuales de Entre Ríos
Artistas por la Libertad
ARTEA Asociación de Realizadores y Técnicos Audiovisuales
ASA – Asociación Argentina de Sonidistas Audiovisuales
Asamblea de Trabajadores de la Cultura
Centro Político Cultural El Hormiguero
Chicata, escuela cooperativa audiovisual
Colectivo de Cineastas de Córdoba
Cultura Seamos Libres
EDA – Asociación Argentina de Editores Audiovisuales
FAAO Frente de Artistas Ambulantes Organizados
Junta Interna ATE-INCAA
MUA – Mujeres Audiovisuales
SAE – Sociedad Argentina de Editores Audiovisuales
Secretaría de Cultura CTA
Sindicato de Músicos de Cuyo
Union de Escritoras y Escritores

y más de 500 personas.

¡SUMÁ TU FIRMA ACÁ!
#DefiendoCineArgentino
#LaCulturaEsUnDerecho
#NoAlVaciamientoDeLaCultura
#NoALaCensura