Entrevista a Carolina Peralta, autora de ArMATE

0
0

Conquistar el clic

¿Quién se animaría a decir que una “r” es lo suficientemente vaga para aplacar el valor de una palabra o que una no se complementa con la otra? Lo cierto es que ambas abrasan y resulta casi imposible que alguien se mantenga indiferente frente a ellas. Amate y armate son necesarias para transitar el camino del amor propio, ése que muchas veces queda pisoteado por los mandatos sociales, los entornos tóxicos, el miedo, los propios prejuicios y la soledad; una lucha interna y cotidiana que muchas veces necesita de la identificación, la escucha y del acompañamiento para generar el clic.

Carolina Peralta encontró en los dibujos y en la escritura una forma de sanar la relación violenta por la que había pasado valiéndose de la página Caro con insomnio como diario íntimo y con la publicación de Nubes turquesas (Peces de Ciudad 2017). Tras seis ediciones agotadas, firmas de libros y charlas en secudarios donde lso profesores usaron algunos de los textos, la joven presenta su segundo trabajo ArMATE, el cual rompe un poco con el personaje, aborda temáticas delicadas y revela sin tapujos su ideología. Una apuesta arriesgada, que interpela, fluida en la diversidad de formatos y conducida por unos paréntisis que abrazan a quienes sufren o no saben cómo empezar a quererse.

 

Brenda Caletti: ¿Cómo fue el acercamiento con la editorial Peces de Ciudad?

Carolina Peralta: Empecé a publicar lo que escribía en Caro con insomnio y un día me llega un mensaje privado a la página invitandome a un ciclo de lectura en un bar en San Telmo. Ese día llovía pero algo interno me dijo que tenía que ir. Así que imprimí tres poemas y fui con mi mamá y una amiga. Cuando llegué todos tenían libros y eran más grandes. Pensé ¿qué hago acá?¡Esto va a ser un desastre! En la mesa les comenté que quería sacar un libro en algún momento y cuando me estoy yendo, la chica que me invitó me dice “mira tengo una editorial, me encanta lo que escribís y quiero editarte”. Le contesté que sí y me fui. A los dos meses me llegó el contrato por mail.

 

BC: ¿Cómo fue el proceso de lección de los textos? ¿Hubo modificaciones importantes entre tu idea original y el producto terminado?

CP: Me pidieron una cantidad de poemas y no me había dado cuenta de que escribí el libro durante el año. Si bien los textos no fueron pensados para un libro hablan de un desamor y de las diferentes etapas. Los ordené y, como quería agregar algo nuevo, escribí varios más en una semana y los mandé a una corrección. Me encanta que la editorial sugiera pero no imponga, así el poema no pierde la esencia.

 

BC: En el prólogo, Maru Leone escribe “nunca vamos de atropello porque ningún amor funciona así” basado en la sororidad y el acompañamiento hacia quienes no perciben que viven relaciones violentas. ¿Se puede pensar esa idea como una forma de lectura fluida y libre de ArMATE?

CP: Hay textos que son más fuertes que otros, como que doy un golpe y después aparece uno más tranquilo o esperanzador. Pensé en el lector y en lo que a mí me gustaría leer. Gracias al arte puedo llegar de otra manera. Por ejemplo, tengo un poema de una chica de 15 años que se hace un aborto y muere. A diferencia de otras publicaciones no lo arranqué poniendo aborto legal para que quienes tengan una opinión o postura diferente lo terminen de leer y se fijen si empatizan con eso o no.

 

BC: Le dedicaste el libro a Gloria. ¿Por qué?

CP: Supe de ella hace un año nada más y respondió muchas preguntas de por qué soy así o de dónde viene mi ideología y mis formas de ver las cosas. Es una mujer desaparecida y me imagino que si estuviera acá coincidiríamos en un montón de cosas. También es mi manera de recordarla porque más allá de que la tengo presente ahora la puse en papel, no se borra más. Su historia no lleva título como una explicación de a quién le dedico el libro y la temática de la identidad.

 

BC: Los violentos matan, los violentos no quieren es el único que tiene dos partes. ¿Por qué lo presentaste de esa manera?

CP: Porque son dos etapas de mi vida (están escritos con alrededor de tres años de diferencia), hablo de la misma persona y en el último pude hacer otro clic. Si bien conté muchas cosas en el primero, en el segundo me di cuenta de que la violencia no había terminado cuando acabó la relación, simplemente era menos perceptible, y fue mi cierre. También quería dar el mensaje de que siempre le voy a creer a las mujeres.

 

BC: Hay algo en la manera en que escribís que interpela al lector y genera una conexión con el texto.

CP: Quizás sean las palabras cotidianas porque son las mismas con las que hablo, quiero romper con una “estética más poética” y que todos lo puedan leer. En cambio, si pongo palabras que no entiendo o siento, el otro no va a entender lo que quiero decir.

 

BC: Propones un doble título entre armate y amate, cuyo nexo más fuerte es el desamor. Señalaste en una entrevista que Nubes turquesas se enfoca más en la pareja, mientras que ArMATE tiene que ver con el amor propio. ¿Cómo construiste ese corrimiento de mirada y en qué aspectos dialogan ambos libros?

CP: Corrí la mirada cuando entendí muchas cosas porque no puedo alejar mi vida del libro. Nubes turquesas es un poco más light, mientras que ArMATE se puede decir que es un libro feminista, partí de eso y de mis experiencias para escribirlo y me dio un poco de miedo porque vos ya tenes tus lectoras y lectores y me dije bueno muestro mucho más cómo pienso.

 

BC: Incluso las portadas.

CP: Claro, una muy sobria y esta en negro con una molotov de la que sale el humo que forma un corazón. Necesitaba romper con lo naif, quería una tapa que no puedas dejar de verla y te llame la atención porque también quiero que así sea el libro, que quiebre, al menos, con mi forma de escribir y con el libro anterior, aunque lo quiera mucho.

 

BC: Además de la escritura tenés tu página Caro con insomnio. ¿Cómo trabajaste al personaje, al público, los tiempos y la evoulución de los lectores y lectoras?

CP: Todo pasó de casualidad. Empecé a dibujar porque me habían dejado y no podía dormir. Entonces parodiaba lo que me pasaba dibujando al pibito y a mí e hice muchas historietas. Se las llevaba a la psicóloga y ella o mis amigas me decían publicalas en una página de facebook y pensaba que nadie lo iba a ver pero me insistieron tanto que la abrí. Al principio no tenía consciencia de a qué hora conviene subir o de público hasta que un día se viralizó. Para ese momento estaba terminando el colegio y tenía más tiempo que ahora que trabajo, estudio y a veces araño la semana o duermo dos horas menos porque hay gente que espera tu contenido.

Antes lo usaba tipo diario íntimo hasta que me percaté de que daba la imagen de una chica que llora porque la dejaron y esa no es toda mi vida, sino muchas cosas más y acá me ves publicando ArMATE con una piba con una molotov en la mano.

 

Presentación libro ArMATE (Peces de Ciudad, 2018) el 15 de septiembre a las 19 hs en el bar Feliza (Av. Córdoba 3271).