Crítica de “Rojos globos rojos”, de Tato Pavlovsky

0
0

El espectador no es solo alguien que sostiene financieramente o llena de aplausos los espectáculos, sino que es el otro indispensable en un diálogo. “No existe profundización o ampliación del arte teatral que pueda suceder sin la efectiva participación  del público teatral. O sea, las acciones de mediación se vuelven importantes no sólo para mantener los teatros llenos, sino también para crear condiciones para la formación de sujetos críticos y creativos (aprender a leer el arte y aprender a leer la vida), y para fomentar la propia potencia estética del teatro, la intensidad de la relación entre teatro y sociedad”. La importancia del espectador es enfatizada en este texto (La mediación cultural) de Flávio Desgranges.

Rojos globos rojos es una obra de Tato Pavlovsky que nos habla de la inminente clausura de un teatro. Y a su modo también nos habla sobre lo imprescindible, para los actores, de contar con espectadores que puedan apreciar su arte, presenciar  el hecho artístico, formar parte del acontecimiento teatral. Su protagonista, “el cardenal”  (¿será que hay algo de religión en el arte?) un actor encarnado genialmente por Jorge Lorenzo, nos habla acerca de la importancia de contar con un público: el actor se muere si no tiene nadie que lo vaya a ver. Lo acompañan “las popis” (Lorena Penón y Gabriela Perera), que se mantienen con un gesto de cierta indiferencia, con suntuosos vestidos y maquillaje muy marcado, y acotando frases y palabras que acentúan el dramatismo. Lo que el actor quiere es morirse actuando. Porque no hay nada más difícil que hacer reír o emocionar a alguien y cuando el actor lo logra, eso lo estimula para seguir en el escenario toda su vida.

En este momento de crisis que atraviesa el teatro independiente, las palabras de este actor desesperado, porque se quedará sin un lugar donde exhibir su arte, se vuelven fundamentales. Es ese diálogo entre actor y espectador el que mantiene vivo el teatro. Ese diálogo donde también participan el autor y el director, los técnicos y los encargados de vestuario y maquillaje ya que todos ellos son los partícipes del hecho teatral, quienes lo gestan y alimentan.

Esta versión de Christian Forteza combina este texto con otros del mismo autor (La muerte de Marguerite Duras, Cerca, Paso de dos) e introduce modificaciones en su estructura. El resultado es una lograda adaptación con un mensaje fuerte para los tiempos actuales, donde la resistencia es la única salida. Juntarse con otros que saben ver en el arte una herramienta para la transformación y el pensamiento o que lo consideran un fin en sí mismo, se vuelve esencial para rescatar esa fibra humana que nos sostiene.

Ficha técnico artística

Autoría: Eduardo “Tato” Pavlovsky; Adaptación: Christian Forteza; Actúan: Jorge Lorenzo, Lorena Penón, Gabriela Perera; Vestuario: Mario Pera; Diseño de luces: Horacio Novelle; Música original: Elena Avena; Fotografía: Sebastian Ochoa; Asistencia de dirección: Julio Pallares; Puesta en escena: Christian Forteza; Dirección: Christian Forteza

Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN
Corrientes 1543
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 5077-8000 int 8313
Web: http://www.centrocultural.coop
Entrada: $ 250,00 – Sábado – 20:30 h – Hasta el 29/09/2018