Entrevista a Carolina Astudillo, directora de Ainhoa, yo no soy esa

0
0
En Competencia Internacional del FIDBA 2018 que empieza este lunes 10 de setiembre, participa Ainhoa, yo no soy esa documental español, bello y sensible realizado con material de filmaciones familiares. Charlamos via mail con su directora, la chilena Carolina Astudillo.
Alejandra Portela: Haber recibido ese enorme material de archivo debe haber sido para vos sentir que tenías un gran tesoro. Por la cantidad y la calidad de las filmaciones incluidos los diarios. Contános cómo fue esa experiencia, por favor y cómo es que llegaron a tus manos.
Carolina Astudillo: Conversando una tarde, mi amigo Patxi me comentó que su padre filmaba y que tenía material mas o menos desde los 60´ hasta los 80′, que había filmado en super 8, en 16 mm y también tenía cientos de fotografías. El temor de Patxi era que cuando él muriera, todo ese material fuera a parar a un mercadillo. Y fue entonces cuando le pido que me traiga ese material, y llega a casa con esa maleta y ese material de su historia familiar. Me habló de su hermana Ainhoa, me contó que se había suicidado, que ella escribía. Yo en ese momento estaba leyendo varios diarios de escritoras, el de Alejandra Pizarnik, o Anya Seiton, Frida Kalho y Sylvia Plah. Entonces le pedí los diarios y ahí me di cuenta que eran muy parecidos a los diarios de estas mujeres.
AP: Con tantas horas de material, cómo fue la construcción del guión? Cuánto duró ese proceso y si hubo líneas que hayas tenido que desechar en algún momento? 
CA: Claro que no se puede comparar la pluma de estas escritoras, pero los temas que contaba Ainhoa eran los mismos. Son temas que tienen que ver con las experiencias de las mujeres, con deseos de ser madres, con ese momento en que a veces no te llega la regla, con la maternidad, con la relación con los hombres y tal como se dice en la película no importaba la lejanía espacial o temporal, confluyen temas, sensaciones y estados de ánimo. Decido entonces comenzar a escribir este guión, primero transcribiendo los diarios de Ainhoa, subrayando los textos que se podían comparar con los textos de las otras escritoras. Acá fue cuando decidí contar la historia de Aihnoa, y contarla de una manera no cronológica porque tampoco eran diarios de toda su vida sino eran diarios de algunos años. Es una característica del diario de mujeres es que no hay una continuidad temporal, que es como es la memoria. La escritura del guión duró un año y sí, deseché bastantes líneas.
AP: Por momentos el trabajo entre la voz y la imagen parece que escapa del registro documental y entra en una ficción típica del found footage. ¿Fue adrede eso? ¿Cmo trabajaste la relación entre tu voz, las voces testimoniales y las imágenes de archivo? Y si hay algo de todo el relato que sea pura ficción.
CA: Para mí no se escapa tanto del registro documental. Mi película anterior, El gran vuelo está en la linea de Ainhoa y puede entrar también en la ficción la historia de Clara Pueyo, aunque también es una historia real. El trabajar con imágenes encontradas siempre te permite una especulación y ahí si podría hablarse de una ficción, pero en general, incluso la gente que filma documentales observacionales también hace puestas en escena. Yo no hago tanta diferencia entre la ficción y la no ficción. Con respecto a las voces testimoniales yo entrevisté a muchos amigos de Aihnoa, y decidí elegir a las más importantes: Tiriti, Ester, su hermano. Siempre pensé que no íbamos a ver a estas personas y que las íbamos a poder escuchar mientras veíamos las imágenes en un tono bastante nostálgico.
AP: Hay tres momentos que al menos a mí me resultaron muy fuertes en tu documental: uno el que lee la carta que escribe Ainhoa al amante y lo que se ve es un montaje de imágenes de su madre, joven y bella por cierto, con unos modelos de vestidos divinos. Esta parte es proporcionalmente más larga que el resto; los otros dos momentos, muy parecidos, cuando la amiga relata que se entera del suicidio de Ainhoa y se ven imágenes de niños nadando en la pileta; lo mismo sobre el relato del hermano. Lo que te quería preguntar es cómo se producen esas ideas con contrastes tan fuertes y sobre todo que nos cuentes sobre la secuencia de la madre.  
CA: A ver, la secuencia del amante en realidad está compuesta por distintas notas que escribe Ainhoa sobre el amor entre los 23 y los 28 años y quisimos hacer un contrapunto con las imágenes de la madre, fue una decisión que tomamos con la montadora Ana Pfaff, porque de alguna manera Ainhoa quería vivir el amor, ella estaba buscando el amor y su madre lo había encontrado, tenia un matrimonio feliz, luego tuvo a sus hijos, ella era lo opuesto que estaba viviendo Ainhoa, que vive en la generación no franquista, que cambia la visión de la vida. Su madre vive en una generación más tradicional donde las mujeres aspiraban a casarse, a convertirse en madres y encargarse del hogar. Asi que ese contrapunto fue buscado. También era bonito hacer un dialogo entre los textos de la hija y las  imágenes de la madre.
Después, cuando Ester relata la noticia del suicidio elegimos esas imágenes de la pileta porque ahí está Ester, en esas imágenes Ester esta con Ainhoa cuando están en el colegio. Esas imágenes de sumergirse en el agua nos habla de la memoria pero también cuando están ellas dos juntas. Cuando Patxi relata el suicidio tanbien estan ellos dos muy unidos, de la mano jugando; hay una parte en que Ainhoa se sumerge y no vuelve a salir, el suicidio es esta separación y por eso uitlizamos las imágenes de la piscina cuando hablan de la muerte.
AP: ¿Qué directores, qué películas sirvieron para pensar esta película?
CA: Mi director preferido es Chris Marker, me gusta cómo trabaja el texto y cómo trabaja la imagen Esos textos son verdaderos ensayos, que van pasando de un tema a otro. También Péter Forgács, Agnes Varda, y Alina Marazzi.
AP: La identificación que al principio de la película hacés cuando te comparás con Ainhoa hablando de las dictaduras de Chile y de España abría otros caminos que finalmente no desarrollaste. Cual fue la intención de esa primera idea?
CA: En realidad lo de la comparación, sí, podría abrir un camino que no desarrollé en la película.  De política no se habla, se dice que nacimos en dictadura, que vivimos en distintos países de manera similar pero más que centrarme en la situación política sí que se hace una comparación política a nivel personal, con esta idea que lo personal es político. La idea que ella se hace un aborto y yo me hago un aborto, lo dificil que es tomar esa diescion creo que ahi sí esta lo politico. Si queria hacer en un primer moemnto hacer esta difreencia y esta cercania, de años y geografica.
AP: Qué significó para vos hacer este documental y qué le espera de aquí en más?
CA: para mi el documental significó un trabajo muy grande no solo a nivel cinematográfico sino también emocional, bueno porque me han pasado ciertas cosas cuando lo estaba haciendo, y fue una película que me ha removido mucho mas de lo que fue El Gran vuelo. Aunque me acerqué mucho al eprsonaje Clara Pueyo, leyendo sus cartas y sus textos policitos. Me sentí mas cerca de Ainhoa y me alegro mucho que a la película le esté yendo tan bien, porque fue un trabajo muy solitario
AP: qué fue de todo el material original ¿volvio a su familia?.
CA: Yo tengo los brutos y Pachi tiene los archivos digitales