Musseum, la obra

0
0

Un Musseum de mujeres

 “Hay una gama de acontecimientos de los que se excluye a la mujer. Frente a ciertas realidades de la narración, la mujer no existe, o hay un silencio respecto de ella, o simplemente se la niega”. (Mujeres, diosas y musas. Tejedoras de la memoria”, Margarita Dalton Palomo.

 Este jueves 12 de julio es la última función de “Musseum, la obra”. Hace unas semanas la vi. Es ese tipo de obra que te deja pensando un tiempo. En primer lugar, el título y su relación con los textos que lo atraviesan, con la música, la escenografía, la danza, y las metáforas y simbología que rodean a la pieza teatral. “Musseum” es un continuo y por eso cuesta mucho encasillarla. Entiendo que una obra gana mucho cuando es complicado situarla, abordarla, describirla y amarrarla a un horizonte esperable.

Definitivamente, es una obra para relajarse y tensionarse. La alternancia entre los cuadros puramente actuados y las piezas que son narradas exclusivamente a través de la danza, se superponen y confrontan a lo largo de la obra. Danza, teatro y música conviven, se encastran y producen múltiples significados. A veces es imposible seguir todo lo que ocurre en escena. Hay un fuera de cuadro permanente. Allí hay ocho mujeres, de perturbadora e inquietante presencia, enmascaradas y desenmascaradas en sus acciones. Ellas no sólo dialogan entre sí. También bailan, cantan y cuentan diferentes microrrelatos con notable efectividad. “Musseum” expresa la postura y la impostura de una de las tantas construcciones acerca de lo “femenino”. Si la danza y el movimiento es un lenguaje anterior al texto, en “Musseum” queda todo al descubierto. No se ahorra un solo gesto, un solo movimiento, una sola acción. Y si el teatro es contar historias y plasmar instantáneas de las conductas humanas, en esta obra también hay mucho para observar.

Su director, Emiliano Formia, responde a la pregunta acerca del título de la obra con total autenticidad: “el nombre nació del significado y etimología de Museo. Se dice que Museo viene de Musas, que eran las que cuidaban el Panteón. Eran nueve y cada una de ellas representaba las diferentes artes. De ahí que haya nueve cuadros en toda la obra y que seamos entre ellas y yo nueve personas en el equipo”. Después, agrega a la pregunta sobre la exclusiva participación femenina: “se dio así naturalmente. Cuando hice la convocatoria me escribieron como noventa mujeres  y dos hombres y ahí entendí que era una obra de Mujeres”.

Y aquellas musas convocadas no sólo fueron fuentes de inspiración sino protagonistas de historias ligadas a desbaratar estereotipos y clisés acerca de un criterio único sobre la problemática de “lo femenino”. En este sentido, es imposible pensar lo “femenino” como un lugar suturado, cerrado y ya definido.

En  “Musseum” las mujeres abren el camino a lo relacional. Las actrices están solas pero muestran quiénes hablan de ellas, quiénes hablan por ellas y cómo a lo largo de la historia, desde la Grecia Clásica, han intentado hablar por ellas mismas. Son Musas que exhiben una historia de opresión, de violencia, de invisibilización, de condicionamientos y normalización, de locura, de placer, de deseos, de libertad y belleza.

Musseum” es y será una obra desestructurada, plural, libre de esencialismos y profundamente dinámica. No se encontrará allí nada encasillado, ni etiquetado, ni cristalizado en el tiempo. Las máscaras que portan las actrices y bailarinas a lo largo de toda la obra servirán para abrir el juego a nuevos sentidos, y dejarán en cada persona espectadora un espacio para seguir pensando.

Ficha Técnica:

Actrices: Laura Amestoy, Lola Banfi, Vicky Brudny, Astrid Urban, Gaby Kot, Agustina Paez, Julieta Puleo, Nuria Vilaseca.
Composición y producción musical: Jonathan Gejtman
Dirección: Emiliano Formia
Duración: 60 min
Facebook: Musseum la Obra
Instagram: @musseumlaobra
Trailer: https://vimeo.com/251323335
Jueves  21. 30 hs
El portón de Sánchez – Sánchez de Bustamante 1034