Doc Buenos Aires 2018: entrevista a Dora García, directora de Segunda vez

0
0

Fascinante y desconcertante película de Dora García, directora de The joycean society, que abrió el jueves pasado la edición 18 del Doc Buenos Aires

La recreación de varias performances ideadas por Oscar Masotta, un cuento de Julio Cortázar y referencias a Macedonio Fernández son materiales que en manos de la realizadora española se convierten en una mirada extrañizada y abrumadora sobre la historia y la política argentina pero también sobre el arte, la ficción, la actuación y la observación. Las dictaduras argentinas, la masacre de Trelew, la izquierda y derecha del peronismo, un sobrevuelo también sobre estas neodemocracias actuales y en definitiva, cómo el arte traduce toda esa historia.

Segunda vez, viene de ganar el gran premio de la competencia en el FidMarseille compartido con Roi soleil de Alfred Serra.

Charlamos con Dora, via mail.

Alejandra Portela: Venís de cerrar una gran muestra en el Museo Reina Sofía que tiene mucho que ver con esta película. Verdad? ¿Cómo fue esa experiencia y qué ha quedado de todo eso?

Dora García: La exposición en el MNCARS era bastante grande pero no era una retrospectiva, sino un recorrido que comenzaba en diversos puntos de mi trabajo anterior y que convergía en la película Segunda Vez, en la que se entrecruzaban finalmente performance, textos y filmes. De eso ha quedado una publicación, un site internet (http://doragarcia.org/segundavez/) y la experiencia.

AP: “Segunda vez” nos toca muy de cerca a los argentinos, Masotta, Cortázar, Macedonio, las referencias al peronismo, Qué te une a ese universo nuestro más allá de la literatura, el psicoanálisis, y la política? Un diario de aquí te ha confundido como argentina.

DG: Lo que me une a Argentina es principalmente su literatura, y después su conexión con el exilio español, su papel en la postguerra española, también el que recibiera a muchos intelectuales que huían del fascismo, después a fascistas que huían de los aliados; el que funcionase como un aluvión que recogía todas las contradicciones de Europa.

AP: Cómo ideaste la estructura de la película? el orden de las performances, las duraciones, creo que hay un desequilibrio muy atractivo entre esos tiempos que duran las acciones. Como tuviste en cuenta esto?

DG: El origen de la película es la repetición, para ser filmados en formato documental, de los tres happenings masottianos. Los dos capítulos que considero de ficción nacieron, en el caso de “La Eterna” (la biblioteca) para dotar de contexto a la película, y en el caso de “Segunda vez” (Cortázar) para conseguir una atmósfera que se diera por los sentidos, por una especie de poética, en lugar de como información explícita.

AP: El publico que vio tu película en Buenos Aires en el DocBuenosAires recibió con mucha complicidad el momento en que un personaje narra a dos extranjeros de la historia del peronismo. Un resumen perfecto ciertamente. El modo en el que está filmado es bastante esquivo además. ¿Cuál fue la idea de incorporar ese relato?

DG: Como digo arriba, “La Eterna” se hizo con la idea de dotar de contexto al resto de la película, intentado un recurso que no fuera el clásico de las cabezas parlantes / entrevistas a expertos, que es habitual en los documentales. Quería una conversación verdadera y real, en la que alguien explique realmente lo que fue el Peronismo a otro que realmente quiere saberlo, sin que sea un truco en el que el destinatario en realidad sea el público. Las conversaciones de “La Eterna” son reales, ninguna es guionada.

AP: Hay también alguna referencia a Macri por allí…. Es muy fuerte esto en el contexto político al que refiere la pelicula todo el tiempo.

DG: Sí.

AP: La observación de unos sobre otros es algo muy fuerte en la película. En esa biblioteca estupenda en la que filmaste esas conversaciones entrecortadas de intelectuales, estudiantes, estudiosos, todos observados desde los balcones. En la perfo El helicóptero (tal vez a mi modo de ver la más desarmada de todas las performances); el personaje algo bufonesco que mira de modo muy extraño a los que esperan pero apenas es imperceptible por ellos.

DG: Sí, era importante en la película esa idea del panóptico y también esa idea de la metaficción, en la que los unos hablan de los otros, en la que los personajes saltan de un capítulo a otro – lo que hice claramente pensando en Macedonio Fernández y la Novela de La Eterna.

AP: ¿Cómo fue la elección de los espacios de cada una de estas performances. Por ejemplo contame como fue la acción de los ancianos, del principio. ¿Como se filmó, dónde? o la del acantilado, o la biblioteca…

DG: “El helicóptero” se filmó en San Sebastián porque se dieron las circunstancias, en el año 2015, por la apertura de un nuevo centro de arte y el apoyo de las comisarias de la exposición de apertura, para organizar un happening tan complicado y tan caro. Era una ocasión única que permitía reunir a todo ese público real – los que asistían a la jornada de inauguración del centro de arte – y por supuesto financiar el helicóptero. Los capítulos “Para inducir…” (los viejos en el podio) y “Segunda vez” (Cortázar) necesitaban ser filmados en Argentina, por el idioma y el acento y por la credibilidad de la escena. “Para inducir…” ocurrió y se filmó en la Universidad Di Tella, con la complicidad y la ayuda de Inés Katzenstein, y “Segunda vez” se filmó en las oficinas de Mutuo Sentimiento. Todo ello con un equipo extraordinario de actores argentinos coordinados por Lila Lisemberg. Finalmente, para la biblioteca teníamos varias posibilidades y escogimos la más económica, en Lovaina cerca de Bruselas, que abarataba los costes ya que la productora es de Bruselas – además, me interesaba el cóctel de lenguajes continuo que es típico de Bélgica.

AP: Recrear, repetir, reconstruir son todas palabras que funcionan en el universo de tu trabajo. Esto tiene que ver con lo que se plantea en relación al psicoanálisis y que se traslada al formato del film? o hay algo mas?

DG: La idea de repetición tiene muchas acepciones, todas las cuales están de un modo u otro en el filme. Repetición psicoanalítica, se repite aquello que nos negamos a recordar. Repetición en el sentido de ensayo. Repetición en el sentido de apropiarse de un texto. Repetición en el sentido de tomar del pasado y proyectar hacia el futuro, colocando un hecho, un acontecimiento, al repetirlo, en una suerte de acronía, en un no-tiempo.

AP: ¿Cuál fue el recorrido hasta ahora de Segunda vez, hacia donde va, y en qué proyecto estás trabajando ahora si se puede saber?

DG: Cuatro años de trabajo que han acabado en un filme, y en un libro. Es hora de nuevas aventuras, y estoy trabajando en dos proyectos uno de los cuales será una performance en el espacio público y un segundo que seguramente será un nuevo filme. Nada que ver con Masotta ninguno de los dos, aunque evidentemente, Masotta y Segunda Vez ya forman para siempre parte de lo que soy.

Foto copete: ph Auguste Orts