Cadena de Producción de Marcelo Beovide abre Sala Sublevada

0
0

Cadena de PRODUCCION de Marcelo Beovide
Inauguración de Sala Sublevada
Acompaña Leedor.com

 

Dos hechos se atraviesan el 31 de octubre. La inauguración del proyecto curatorial que tengo el privilegio de empujar junto a Kekena Corvalán en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex Esma) llamado Sala Sublevada; y tener el orgullo de mostrar por primera vez  en una muestra individual a Marcelo Beovide, artista de la galería Isidoro Espacio de Arte que dirige Sonia Gabriela Gómez, en la Ciudad de Buenos Aires.

Sala Sublevada creció a partir de cruzarnos con la potencia de la obra de Marcelo Beovide en lo que fue el primer Caldo Contemporáneo que realizamos el colectivo Malón Octubre Arte y DDHH, y los artistas de Isidoro Espacio de Arte, en abril de este año. Como tractor de un territorio marcado por la zanja de Alsina, la patria sojera, la crisis económica, y el encuentro con el otro surgen los perfiles de Marcelo. Como jugando, y en la sencillez de alguien que se dedicó a construirse en la rupturas de prejuicios, Marcelo interpela su contexto  y corre los centros para mirar desde su propia historia.

A los 67 años, es artista y trabajador fabril jubilado. Comenzó a trabajar con sólo estudios primarios en 1983 y tiene en su haber varias crisis, huelgas, y despidos. “Fui parte de la famosa nave siete, donde el ingenio popular decía que iban los castigados. Pero menos condiciones de trabajo tenés, más compañerismo hay”, recuerda. Su inquietud artística lo acompañó siempre, lo seducían los talleres de pintores, y juntaba obra por si alguna vez tenía tiempo para reproducirlas. En el 2006 viendo la crisis en la fábrica donde trabajaba, se puso a hilar lana de oveja que vendía luego de teñirla. Es el octavo de doce hermanos, que lo transformó en un artista sublevado que sigue tirando.

sala2

“Vivía en un contexto donde no había artistas. Mis amigos tampoco estaban relacionados con el arte. Había mucho barrio-futbol. Nunca coincidíamos con el cine que veíamos.”

Para poder dedicarse a pintar Marcelo tuvo que hacer de todo, pero fundamentalmente dejar de pensar el arte sólo en sus aspectos formales. A sus 67 años, construye con pocos materiales un gran universo, una búsqueda constante, una práctica artística que reconstruye su espacio de enunciación continuamente, en una práctica por demás contemporánea. El feminismo también lo interpeló y reconoce como los talleres y clínicas que Kekena Corvalán, curadora de la muestra, dictó en Isidoro Espacio de Arte, le pegaron una cepillada.

Todavía disfruta del caminar las festividades de su ciudad y encontrarse con los compañeros de la fábrica. Porque para Marcelo “la fábrica son los compañeros”. Y es allí donde varias veces intentó exponer sin respuestas. Hoy el Sindicato de Trabajadores del Caucho y Afines lo apadrina en su primera muestra individual en la Ciudad de Buenos Aires.

El 31 de octubre Marcelo Beovide expondrá el resultado de sus años de trabajo en una propuesta curatorial que intenta poner toda su experiencia como trabajador en juego. Más de 600 piezas serán montadas mientras Marcelo continuará desplegando su mundo en una nueva “Cadena de Producción” que será Sala Sublevada.

Marcelo Beovide en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA)
Sala Sublevada, proyecto de Santiago Cancion con la curaduria de Kekena Corvalan
Miércoles 31 de octubre// 13 hs.
Casa de la Militancia de H.I.J.O.S., en el Espacio Memoria (Avenida del Libertador 8151, Ciudad de Buenos Aires). Organizan Ente Público Espacio Memoria y Malón Octubre Arte y DDHH.