ES ID 170: catalogar el arte regional del Neuquén, rescatar producciones y miradas

0
0

El Museo Pasaje Confluencia, en la capital neuquina, alberga una pequeña muestra de un trabajo imprescindible: catalogar una colección de obras de artistas regionales de los años 70, 80 y 90 activando la historia de prácticas artísticas de una zona potente en haceres y museos.

_MG_9350

Todo empezó de un proyecto de Carmen Di Prinzio en su seminario de Curaduría de la Universidad Nacional de Río Negro, acompañada por lxs estudiantes Diego Stagnaro, Florencia Castagno, Anabella Chasco, Sofia Maiolo, Malen Aguero, Sergio Roda, Joaquín Tolussi, Daniela Dofigny. Juntxs tomaron como trabajo poner en valor la colección Emilio Saraco,  compuesta por 170 piezas entre pinturas, grabados,
dibujos y esculturas.

En palabras del texto curatorial que coordina Di Prinzio: “A mediados de los años ?80, la dirección de cultura de la provincia de Neuquén comenzó a conformar su patrimonio artístico en paralelo al del museo Gregorio Álvarez. El mismo se fue incrementando con obras premiadas en Bienales, concursos, donaciones, entre otros.En la década del ‘90, un galpón fue reacondicionado como sala de arte y recibió el nombre del artista plástico Emilio Saraco, precursor de las artes en la ciudad. Este hecho desencadenó que, años más tarde, el patrimonio provincial se traslade a la nueva sala municipal (…). A partir de un trabajo en conjunto entre el Circuito Expositivo de la Ciudad de Neuquén y un grupo de alumnos de la Licenciatura en Artes Visuales de la UNRN, a través del seminario de prácticas curatoriales, se comenzó a trabajar con la colección Emilio Saraco, otorgándole la nueva entidad ES. Así, la puesta en valor de este patrimonio, constituye la base de futuras investigaciones historiográficas del arte en la región. La instalación que hoy presentamos busca dar cuenta de este proceso de trabajo a través de dos instancias: la representación del depósito visibilizando la colección en su totalidad y una primera línea de investigación en torno al grabado y al dibujo de los años 70, 80 y 90 a partir de la catalogación de las primeras 50 obras del patrimonio”.

Este trabajo se apoya en una idea que toma urgencia en el rescate de colecciones y en la escritura de historiografías. Así, en ciertos contextos la curaduría es sobre todo un trabajo vital, material, simbólico y teórico, que se vuelve cuestión central de uno de los aspectos más políticos de su práctica: la metodología de conocer lo propio.

La exposición ES ID 170 se podrá visitar durante todo el verano en las instalaciones del Paraje Confluencia de la ciudad de Neuquén,