Juan Miceli en des/borde

0
0

Meditaciones de una visitante

Formo parte de quienes vivimos en épocas en las que la enciclopedia de papel era una suerte de Biblia laica en la que se custodiaba el Saber.  Se trataba, supimos después, de un saber Único, el de origen europeo para el que todo lo ajeno sería considerado salvaje; un saber patriarcal para el cual muy raramente una mujer podría aparecer entre sus páginas; un saber que pretendía calcar al planeta mientras éste no dejaba de cambiar, lejos de sus páginas; un saber obsesivo, fascinado con las rarezas, las monstruosidades, todo aquello que saliera de sus normas. Por entonces las enciclopedias se reproducían, volumen tras volumen, en su imposible objetivo de cubrir todo su Saber. Borges se divertía con las enciclopedias. En  su cuento, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius hizo uno de esos juegos fascinantes en los que la ficción construía realidades como lo hacen las enciclopedias pretendiendo mapearlas.

Y todo esto ¿a qué viene? En una oficina de la calle Florida que oficia de galería de arte, en un espacio borde, Juan Miceli instala su explosivo encuentro con la voluminosa Enciclopedia Espasa Calpe, tan familiar en algunos hogares de antaño. Esa enciclopedia que pasará por sus manos de diversos modos; ocupando el suelo en vez de la respetuosa mesa para su lectura; descuartizada con cutterpara cubrir el piso o formar un bosque de mapas y bellas imágenes botánicas; usada como molde para inmortalizar en cerámica sus finos lomos de cuero y letras doradas. lomoJuan nos hace caminar sobre las ruinas de la modernidad y muestra, a través de uno de sus videos, atisbos de mentiroso futuro. Juan desborda, performa oculto tras mascarillas de su propia (¿propia?) cara de cerámica rescatando la música que se encierra en infinidad de piezas que trepan paredes y se sientan a un mesa; Juan deja una mascarilla de su cara sin cocer deshaciéndose en agua, marcando la Lenta cancelación del futuroque da nombre a esta muestra curada por Daniel Joglar quien, rápidamente, encontró a Borges detrás de MIceli así como su incansable amor por los gabinetes de curiosidades, que quizás eso fueran las viejas enciclopedias. mascarillaCuando conocí a Juan me contó que le había hecho un par de entrevistas a Borges a los 14 años, entrevista que nunca se publicó pero que, claramente, le dejó su rizomática impronta.

 

Debo decir que una oficina dentro de un edificio de oficinas vacío en horas de la noche me resulta un espacio desangelado para una muestra; Juan logra angelarlo desplegando su incansable creatividad, lo que es mucho.

 

Lenta Cancelación del Futuro. Video instalación cerámica. 704 Oficina de Arte. Florida 336 7º 704.