Crítica de “Letras danzadas”: la poesía de lo cotidiano desde Ushuaia

0
14

La cita  fue el domingo 11 de noviembre  en la Antigua Casa Beban, en Ushuaia, en nuestra Tierra del Fuego, donde la cultura ocupa un lugar privilegiado.

Letras Danzadas es el título de la convocatoria. Y entonces, uno va como quien dispone cuerpo y corazón  para entregarse a la cadencia y música de la poesía. Poesía es, sin duda, cada uno de los relatos cotidianos que se despliegan en la  autoría y voz de Marcela Carcer, protagonista de la obra de teatro musical que propone junto a Rosana Bernasthu, quien danza  con exquisitez, al mejor estilo de su mentora María Fux.

Atenta a cada detalle, Emilia  Raimonda nos dedica la bienvenida  y nos introduce en el juego con la danza y palabra. Y su directora, Kuky Rey, da inicio al espectáculo con su deliciosa voz en off, mientras ingresamos a los misterios de la emoción que producen cuerpo, danza  y relato.

Las palabras se pasean por cada ambiente de la Casa Beban que sirve de escenografía, sin más objetos  que una plancha, una bata, un cajón de recuerdos y algún espejo. Cada uno de ellos se apropia de Lhuna (protagonista del relato) quien emociona junto a la perfomance de Rosana haciéndonos  bailar con ellas al compás de nuestra propia subjetividad.

El público se traslada de un ambiente a otro, acompaña la obra, implicándose en cada escena.

Recuerdos, soledad, hijos, los “huecos” y el tiempo como eje transversal de toda la obra nos dejarán temblado como a esa última hoja de otoño, tan bien interpretada por Rosana Bernasthu.

Al final todo el elenco, junto con su directora, maquilladora y técnicos agradecieron a sus familias por “el aguante” y a la Secretaria de Cultura Municipal.

Apenas cuarenta y cinco minutos. ¿Acaso hace falta más para que la intimidad nos desnude y nos ponga a todos a danzar?