Adriana Bustos: mapeos universales de historias no oficiales

0
0

 

La máquina de la visión, Ejercicio 2, Venus.

Adriana Bustos con su obra es capaz de mostrar la historia que el relato oficial esconde y nos la ofrece para que podamos incorporarla.  Ella, artista,  ha visto, y desde su arte, lo puede transmitir. Su mirada es el eje sobre el que gira La máquina de la visión y el dibujo, su herramienta.

En esta muestra que podemos disfrutar hasta el 12 de octubre, el mapeo de rutas universales nos muestra diferentes archivos de un gran denominador común: el patriarcado, con sus ficciones oficiales las que construyen una determinada  historia.

En la primera sala, un mapa de variadas imágenes dibujadas en color rojo rodean constelaciones que figuran sobre un cielo negro universal. Las imágenes en rojo, atrayentes y significativas, pueden quedar supeditadas a la mirada “oficial” de la historia, cuando  las miramos a través del filtro rojo que las hace desaparecer, aludiendo a ciertos archivos del relato oficialmente suprimido.

IMG_6669

Dicho filtro materializado en un dispositivo con una placa roja translúcida a través de la cual se puede mirar, opera haciendo desaparecer archivos, como  proscripción, censura o negación de hechos.

Cada dibujo es un universo en sí mismo del que se desprenden diversas historias de opresión, desigualdad, falta de ética y sufrimientos infligidos a las mayorías minorizadas -como es el caso de las mujeres y a minorías tales como algunas etnias, grupos sociales y hasta animales, que la artista destaca con ética y sensibilidad.

Adriana Bustos despliega diversas técnicas en su expresión como artista visual, y es el dibujo una de sus herramientas, la que nos trae mundos, universos y sensibilidades como no es habitual encontrar entre los artistas contemporáneos.

Otro de los archivos de la muestra hace pareja con el anterior. Es un mapa dibujado, fuertemente elaborado como es habitual en Adriana, que  presenta imágenes de mujeres y nos invita a preguntarnos tanto por las historias silenciadas, aquellas que nos faltan, como por las historias impuestas por el poder.

Tal es el caso de la tercera parte de la exhibición, “tercera”, en nuestro afán por “ordenar secuencialmente” aquello que se ordena por la magia de los contenidos, los que Bustos dispone para nuestra reflexión. Dos videos en simultáneo, dos pantallas angulando como un solo plano, doblado, documentan otra parte de la historia, la del el mundo del poder más destructivo, el del estado opresor. Las imágenes dan cuenta de una estrecha relación entre dos dictaduras que ocurrieron con más de 30 años de diferencia: la Argentina de los años 70 y la nazista de los años 40. Destaca la semejanza entre ambos procesos opresivos.

No hay duda, el mapa que traza Adriana Bustos despierta las conciencias al transitarlo, ella nos interpela invitándonos a la búsqueda y nos  inquieta con las verdades que el patriarcado – capitalismo y su constelación manipuladora sabe operar. Deslumbrantes  los dibujos y transformador  el concepto, sólo resta volver a visitar esta muestra imperdible de una artista única en su hacer.

En Nora Fisch, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, del 31 de agosto al 12 de octubre de 2018.