Entrevista a Fabio Obregón: una música fogosa que lleva a un viaje espiritual

0
0

En esta entrevista, Fabio Obregón el fundador del grupo El equilibrio cósmico, nos cuenta todo lo que debemos saber sobre el conjunto antes de escucharlos el sábado 15 de diciembre a las 23.50 en la presentación de su nuevo disco en Circe, Fábrica de arte (Córdoba 4335).

Generando un tono de intimidad y calidez, las canciones de El fuego encantador tienen la fuerza y la sorpresa de un viaje no planificado. Nos llevan por distintas atmósferas mientras invitan a reflexionar y brindan sonidos originales con instrumentos que podríamos calificar de exóticos, pero los chicos nos advierten que no lo son tanto. Nos dice su tema Lejos: “Lejos podría ir tan lejos, tan lejos que ya no podría volver a ninguna parte”. Estas son canciones que transportan, relajan o llenan de energía, canciones del nuevo milenio con todo su eclecticismo, canciones que despiertan el genio poético, canciones para empezar a amar e incluso para transmigrar.

El fuego encantador es el tercer disco de El equilibrio cósmico, banda integrada por Fabio Obregón (voz, guitarra criolla, mandolina, sitar, armónica y composición), Sebastián Salvador (voz, guitarra acústica, efectos y composición) Matías Buteler (voz, cuatro venezolano, guitarra criolla y composición), Nelson Collingwood (bajo) y Christian “Champion” Buera (batería y percusión). Sus composiciones fusionan jazz, con rock y folclore.

¿Cuál es la esencia de El equilibrio cósmico?

La motivación primaria de El Equilibrio Cósmico es poder compartir canciones de autor. Somos compositores con esa matriz. Si bien la composición es un proceso solitario generalmente, unirnos para materializar sentimientos en forma de música es nuestra esencia.

¿En qué se diferencia El fuego encantador de los álbumes previos?

El Fuego Encantador es un álbum totalmente novedoso para nuestra carrera. Buscábamos un sonido “grande” manteniendo el espíritu introspectivo. Tanto el primer EP editado, “Asheriallá”, como los álbumes “Boutique” (2015) e “Insutil”(2016), son discos sin batería ni bajo eléctrico, pensados para ser presentados en formato totalmente acústico. El nuevo disco tiene esa “base” más elementos tímbricos super “flasheros”. Y otra cosa muy importante que diferencia a este  trabajo; somos tres compositores en este disco. Una verdadera construcción colectiva.

¿Qué le aportan instrumentos poco convencionales como el sitar o la mandolina a sus canciones?

El sitar y la mandolina, así como el bombo legüero, la caja chayera y los elementos electrónicos (samplers), le aportan al disco fuerza y cierto misticismo. Los dos primeros suenan más lejanos a nuestros oídos, quizá por eso desde lo visual y desde lo auditivo aportan más sorpresa que los otros.

¿Buscan que su música tenga un sonido exótico?

No, para nada. De hecho, si el sonido hubiese comenzado a resultarnos exótico, no hubiésemos seguido por esa vía. El sitar y la mandolina se unen perfectamente a las canciones. El folclore mundial se basa en fusiones que los pueblos van adoptando y adaptando, valga la aliteración. Instrumentos como el acordeón, de origen europeo, no nos suena exótico en un chamamé, por ejemplo.

¿En qué se basan para las composiciones de los temas? ¿Hay tópicos recurrentes?

En este disco coincide el tópico viajero. Varias composiciones vienen de experiencias o de deseos de viaje. El concepto del disco, en ese sentido, fue muy espontáneo. No buscábamos un disco que hable de viajes. Nos fuimos dando cuenta que lo encantador de ese fuego, haciendo referencia al título, era ese horizonte que nos encandila cuando viajamos, que nos pone en otro registro de vida.

¿A qué público apuntan?

Desde la canción apuntamos a un público masivo, popular, que disfrute espontáneamente de la poesía, de nuestras composiciones. No somos “conceptuales” ni elitistas por el momento, no buscamos segmentarnos o marginarnos; nos brotan canciones y queremos compartirlas. Pelar la guitarra en cualquier momento o lugar y que la canción llegue, porque tiene poesía y ésta vence cualquier algoritmo.

¿Dónde se ha presentado el grupo (presentaciones y giras)?

La banda es muy porteña y se mueve en ese circuito mayormente. En mi caso personal, hace un tiempo, hice una gira por catorce países desde México hasta Argentina, durante dos años. También me di el lujazo de hacer presentaciones en Barcelona y en Londres. Seba Salvador ha hecho una gira por China también. Experiencias sublimes. Nuestro próximo objetivo como banda es acercar nuestra música a otros destinos.

¿Cómo se consolidó la actual formación y en qué año comenzó el grupo?

El grupo comenzó en el 2010 y fue mutando muchísimo. De hecho durante varios años fue una propuesta solista con nombre de banda. Tocaba como El Equilibrio Cósmico siendo Fabio Obregón como hombre orquesta (cantautorquesta). Fue durante la gira mencionada antes. La formación actual se consolidó cuando supimos que podíamos laburar profesionalmente objetivos comunes sin buscar “pegarla”, haciendo del proyecto algo más genuino, no pergeñado con fines comerciales.

¿Cuáles son las influencias que reconocen?

The Beatles, Spinetta, Susana Baca, Radiohead, Café Tacuba, David Bowie, Charly García, Violeta Parra, Carlos Gardel, etc., etc., etc.

¿Se podría decir que su música es como un folk pero con elementos eclécticos?

Podría decirse eso, aunque hoy en día el folk es un término que se asocia a niñes pudientes que tocan una acústica y cantan en inglés. Nosotros somos más bien pibes de barrio que hacen canciones. La palabra “folk” es un genérico de la expresión popular. Que no nos roben el folk también, jaja.

¿Les parece que la suya es música que invita a la meditación?

Depende de cómo encare cada persona una meditación. Quizá tu voz interior necesite silencio para meditar, quizá necesite crear su propia letra y su propia canción para alcanzar un estado meditativo. Pero digamos que sí, que invita a la meditación, después veamos si quiere pasar.