Nuevo museo en Roma. Visitamos el Palacio Merulana

0
0

Roma, 20 agosto

 En el corazón del Esquilino, uno de los mas característicos barrios romanos abrió sus puertas un nuevo museo, el Palacio Merulana, gracias a la iniciativa de una pareja de constructores que restauraron el edificio de 1929, semidestruido y abandonado para colocar las 90 obras de su extraordinaria colección: esculturas y pinturas y de artistas italianos activos desde fines de la Primera Guerra, sobre todo los de la llamada Escuela Romana.

Las obras de los “maestros” del 900 italiano ocupan sobre todo el segundo piso del edificio  expresamente restaurado para exhibir la colección: un inmenso espacio de un blanco deslumbrante y un maravilloso jardín en la planta baja donde están colocadas algunas de las esculturas.

Ya desde la calle, la legendaria “Via Merulana” – celebre por la novela de Carlo Emilio Gadda a la que quedó vinculada para siempre- se pueden ver las inmensas esculturas de Antonieta Raphael, una artista romana de la posguerra de extraodinario vigor.

En el segundo piso un enorme salón con dos grandes divanes listos para recibir la reflexión del visitante están las obras de Giacomo Balla, Giorgio De Chirico, Fortunato Depero, Antonio Donghi, Felice Casorati, Giuseppe Capogrossi, Mario Sironi, Massimo Campigli, entre los mas conocidos.

Los “Pequeños saltimbanquis”de Donghi (1937), una obra de exquisita perfección, ocupa un lugar especial ya que fue la primera comprada por los futuros  coleccionistas y a partir de la cual adquirieron obras de los artistas romanos del “ventenio” .

De Donghi se puede ver también una obra de 1934, “El paseo en barca” y de Gino Severini una “Maternidad” de 1927, obra tambien de un riguroso clasisismo: la leccion de Piero della Francesca que caracterizo a muchos artistas de la epoca.

En pequeñas salas laterales están expuestas las obras de Massimo Campigli, quizás el más romano de todo este grupo ya que su obra refleja claramente los celebres retratos de El Fayum, como la “Mujer con veleta” de 1936.

De Giorgio De Chirico hay cuatro grandes obras, sobre todo la serie de las “Cabinas” (1934) sugestivas construcciones junto al mar en la que bañistas y hombres de traje comparten un espacio onírico.

De Chirico junto con Severini y Campigli formaron parte del grupo de los “italianos de Paris”, ya que se trabajaron junto a la vanguardia parisina de la epoca, sin olvidar nunca sus raices en el “novecento” italiano.

Una tinta y acuarela “Campesino”, de 1944, es la unica obra de Fortunato Depero en la coleccion Cerasi, que afortunadamente seguira creciendo gracias a la Fundacion que lleva su nombre.

Mario Sironi en cambio ocupa una de las salas laterales con un oleo de 1923, “Donna”, que representa magnificamente el inicio del “retorno al orden” de los artistas romanos de la epoca y un “Paisaje urbano” de 1920, de detallada arquitectura.

Tambien Giuseppe Capogrossi como Longhi realizo un “Paseo en barca” (1933) y un “Baile en el rio” (1936) ambos parte de la coleccion Cerasi.

Uno de los artistas mas interesantes y mas representados en este nuevo museo romano es Duilio Cambellotti, artista polifacetico del que se puede ver un bajorelieve de yeso realizado en 1910 de cuatro metros de largo que representa una estampida de caballos .

De Cambelloti es tambien una pequeña fuente de bronce con caballos realizada entre 1915 y 1917

Guglielmo Janni, menos conocido que los “maestros” del 900 que figuran en la colección es un artista de gran interés del que se puede ver un “San Sebastian” (1927) un verdadero Mantegna visitado por la modernidad y un retrato de boxeador (1937).

Al visitante probablemente saciado de tantas obras de arte, le queda todavía la posibilidad de sentarse en el jardín de la planta baja y reflexionar sobre las vicisitudes del arte italiano en un polémico período histórico – el “ventenio” fascista- frente a una escultura en bronce de Lucio Fontana, “Concepto espacial” de 1959.

image-2018-08-19 (3)

 

image-2018-08-19 (4)

 

image-2018-08-19 (5)

 

image-2018-08-19 (6)