16 de septiembre de 1976: La Noche de los Lápices

0
0

Hay hechos de nuestra historia que nos van a doler siempre a pesar del paso de los años. El 16 de septiembre de 1976, diez estudiantes que tenían entre 16 y 19 años fueron apresados en la Plata por reclamar el otorgamiento del Boleto Estudiantil Secundario que había sido suprimido por el gobierno militar de la provincia: María Claudia Falcone, María Clara Ciochini, Horacio Ungaro, Claudio de Acha, Daniel Racero, Francisco Muntaner, Emilce Moler, Pablo Díaz, Gustavo Calotti y Patricia Miranda.

En 1985, durante el Juicio celebrado a las juntas militares, Pablo Díaz, uno de los cuatro sobrevivientes –el resto forma parte de la enorme lista de desaparecidos durante la dictadura–, contó acerca de las torturas que habían sufrido él y sus compañeros. Según la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), después de pasar por diferentes centros clandestinos de detención, los adolescentes habrían sido fusilados a principios de enero de 1977. Solo Emilce, Pablo, Gustavo y Patricia quedaron a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, como presos políticos sin proceso.

Una vez que se conocieron los detalles del hecho a partir de los testimonios, en 1986 se publicó el libro La Noche de los Lápices, escrito por los periodistas Héctor Ruiz Núñez y María Seoane, y se realizó la película del mismo nombre, dirigida por Héctor Olivera. Posteriormente, el 12 de junio de 1998, mediante la promulgación del decreto N.º 1109/98, se estableció al 16 de septiembre como Día de los Derechos del Estudiante Secundario en Argentina.

Frente a sucesos como el que estamos evocando este día, es importante recordar, mantener la memoria de lo que pasó como una  manera de repetirnos en cada momento que no debe ocurrir nunca más. Como decía Primo Levi en su poema “Si esto es un hombre”, Piensen que esto ocurrió: / les encomiendo estas palabras. / Grábenlas en sus corazones / cuando estén en casa, cuando anden por la calle / cuando se acuesten, cuando se levanten; / repítanselas a sus hijos.