Caldo contemporáneo: nuevas formas de gestión

0
0

La consigna fue clara, traer cuchillo y tablita para cocinar un caldo que comeríamos entre todes, celebrando un nuevo encuentro y la inauguración de la muestra individual de nuestro compañero Santiago Canción, este sábado 3 de noviembre que pasó

Somos parte del Malón pensado por Kekena Corvalán junto con Santiago, para avanzar por los territorios de las políticas del deseo, políticas inclusivas, participativas y abiertas según la manera feminista y la práctica del amor al arte.

El marco de la acción fue dado por “La Máquina” el espacio galpón refundado por Ana Gallardo, en Villa Crespo para realizar su ultima obra, próxima a ser exhibida.  Este galpón nos habla de un lugar de trabajo que alguna vez albergó una producción industrial, argentina que hoy y de forma momentánea, es reformulado para albergar otros  trabajos que desde el arte evocan a aquel,  para rescatar y explicitar el deseo de una política de participación.

Al llegar, en la vereda, sobre el umbral del lugar, una persona delgada, vestida de negro y  acuclillada consulta su celular. Parece un joven de unos 17 años pero no, es la misma Ana, genial artista  y anfitriona, aguardando la llegada de los invitados y/o participantes al caldo.

Una vez adentro, vemos sin duda, que en  el galpón hay trabajo: dos enormes mesas con gente picando los ingredientes que irán al caldo, zanahoria, papa, zapallo, carne, chorizo mezclados con  risas, conversaciones y voces alegres.  Es el primer caldo de la tarde, el que nutrirá nuestros organismos, porque luego de cortada la verdura y mientras Martín Barreña (maestro de escuela) revuelve constantemente la olla para que nada se pegue ni se estanque, comenzará el preparativo de los otros ingredientes, los que cada unx de nosotrxs aportemos al encuentro grupal y artístico que “cocina” la política del deseo.

Sillas en ronda, mujeres y varones de diversas edades se ubican en círculo a medida que van llegando mientras se cocina el caldo. El encuentro se abre así a una serie de actividades, comenzando por una  jugosa presentación individual en la que cada integrante-ingrediente se da a conocer en pocas palabras, ocasión en que conocemos a la “Virgen Abortera” creación de la artista Silvia Lucero (más pintora que artista, según ella) quien también reparte “estampitas” a la manera de la iglesia.  Hay encuentros con nuevos participantes traídos por los anteriores, quienes se suman al caldo del arte haciéndolo cada vez más  sustancioso.

Comienzan las actividades. La música en primer término, en la voz y la guitarra de Silvia Cryan y en la creativa partitura pictórica de Nicolás Alejandro Valentini interpretada primero por la armónica de Santiago y luego por el canto en la voz de Lorena Itatí.  La propuesta expresiva corporal de Lalo,  nos convoco a un encuentro de manos y corazones entrelazados en el que participamos todes.

El caldo “se va haciendo” en sus dos niveles, culinario y afectivo.  Los ingredientes no se funden, conservan su aporte particular, singular, sumando sabores a esta olla que nutre el encuentro. Para cuando el caldo – guiso de lentejas está listo, hay gente conversando, niños corriendo y grupos que bailan nuestras danzas argentinas. La guitarra de Juan Bernal y las bagualas de Elena Belingueres,  elevan el tono  lírico del momento. Festejamos el encuentro comiendo y bebiendo a la salud del Malón y del Arte.

Mientras la tarde va cayendo, las obras de Santiago “aparecen”  bajo los focos que las iluminan como un sol poniente. Diego Fernandez Peychaux, filósofo y  hermano de Santiago, fundamenta con sus palabras el concepto colonial de territorio tan en relación con malón y la obra de su hermano. Su expresión apasionada y generosa, es su manera artística de llegar  profundo. También conmueve el proyecto “Vomite Todo Aquí” traído por el colectivo de mujeres que nos ofrece un cuaderno y nos invita a desembarazarnos poéticamente y por escrito de aquello que ya no queremos. Riqueza nutritiva que espesa el caldo y lo hace sustancioso.

Como cierre Darío Parejas, de pie entre las dos obras,  nos ofrece su voz y su canto lírico -entre otros temas propone “Aurora” y nos invita a cantar. Gran condimento para el cierre de un encuentro maravilloso, nutricio.

 

image-2018-11-04 (2) image-2018-11-04 (3) image-2018-11-04 (4) image-2018-11-04 (1) image-2018-11-04