¿Querés ser feliz o tener poder?

0
0

Entrás a la sala y te asignan una tribuna: felicidad o poder; empezás a ver 20 boxes con actores comenzando a transitar sus monólogos, la guía explica que con los números que te dieron podés escuchar tres vos sola, mano a mano con el actor o la actriz. El ambiente está lleno de voces amortiguadas, todas juntas, como en un subte, en un colectivo, risas, llantos, cantitos, exclamaciones.

Empezás a disfrutar de las historias de profesiones diversas; de a ratos un silbato interrumpe las escuchas y todos, actores y espectadores pasan al centro de la sala, se producen escenas un poco violentas, una de amor a través del celular… casi casi como la vida misma. Escucho el breve monólogo de un despertador profesional, de una probadora de comida de perro, de un empujador de trenes, todos buscando ser felices con sus oficios fuera de lo común (para ver los monólogos del poder debo volver otro sábado porque al igual que la vida no se puede captar todo al mismo tiempo…).

La experiencia es movilizante desde la inmersión en lo que sería el escenario tradicional de  un teatro, pero esta vez te sentís espectador y a veces actor… juntos participando de una propuesta inusual, sin cuarta pared. Diseñada para recorrer en sus tres espacios: los boxes, íntimos, el espacio escénico donde confluyen espectadores y actores y la platea desde donde se puede ver a la manera de un panóptico el ámbito completo y sentirse un espectador tradicional, la propuesta conquista en su originalidad y frescura.

Al finalizar todo es festejo y se baila, el rito del teatro más vivo que nunca, como decía el poeta “vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”.

La obra está escrita y dirigida por Cecilia Propato Carriére y se puede ver y participar los sábados a las 21:30 en Espacio Aguirre (Aguirre 1270, Villa Crespo).