La Era del Cartón: cartelería publicitaria de pequeño tamaño 1900-1960, en UMSA

0
0

Iconografía y paisaje comercial

En la Facultad de Artes de la Universidad Museo Social Argentino hasta el 6 de setiembre se puede ver una seleccion de cartones publicitarios de pequeño formato. La colección es de Raul Manrupe y nos cuenta aquí algo de esta muestra:

El nacimiento de las industrias culturales permitió la copia y reproducción de piezas gráficas. Así nació lo que alguien llamó La pinacoteca de los pobres: para principios del siglo XX, ya eran pocos los hogares que no contaban con alguna lámina impresa de algún paisaje, una cacería, el sagrado corazón o algún cuadro de pintor famoso.

La publicidad, que siempre entra por la ventana para instalarse en la cultura popular, llevó otro camino, afuera de las casas. Habría una excepción en los almanaques de Molina Campos para Alpargatas, cuyas láminas fueron recortadas y enmarcadas por miles de familias. Pero volviendo a lo que nos ocupa, la cartelería, favorecida por los avances de las técnicas de impresión, tendrían tres áreas bien delimitadas de acción: para los afiches, las calles, muros, y las pantallas municipales. Para las chapas esmaltadas a fuego, principalmente los exteriores de los negocios. Quedaba entonces para el interior de los comercios los cartelitos de cartón. De espesores variables, fueron una forma de llegar a los ojos de los clientes, llamando la atención. Un jabón, un papel para fumar, un fijador para el cabello, eran compras que se definían muchas veces en el mismo punto de venta: la farmacia, la peluquería, el quiosco, la tienda.

Muchas veces eran reproducciones en miniatura de los motivos utilizados en los afiches de la marca, otras, de los avisos de gráfica publicados en revistas.

Tuvieron dos formas de sostenerse verticalmente, en desafío cara a cara con el respetable público. Una, por medio de un pie de cartón troquelado y plegable, adherido a la parte trasera, no impresa, del cartel. Otra, mediante un piolín o cordel, para colgarlo de un clavo.

Se imprimieron en Litografía, serigrafía (planograf), offset, y eran repartidos por el personal de ventas de las marcas, que los colocaba personalmente, una práctica que todavía está vigente, en la fijación de los materiales promocionales. Algunos iban a parar a estantes, otros, al mostrador y otros, a la pared, colgados.

En lo que hace al material que integra esta muestra, fue adquirido pacientemente a lo largo de casi treinta años de coleccionismo. Fueron comprados en distintas casas de antigüedades de la Argentina, teniendo como premisa un buen estado general, y un diseño interesante sea desde lo estético (muchas de las piezas llevan la firma de grandes ilustradores y artistas plásticos), o desde lo anecdótico (la marca, la acción representada).

La selección busca narrar en orden cronológico, por un lado la historia de diseño argentino, con sus influencias de artistas y modos extranjeros y por el otro, ser como instantáneas de una parte del paisaje visual de distintas décadas, en el límite entre lo privado -el interior de un espacio determinado- y lo público.

Facultad de Artes UMSA
Sarmiento 1565
Lunes a Viernes de 9 a 20 hs
Entrada libre y gratuita

 

image-2018-08-18