Turner. Genial combinación de talento y narcisismo

0
0
Un naufragio

Meditaciones de una visitante

Decir que más de 30.000 obras que se encuentran en laTate Galleryde Londres pertenecen a J.M.W. Turner da cuenta de un artista obsesionado con su trabajo y enamorado de su obra al punto de no querer venderla y deprimirse al tener que hacerlo. Un pintor que se fue alejando de cualquier otro ser vivo, encerrándose en sus cuadernos de bocetos o en su taller y que, a su muerte, dejó ese enorme legado al cuidado de su admirador, el crítico John Ruskin.

En estos días llegan 85 de sus acuarelas al Museo Nacional de Bellas Artes, en una muestra curada por un especialista de la Tate Gallery, David Blayney Brown, obras que no habría que perder la ocasión de ver a pesar de tener que pagar la entrada. A diferencia de su época Turner no parecía disfrutar de pintar personas sino luces, agua, arquitectura y paisaje. A menudo la figura humana aparece como un detalle más como en su famoso cuadro de Napoleón exilado en Santa Elena que muestra al general, lejano, sumergido en el rojo del atardecer, mirando un caracol que se encuentra en el centro de la escena. Esa ironía aparece, o me parece, en algunas de las acuarelas del MNBA como en la Vista de Venecia desde la laguna, en la que la laguna, un muelle, unos troncos, son centrales y la ciudad ni siquiera se adivina.

venecia

O en el Castillo de Bamburgh presente casi como un fantasma contra el cielo.

castillo

¿Será también irónico el maravilloso Un naufragio, en el que la nave se desdibuja/hunde bajo el agua de la acuarela?

Otras obras llaman la atención porque Turner parece haber realizado arteperiodismo. A los 17 años pintó el incendio del Pantheon Opera House, donde trabajaba realizando escenografías, obra en la que ya se adivina su placer en retratar el fuego real o el de los atardeceres. Otras dos obras también son registro de acontecimientos:Funeral de Sir Thomas Lawrence, donde el carro fúnebre apenas se adivina y hay un paisaje humano muy interesante, y La elección de Northampton, 6 de diciembre de 1830, en el que la arquitectura, cobra principal importancia.

elecciones

En los bordes de alguna acuarela se puede apreciar su modo de trabajo que comenzaba con colores vivos luego atenuados; otras obras, consideradas precursoras del arte abstracto, parecen dar cuenta de una personalidad que valoraba todo lo que hacía, sin importar si, para su época, estaba terminado o no y, con ese gesto, abría camino a nuevas corrientes. Muestra clara de la alta consideración de sí mismo es el haber abierto una galería para su obra…a los 18 años o la ofensa que significó que la reina Victoria no lo nombrara caballero, hecho que lo alejó de la sociedad.

Las personas con fuertes rasgos narcisistas requieren logros continuos y aplausos…o votos. Y están tan preocupados por sí mismos que suelen, como Turner, terminar sin nadie al lado. Si tienen ocasión obtienen poder y fama pero cuando tienen el talento de Turner su imperiosa necesidad de reconocimiento puede ser el motor para producir una obra magnífica.

PD: Parte de la obra de Turner tuvo a la figura humana en un lugar central, los llamados “bocetos eróticos”. El curador de su legado, John Ruskin, dejó una carta en la que decía que había quemado la mayoría, por razones puritanas, dejando algunos encerrados bajo llave. Eso ocurrió en 1858 y los bocetos apenas vieron la luz en…2000 dando cuenta del largo alcance del puritanismo. Pero esa es otra historia.

Todas las fotos menos la de la La elección de Northampton, 6 de diciembre de 1830 (de la autora) pertenecen al Museo Nacional de Bellas Artes.