Luis Miguel: la serie

0
0

Todos nos estamos preguntando por estos días dónde es que había quedado el fenómeno musical de Luis Miguel, boom de la música romántica en los 90, y que una serie de Netflix debe venir a resucitar oportunamente. Tal como se cuenta varias veces a lo largo de la serie, la carrera de Luis Miguel tuvo varios momentos de resucitaciones, cuando entra en deuda con el fisco por una maniobra de su padre o como cuando editan los boleros de Manzanero, hito de su discografía.

El acierto de la emisión de los capítulos en forma puntualmente semanal (hay que explicar siempre a los más jóvenes que en nuestra época lo normal era esperar una semana para una nueva historia) que deja de lado la siempre agotadora maratón de las series por temporadas, un invento mamotrético que para muchos es un instrumento del mal del capital y para la que lógicamente se necesitan horas frente a la pantalla,  tal vez haya sido una de las claves del éxito, Una temporada de 13 capítulos entre 50 y 60 minutos termina siendo una gran historia sin forma de 780 minutos, o casi 13 horas. Imposible sin dejar algo de cerebro en el camino.

Dirigido por Humberto Hinojosa, el biopic de Luis Miguel (el verdadero tiene 48 años) es un fenómeno de la plataforma de las plataformas, y transcurre en dos momentos temporales principios de los 80 y finales de los 80.

Historias trágicas de músicos hay muchas, la mayoría de la industria norteamericana o europea. Historias de músicos latinoamericanos, pocas. He ahí otro acierto: Luis Miguel habla en español. Algo que parece una perrogrullada pero sienta las bases de un éxito. Hijo de una italiana y un español que se conocen en Buenos Aires, nacido en Puerto Rico, pero que hace su carrera en México, con representante argentino y escenarios en Italia, España, Miami y toda Latinoamerica. Luis Miguel habla en español pero es un fenómeno internacional que la serie capitaliza para este mercado de la hiperglobalización.

Los componentes de la historia son atractivos de por sí: el niño explotado por su padre, alejado de su madre, obligado a consumir medicación para rendir más horas en las giras, sin horas de juego ni de estudio. Un niño que nunca será normal. Y como tema central, la misteriosa desaparición de su madre, relegada, maltratada y humillada por Luis Rey.

Tics, formas de hablar, de caminar, de moverse, de cantar, Diego Boneta es mexicano, tiene 27 años, y curiosamente fue un niño estrella, cantante y actor. Boneta hace de Luis Miguel adulto, y su voz es la que se escucha en todas las canciones de la serie. Los niños, Izan Llunas -13 años- y Luis de la Rosa son los chicos que hacen del joven “Micky”

Junto al costado dramático, el glamour de las playas de Acapulco, las piletas y las mansiones, los recitales y los premios.

El formato no escapa al standar de la estructura de la telenovela, género que México ha alimentado con tantas producciones. El drama extremo, la pobreza y la riqueza, el éxito y el fracaso, la pérdida, el amor. Siguiendo el slogan de la serie, los últimos domingos de este otoño-invierno tan complicado, el sol salió por la noche termina este domingo 15 de julio.

Ecos del fenómeno en Buenos Aires:
El domingo 15 de julio por la noche, algunos espacios porteños armaron su LuisMI show: el Club Cultural Matienzo (Pringles 1249), de 21 a 1. Allí, la entrada cuesta $55. El Multiespacio Audiovisual Margen del Mundo (Concepción Arenal 4865) a partir del mismo horario: 21hs. La entrada con consumición, por su parte, será de 85 pesos, pero con pizza y empanadas libre costará $200.
En la disco INK (Niceto Vega 5635) habrá una charla abierta con el actor argentino de la serie, César Bordón (quien interpreta a Hugo López en la serie, el representante de Luis Miguel). Las entradas se pueden reservar desde el Facebook oficial de la disco.