Crítica de “La respiración”, Alfredo Sanzol

0
0

Escuchar la propia respiración es ese síntoma de una soledad insoslayable. Cuando estamos solos en la cama y a nuestro lado hay solo un hueco, todo parece desmoronarse. El silencio tan ansiado que en otras épocas habíamos deseado para poder concentrarnos, ahora de tan fuerte, tampoco nos deja pensar. El duelo que atraviesa Nagore narra las mismas circunstancias que todos hemos atravesado al ser abandonados por ese ser amado con el que pensábamos convivir toda una vida.

Maite, la madre de Nagore es una persona liberal y desprejuiciada que parece pregonar el amor libre , el consumo de marihuana y la vida sin ataduras. Cuando su profesor de yoga, con un hijo entrenador y su novia, y un fisioterapeuta se dan cita en el mismo espacio, las situaciones inverosímiles estallarán y nos veremos envueltos en una comedia que de tan disparatada hace pensar que forma parte de la imaginación de la protagonista.

Las actuaciones, todas muy buenas, son como engranajes de una máquina que funciona a la perfección. Al principio pensamos que estamos ante un drama, cuando Nagore nos cuenta su triste historia. Pero muy pronto llegan los otros personajes y la trama se da vuelta, nada es lo que parece y empiezan a aflorar las fantasías más salvajes de cada uno. Con algunos puntos en común con Los vecinos de arriba (obra protagonizada por la misma Vallina), ahora en teatro comercial, la pieza apunta a un sinceramiento de los deseos ocultos de todos los que somos o alguna vez fuimos amantes.  Con una cuota de expresionismo, ya que refleja lo que sucede en el interior de Nagore, el texto abandona el realismo y libera los fantasmas de la imaginación.

Julieta Vallina se muestra como una gran actriz y María Fiorentino nos entrega, asimismo, un trabajo también magnífico: sus actuaciones sostienen la obra y se apoyan también en un elenco de muy buenos actores como Mario Bódega. Federico Liss, Juan Guilera, María de Pablo. El espacio está muy bien aprovechado y los mismos actores mueven los sillones donde transcurrirá la acción. Lautaro Perotti responde con solvencia al desafío de montar esta exigente obra de Alfredo Sanzol.

Ficha artístico-técnica

Dramaturgia: Alfredo Sanzol; Elenco: María Fiorentino (Maite), Federico Liss (Iñigo), Julieta Vallina (Nagore), Juan Guilera (Mikel), María de Pablo (Leire), Mario Bódega (Andoni).; Asistente de dirección: María García de Oteyza; Vestuario: Cinthia Guerra; Escenografía: Lautaro Perotti; Diseño de iluminación: Ricardo Sica; Fotografía: Francisco Castro Pizzo; Prensa: Marisol Cambre; Producción: Jonathan Zak, Maxime Seuge; Dirección: Lautaro Perotti

Funciones: viernes 20 h – domingo 17 h TIMBRe4 – México 3554 – CABA Localidades $300 – Descuento estudiantes y jubilados $200 Reservas y compra de entradas: www.timbre4.com Duración: 75 minutos Hasta el 25 de noviembre