#3° Festival de Cine Nórdico: Crítica de En resumidas cuentas, de May el-Toukhy

0
19

Dentro del 3° Festival de cine nórdico que se está realizando en la sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín, En resumidas cuentas (Lang Historie Kort, 2015) de la directora danesa May el-Toukhy, es una de las apuestas que hacen las diferentes entidades e institutos del cine nórdico para presentar al público argentino un amplio abanico de propuestas, no solo de estos últimos años, sino clásicos como La fiesta de Babette (1987), Pathfinder, el guía del desfiladero —nominada al Óscar a la Mejor Película Extranjera en 1988— y Procesión nupcial en Hardanger (1926), otro clásico, pero del cine mudo; todas ellas dentro de una grilla compuesta por 15 películas y una serie de cortos finlandeses.

En este caso, En resumidas cuentas es una historia coral en el que varios amigos —matrimonios, solteros y divorciados—se visitan en diferentes momentos de sus vidas, reunidos por acontecimientos como las consabidas fiestas de Fin de Año o el casamiento de alguno de ellos. Es así que el film se compone de ocho secciones —Noche Vieja, Fiesta de San Juan, Casamiento, Fiesta sorpresa, Bautismo, Aniversario, Jubilación— para presentarnos a los diferentes protagonistas que irán conociéndose y “desconociéndose” entre sí.

Con varios films en su haber —Mi pequeño hermano (Min velsignede bror, 2003), Día de la madre (Mors dog, 2005) y Pieza por pieza (Stykke for stykke, 2018) entre otros—, May el-Toukhy se hace cargo del guión y la dirección de esta comedia de enredos en donde asistimos a infidelidades, separaciones, noviazgos y funerales en un grupo heterogéneo que recrea de algún modo la idiosincrasia y el modo de vida de la clase media en los países nórdicos. Es por eso que encontramos alusiones a La fiesta de Babette —film que está presente en este Festival—, a Bergman, a Noruega, Finlandia y los demás países que integran la región escandinava.

Cada uno de los protagonistas tienen su espacio en la historia, pero quizás los que hacen de hilo conductor en los 100 minutos que dura el film, son Mille Lehfeldt (Premio Bodil a la Mejor actriz) y Jens Albinus (actor y director de cine danés). Una pareja que se encuentran por casualidad en la casa de Peter Gantzler, uno de los protagonistas que se enamora, se casa y entierra a su esposa en los tres años que dura el relato, y que a partir de entonces se acercan y se alejan —relaciones con otros, mediante— para terminar juntos en una suerte de redención compartida.

Hay momentos muy divertidos —la torta de bautismo que termina destrozada en el piso, el ataque de celos de Mille en un almuerzo al aire libre—, otros dramáticos —la pelea entre Dya y Hassan que termina en divorcio—, otros muy emotivos —el canto de homenaje de los alumnos a Peter (profesor de la escuela media), la desolación de una Mille que no encuentra cómo aferrarse a una vida sentimental duradera— y verdaderos hallazgos —el tango de Gardel como música de fondo en las oportunidades en que la melancolía y desolación asaltan a sus personajes—.

Un film que va in crescendo y que va ganando en claridad —no es fácil seguir las idas y vueltas de 12 personalidades diferentes que aparecen todas juntas en la primera historia, Noche Vieja— a medida que vamos conociéndolos.

En resumidas cuentas, tal como lo dice el mismo título, es la búsqueda del concepto de una relación perfecta, aunque todos y cada uno de ellos están dispuestos a reevaluar sus ideas sobre qué es realmente el amor.