Crítica de “El diccionario”, de Manuel Calzada Pérez: el latido de la palabras

0
0

Todo se reduce a un acto expresivo, expresar con la palabra. Quien domina la terminología tiene el poder. A veces lo mejor que se puede hacer con los recuerdos es quemarlos. “espero no olvidar todo lo que tengo para callar”, nos dice el personaje de María Moliner.

Cuando uno se olvida de algo sabe que en algún lugar está, en cambio con el lenguaje no es sensación de pérdida, es sensación de falta de pérdida. La verdad solo es apreciable mediante el lenguaje y este nos permite a su vez poner orden al inmenso caos. Lo último que se pierde de la memoria son las canciones de la infancia, queda guardada la melodía de las palabras, la música.

El diccionario es un viaje al interior de la mente de María Moliner, sus recuerdos, sus miedos, sus fantasmas. En este sentido la obra puede pensarse como expresionista porque nos acerca a la subjetividad del personaje. Al mismo tiempo, los elementos realistas no faltan. El temido general Franco aparece en las sombras de esta historia donde lo particular se funde con lo universal. María quiere quemar sus libros y salir al balcón para saludar a Franco para que no la condenen. La han catalogado de roja rabiosa y siente que su vida corre peligro.

María padece de arteriosclerosis cerebral y acude al médico para ver cómo evoluciona su condición. El pronóstico es demoledor, perderá el uso del lenguaje y hasta sus funciones corporales, quedará postrada. El médico, antagónico en lo político e ideológico, no obstante parece desarrollar un afecto particular por María.

Un diccionario nunca se termina, se nos dice. Porque el diccionario parecería ser una réplica de la realidad aunque también la crea, no solo la reproduce y clasifica. Las palabras nos ayudan a comprender el mundo y también a concebir aquello que nos rodea de diferentes maneras. La tarea emprendida por Moliner, de confeccionar un diccionario paralelo al de la Real Academia Española, de la que fue discriminada, ha sido una tarea titánica pero realizada con éxito a lo largo de quince años. Al principio su médico confunde la condición de María con un delirio o trastorno psicótico; luego se da cuenta de que el diccionario de verdad existe y María le acerca una copia de la editorial Gredos.

Esta diccionarista quijotesca nos ha enseñado otra manera de concebir la realidad. Los términos definidos por la Real Academia remiten unos a otros, formando círculos viciosos. Acaso el diccionario Moliner nos ayude a romper con esa viciosa circularidad y a no perdernos en el laberinto del lenguaje. “La libertad es la facultad del hombre para seguir su propia línea de conducta de la que es responsable”, establece en su terminología. María, al hacer uso de su libertad, nos libera también a nosotros, enseñándonos otro modo de comprender el lenguaje y de relacionarnos con las palabras.

La actuación de Marta Lubos en el rol de María es una verdadera clase de actuación. Es notable como Lubos encarna el deterioro y la perplejidad humana con maestría. Roberto Mosca como Fernando, su marido, construye un personaje sólido y con ricos recursos. Pablo Flores Maini, quien se ha incorporado al elenco en el rol de médico (anteriormente interpretado por Daniel Miglioranza), acierta a cada paso y muestra una concentración absoluta, entregándonos un trabajo esmerado e impecable. El texto de Manuel Calzada Pérez es sin duda, una pieza brillante y con un mensaje que llega a tocar nuestra fibra más íntima. Oscar Barney Finn sigue con esta apuesta de gran calidad, regalándonos una joya en la cartelera porteña que deja a una audiencia fuertemente conmovida.

Ficha artístico-técnica

Director: Oscar Barney Finn ; Autor: Manuel Calzada Pérez ; Actúan: Marta Lubos, Pablo Flores Maini y Roberto Mosca; Iluminación: Leandra Rodríguez; Diseño gráfico: Nahuel Lamoglia; Producción ejecutiva: Flavia Vitale; Vestuario: Isabel Zuccheri; Diseño del espacio: Barney Finn; Asistencia de dirección: Florencia Laval; Dirección: Oscar Barney Finn;  Fotografía: Lucas Suryano; Voz en off: Osmar Nuñez; Diseño y realización escenográfica: Eduardo Spíndola

El Tinglado Teatro
Mario Bravo 948
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4863-1188
Web: http://www.teatroeltinglado.com.ar
Entrada: $ 380,00 – Domingo – 18:00 h – Hasta el 18/11/2018

 


Also published on Medium.