Arte Veiculo

0
0

Exclusivo para Leedor.com desde San Pablo

“Las expresiones artísticas guardan en su corazón las gérmenes de la libertad…”  comienza diciendo Danilo de Santos de Miranda, director del SESC San Pablo en el comienzo del catálogo de esta exposición. Y es tan potente lo que vemos, que nos inocula ese mismo germen que tienen las obras de los cuarenta y siete protagonistas (entre artistas singulares y colectivos) de distintas piezas, medios y acciones que conforman Arte Veiculo. Aquí, los medios de comunicación son atravesados, desmenuzados, abiertos, constelados, reconvertidos como plataformas estéticas y dispositivos de estalle político. Exactamente como lo marca la producción brasileña con sus tantísimos creadorxs que no terminamos nunca de conocer.

Esta exposición, Arte Veiculo, habla de esa matria fundadora que es la creación visual brasileña de combate y giro afectivo, en dictadura y fuera de ella, para todxs nosotrxs. A veinticuatro días de las elecciones generales aquí, en Brasil, esta muestra del SESC resuena en el cuerpo y sacude como esa fuerza extraña de Caetano. No se fue en lo más mínimo la situación argentina que llega todos los días, al contrario. Los wasaps y posteos en redes explotan como los pequeños chasquibunes de la obra de Lucía Nogueira que está en la #33Bienal y aquí, en el pabellón de Pompeia – área de convivencia, construido por la gran Lina Bo, las maestras que llevan tatuado en su panza Ollas No, los traslados de líderes indígenas políticos sin aviso, las marchas y abrazos por la educación y la cultura públicas, flotan en el aire y se confunden con las miles de imágenes que se producen sintiendo que todas ellas arman un conjunto, y desde allí también miran el cielo, justo a tiempo.

Arte veiculo toma como eje las utilizaciones y apropiaciones de los medios de comunicación, desde finales de los años sesenta hasta aquí, no sólo como problematización de soportes y experimentalidad, como pudo suceder en otras plazas centrales del arte, sino fundamentalmente como vampirización de lenguajes y hegemonías para insertar otros relatos. “Lo que nos interesa son los medios y no los fines”, como dice en 1986 Julio Plaza en Lo mimético, la interferencia y el instante en los MM, poema manifiesto que se convierte en teoría lírica y ensayística del giro afectivo del arte latinoamericano.

Siete núcleos tiene la propuesta: Perder-se, Sair às ruas, Duelar, Hackear, Ouviver, Ficcionalizar, Experimentar a linguagem que se habitan con 90 obras y 12 documentos asociados, y sus títulos dan una idea de lo que se trama, tanto en las piezas históricas como en el empleo táctico de los archivos, que dejan de serlo para volverse pura arma de deconstrucción del presente, en la profunda investigación de la curadora, Ana María Maia. Si bien toma un entreaños preciso: de 1950 a 2010, se sitúa lejos de un orden cronológico. La exposición se deja recorrer desde múltiples puntos de entrada, es sinuosa y viva, como el pequeño estanque de agua que la atraviesa. La deriva desde la que se accede es vibrante, con un recorrido abierto y descentrado. El trabajo de Maia se plasmó en un libro en 2015, y luego tuvo este segundo corte de pensamiento en el recorrido de esta muestra.

Aquí encontramos trabajos de artistas de distintas épocas, soportes y lenguajes, desde la televisión blanco y negro al internet, desde la performance más intimista hasta la toma de edificios o la intervención de los planos de la televisación del fútbol, acciones en las bienales, pero sobre todo mucho mucho hacer en los medios gráficos, con una visión potente de la relación de ellos con las clases medias y populares. Algunos nombres de autores dan una idea de su carácter político poético y seminal en la producción contemporánea: Cildo Meireles, Lenora Barros, Paulo Bruscky, Daniel Santiago, Márcia X, Olhar Eletrônico, Contrafilé, Giseli Vasconcelos e Tati Wells, 3NOS3, Glauber Rocha, Nuno Ramos

Museografía excelente, soportes coherentes que facilitan la visión y la lectura, curaduría y didáctica general que combate la farsa y pone en juego el mediante de los Media, Arte Veiculo es un punto de fuga clave en esta curaduría personal que estoy haciendo de todo lo que puede verse, sentirse y pensarse, en San Pablo septiembre 2018.

Leé también:

#33Bienal: mis seis imperdibles I de estas Afinidades Afectivas
El Pájaro Lento, ficción curatorial de Claudia Fontes en la #33Bienal
Regina Silveira, Exit en MUBE
Paola Sferco: la respuesta de las cosas en la #33Bienal de San Pablo