Adriana Bustos, El retorno de lo reprimido en Fundación Klemm

0
23

Adriana Bustos continúa con la serie de trabajos que dió en llamar La Máquina de la Visión. Sobre el Ejercicio 2, Venus,  expuesto en la Galería Nora Fisch en octubre pasado, habíamos apuntamos en leedor a través de la mirada de María Pichot, que se trata de una artista que “con su obra es capaz de mostrar la historia que el relato oficial esconde y nos la ofrece para que podamos incorporarla. Ella, artista,  ha visto, y desde su arte, lo puede transmitir. Su mirada es el eje sobre el que gira La máquina de la visión y el dibujo, su herramienta.” Esta impronta ya está presente en la primera de todas, Ejercicio 1, realizado en el Kabinet de Arteba 2018.

Ahora en Fundación Klemm se ofrece el Ejercicio 3, El Retorno de lo Reprimido. La misma matriz agenciada de investigación pone en juego un dispositivo que logra desarticular y rearticular hitos que toma de distintas fuentes y géneros discursivos pero que en su dibujo quedan absolutamente constelados. Si tuviera que pensar de qué habla todo esto, pensaría en un compendio ilustrado de la peor soberbia de la relación ciencia y raza en los modos de representación hegemonizados.

Recorriendo los dibujos en grafito y acuarela, percibimos la potencia que lanza inquietudes que no quedarán respondidas pero que, justamente, desde la imposibilidad de satisfacerse producen una oportuna sensación corporal. La minuciosidad del trabajo de Bustos es catastrófica: desata un movimiento del que no se sale inmune. Y los textos de Gustavo Blázquez captan a la maravilla esta cuestión. Son absolutamente apelativos y accesibles; van en búsqueda de ese espectador cifrado, pero también sensible que está arrojado al mundo, en la sensación de la colonialidad como algo incomprensible.

No es el pasado, sino el presente, lo que se problematiza aquí. La bala que yerra siempre nos pertenece, y así es, lanzada desde la emergencia de estas máquinas de visión, provoca un hoy de mundos paradójicos y acelerados. La referencia a Paul Virilio puede ser un intertexto, aunque la potencia de todos estos ejercicios es sin duda su opacidad, su poética, su errancia tan precisa, su disolución de cualquier chance de preestablecer. Yo siempre sentí los trabajos de Adriana como una modelización doble: acceso a un conocimiento que se conforma en la complicidad del espectador, con ese dato que ella encuentra y lleva al lenguaje plástico, que se autodescubre en su propio recorrido, y al mismo tiempo epistemología, historiografía, ontología, historia y sobre todo, política. Insito: hay una reflexión sobre un modo de hacer saber, específico del dibujar que Adriana descubre. Porque aquí lo valioso no es solo lo que se cuenta, que sin dudas, está más que sabido. Lo interesante es como ese sabido entra en crisis en su montaje creador de montaje, de lenguas, de sentidos, de apropiaciones.

Noventa acuarelas enmarcadas como tondos celestes, con el género de los barcos, marinas donde lo salvaje del mar romántico es convertido en cálculo, especulación y dominio desde la belleza terrible de lo que queda ilustrado.

WhatsApp Image 2018-11-07 at 19.16.09

Hay un eje particular, que parte del hallazgo de una fotografía del Archivo General de la Nación, de 1891, que muestra a la Sociedad de los Negros del Congo absolutamente blanqueados, con la recuperación de un fragmento del filme White Zombie de 1932 donde Bela Lugosi interpreta a “Murder” Legendre, y un videojuego donde negro se transforma en el producto más excelso, y la esclavitud el producto de todos los productos que el capitalismo inventa, frente a nosotrxs, los blancos zombies de subjetividades capturadas.

WhatsApp Image 2018-11-07 at 19.16.11 (1)

Además, un gran mapa, cartografía impecable e impiadosa en toda su inocencia casi escolar, como su indio de manual Kapeluz. Interseccionalidades, indio, negro, mujer (la relación entre el rifle y el sexo, a partir del montaje visual y la ingenuidad letal del collage es, directamente, sublime), donde la otredad es un invento a controlar, destruir y hacer renacer, en el eterno retorno de lo dominado, juego de espejos que refractan la misma locura que viene a indicarnos que lo reprimido es lo único que siempre tiene chance de volver.

WhatsApp Image 2018-11-07 at 19.16.12 (3)

Potencia que subyace y continúa su genial trabajo Imago Mundi, que le vimos en 2014 en la 2ra Bienal de Montevideo y su Positivismo Mágico de 2015, y nos tomó por completo. Aquí en leedor, somos fieles seguidoras de toda esta producción, la disfrutamos y admiramos, por la coherencia y el sistema creador que colocan el quehacer de Adriana como una de las artistas más interesantes a nivel regional e internacional.

WhatsApp Image 2018-11-07 at 19.16.08 (1)

No se la pierdan, en Fundación Klemm, Marcelo T de Alvear 626, de lunes a viernes de 11 a 20 hs. La Máquina de Visión Ejercicio 3, el Retorno de lo Reprimido, estará durante todo noviembre y diciembre y verlo será un instantes de lucidez que no sería bueno obviarnos.