Cuentos de fútbol: entrevista a Julián Soste autor de “Siempre estaré a tu lado”

0
0

La estigmatización a esa etapa lúcida y febril, descarnadamente crítica que es la adolescencia  –no es casual; no puede ser casual, parafraseando a Abelardo Castillo, que sea justamente en la adolescencia que se lea y comprenda a hombres tan profundos como Hesse y su Lobo estepario o Demian– podría comenzar con la palabra: adolescencia no proviene de adolecer, sino de un verbo latino, adolesco, que significa arder, humear, y, en su forma evolutiva, simplemente: crecer.  Julián Soste publica a los 17 años su primer libro de cuentos Siempre estaré a tu lado. Se trata de cinco historias que, en su conjunto, atraviesan todo el universo intelectual, pasional y simbólico que tiene el fútbol en una sociedad como la nuestra.

Estudiante del último año del Colegio Summa, Julián Soste creó hace unos años su propio blog “donde publicaba algunas historias –no todas de fútbol–y ahí me entusiasmé mucho con el universo de la literatura” Actualmente su blog cuenta con más de tres mil visitas diarias. Gran comienzo para este joven escritor.

¿Cómo surge Siempre estaré a tu lado?

Yo creo que fue un desafió que me propuse. Al principio lo veía muy de lejos pero dije: ¿por qué no? Escribí una serie de cuentos y los corregí mucho antes de pensar en publicar. En cuanto al fútbol, es lo que más me llena… Cada fin de semana, en casa lo único que se mira en la tele es fútbol y más fútbol. Me encanta, y quise plasmar esa pasión en mis escritos. La idea de los cuentos es justamente esa: mostrar a qué nivel puede llegar  la pasión de un hincha fanático.

¿Cuáles son tus referentes literarios en relación al fútbol?

Admiro mucho a Eduardo Sacheri. Al leerlo me sentí completamente identificado con cada libro suyo. Y creo que no muchos pueden lograr eso. Siempre tengo sus libros en mi mesita de luz para no olvidarme a donde quiero llegar. También disfruto de leer los cuentos de Fontanarrosa, quien fue el pionero al escribir sobre fútbol de una manera más poética, más pasional. Hay uno de sus cuentos que es de mis preferidos, “Viejo con árbol” se titula.

“El traidor” es un cuento muy interesante, ¿cómo nace?

En principio surge de una charla de madrugada con mi hermano. Estábamos hablando de lo traicioneros que suelen ser algunos jugadores. A raíz de eso se me ocurrió escribir el cuento “El traidor”. Estableciendo una relación entre un padre y su hijo. Elegí utilizar un club de barrio porque entendí que muchas veces no solo traicionan a los colores, si no también a los hinchas, a quienes lo vieron crecer, y a quienes sufren con el fútbol. Lo que verdaderamente importa ahí es el afecto, me parece.

Hay quienes aseguran que se puede cambiar muchas cosas en la vida; pero no del club del cual uno es hincha. ¿Estás de acuerdo con esta idea?

Sí, estoy de acuerdo. Uno puede negociar cualquier cosa en la vida, menos su pasión, sus raíces. Creo que esto también pasa con otros deportes, con el arte, y con cualquier cosa que esté en relación con tus orígenes. La familia, por ejemplo. A veces, me pregunto qué sentirán aquellos que no aman a un equipo. O no les gusta el fútbol. Hay mucho ahí que se pone en juego, aunque parezca exagerado, me refiero al sentimiento de gloria,  u otros costados como ser  la decepción, el miedo al fracaso, el sacrificio. Y tantas otras cosas que hay alrededor del fútbol en tanto juego.

¿Por qué escribís?

Es una escapatoria, tal vez. O un modo de relacionarme con la realidad. La escritura no tiene que ver con mis emociones sino con la necesidad de comunicar algo. Creo que esto se cierra del todo con la publicación. Con esa idea lejana de un posible lector. Igualmente sé que aún soy chico y tengo tiempo para seguir mejorando y proyectando en lo referente a la escritura.

¿Estás en algún  proyecto nuevo?

Tengo algo en mente, los primeros borradores de una historia alejada del fútbol. Pero no quiero adelantar nada todavía. Sé que viene una etapa de mucho trabajo y dedicación.

048AA7BD-352F-450D-8DF8-F09CE179C8F7