Los 30 años de la Bienal Internacional de Esculturas de Resistencia, Chaco

0
0

Del 14 al 21 de Julio, en la Ciudad de Resistencia, se celebraron los treinta años de la Bienal de Internacional de  Escultura de la Provincia de Chaco. En el Parque Intercultural 2 de Febrero,  rodeado por el Rio Negro, escultores de todo el mundo ofrecieron un espectáculo único.

El Aeropuerto de Resistencia, Chaco, recibe a sus visitantes en  el Espacio de Arte de Resistencia, que cuenta con un sitio para Exposiciones.

Llegué a la Ciudad, y  de inmediato me  acerque  por primera vez a la famosa Bienal de Escultura de Chaco. Un aluvión de visitantes captó mi vista, entre artistas, organizadores, stands, familias con chicos que aprovecharon  para disfrutar del arte en vacaciones.

Al ver a las familias, me quedé con el mensaje: Se valora el arte como sinónimo de lo Federal. La Bienal funciona como una referencia de la región, es decir una referencia tanto nacional como internacional. Cada dos años Resistencia, es una celebración dedicada al arte.

La ciudad es una referencia cultural y  económica de la región, con el plus de las vacaciones, observé una ciudad floreciente, próspera, que crece y se embellece con la incorporación de esculturas de cada Edición. En sus calles y boulevares se destacan entre palmeras y plantas obras ganadoras de anteriores Bienales y Donaciones. Entre ellas “Pareja en primavera” de Naum Knop, “Victoria II”, de Fabriciano Gómez, “Gestación”, Zulema Adaime, “Columna ensanchándose en el centro” de Ferrucio Polacco.

La historia de la Bienal comienza en 1988, cuando un grupo de escultores amigos, entre ellos Fabriciano Gomez, referente entre los escultores chaqueños, comienzan esculpiendo obras en madera en la Plaza Principal de Resistencia. Esa misma iniciativa, luego toma forma de Concurso de Esculturas, tiempo después se constituye la Fundación Urunday, una de las Instituciones motor de la Bienal.

La Bienal Internacional de Esculturas de Chaco, en su Edición 2018, tuvo como eje curatorial: la Identidad en Movimiento. Gustavo Insaurralde, el curador planteó la Bienal como un espacio de pertenencia e identidad para Chaco.

En palabras de Insaurralde:  “Desde hace años, Resistencia va poblando sus calles de esculturas creando un singular Museo a cielo abierto como pocos en el mundo y eso hoy conforma nuestra identidad cultural. Esa construcción afianzada con el tiempo tiene méritos compartidos. Primero, hay que recordar a los hermanos Aldo y Efrain Boglatti por la imaginación hecha idea. Luego el Fogón de los Arrieros por el empeño de los pasos iniciales. Finalmente, reconocer a la Fundación Urunday por el gesto visionario de crear los concursos de escultura al aire libre, por el trabajo incesante, por el idealismo sostenido con la certeza de una hazaña y por la emoción, siempre renovada de esta celebración compartida. “Fragmento del texto de sala.

Las palabras del curador de la Bienal, nos transmiten lo que significa la Bienal para Chaco, para la Región, la trayectoria, el esfuerzo de muchos artistas de cumplir un sueño, transformar la Bienal de Escultura de Chaco, como una de las Bienales a cielo abierto más importantes del Mundo.

En cuanto a  los Premios: El escultor alemán Tobel, con su obra: “Sonido del Universo” fue  el gran ganador. Piotr Twardowski, por su obra: “PT 18”, recibió el Segundo Premio. Mientras que el Tercer Premio, fue otorgado al artista boliviano León Saavedra Gueuer por su escultura “Vuelo”.

El cierre de la Edición, número 30, fue a puro despliegue, mostrando al público un video de los momentos más destacados de la Bienal.

Con la perseverancia, la sinergia, y trabajo conjunto entre la Fundación Urunday, el sector privado y público, se logró una Bienal exitosa, que crece y mira de cada a la próxima edición 2020.