Crítica de Esto no es un golpe, de Sergio Wolf

0
4

Abril 1987. ¿Quién fue el único héroe en este lío? podríamos preguntar con Patricio Rey.  Momento crucial en la Democracia reciente. Toma del regimiento de Infantería de Campo de Mayo por un grupo de oficiales al mando del teniente Coronel Aldo Rico, solicitando acuerdo político para los militares implicados en la “Guerra contra la subversion”.

El único héroe de ese lío seguramente fue Ricardo Alfonsin, primer presidente de la Democracia moderna en Argentina, caracterizado en este documental como verdadero animal político.

Es verdad que todos (o casi) recordamos qué cosa estábamos haciendo ese domingo de Pascua cuando el presidente Raul Alfonsin salió al balcón de la Casa Rosada y dijo que la sedición había terminado. Desde el Jueves Santo estos oficiales estaban atrincherados en Campo de Mayo. Mientras, del otro lado, en Plaza de Mayo, la gente salía a apoyar a la Democracia. Los medios de comunicación habían impuesto el lema “Democracia o Dictadura”.

Sabemos el final de la historia, incluso sabemos más allá, sin embargo hay detalles que el último documental de Sergio Wolf se ocupa de narrar conjugando la trama política bien compleja de esos tiempos signados por una continuidad del espíritu dictatorial (habían pasado sólo algo más de tres años de las elecciones), y por el devenir político de un gobierno civil que reanudaba la democracia después de la Dictadura más feroz. El ensayo debía estar bien articulado. Había que juzgar y castigar a los responsables de esos años. La crisis de las fuerzas armadas, comenzada mucho tiempo antes, se había convertido en malestar concreto a partir de las citaciones para declarar y las condenas de oficiales del Ejército.

Una trama nunca abordada por documental alguno en la que se incluye el accionar de la Side paralela de Enrique “Coti” Nosiglia, el papel del atrincheramiento del mayor Ernesto Barreiro en Córdoba y a partir de allí la idea de un pequeño grupo de oficiales de armar algo pequeño y controlado para llamar la atención del poder político y que fueran atendidos los reclamos de las fuerzas. Para eso necesitaban también una figura fuerte “una leyenda de la Guerra de Malvinas” Aldo Rico. “Quién es Aldo Rico?” Pregunta Alfonsin.

La entrevista a Rico, lo hemos visto cientos de veces por TV, está aquí articulada con las otras a Jaunerena, Vila, Leopoldo Moreau, de tal manera que se enfrentan los puntos de vista de muchos de los hechos, casi todos, entre la versión política y la versión militar que representa Rico.

Los discursos de Alfonsin, como aquel histórico en Plaza de Mayo cuando anuncia que toma la decisión de ir personalmente a Campo de Mayo para encontrarse con Rico y le pide a la gente que llenaba la plaza de a miles, que lo esperen porque va a volver con una solución.

Esto no es un golpe devela algunos detalles desconocidos como la casa quinta que solía visitar Alfonsín en Chascomus, o la reunion entre Alfonsín y Rico, o la grabación a pedido del presidente con la cámara de canal 7 relatando los hechos que habían sucedido unos días antes y la proclamación de la ley de Obediencia Debida semanas después.

El formato es el de un documental clásico, donde los hechos se exponen incluso con una voz (la del propio Wolf) mas bien monótona y sin excesos. Abandonando el suspenso y el efecto sorpresa que lo habían caracterizado, potencia el relato histórico con mucho material de archivo y registros actuales de los espacios en el que ocurrieron los hechos.

Hacia el final un recurso gráfico cita el indulto de Menea y curiosamente no se menciona el gobierno de Néstor Kirchner que anula en el 2003 las leyes de Punto Final y Obediencia Debida impulsando el inicio de causas penales y la reapertura de procesos contra personas imputadas por estos crímenes.

En la historia del período democrático más extenso que tuvo la Argentina la Semana Santa de 1987 es sin dudas un hito que puede leerse de muchas maneras, tal así como la historia, nunca congelada, nunca terminada, siempre viva y siempre útil para ser revisada.

*Esta nota se publicó en ocasión de su exhibicion en el BAFICI 2018