Victoria Giraudo y Gunnar Kvaran, curadores de Cindy Sherman y Richard Prince

0
0

Victoria Giraudo y Gunnar Kvaran curadores de la muestra Cindy Sherman y Richard Prince en el MALBA dialogaron ayer, miércoles 28 antes de la inauguración de la muestra. Aquí el resumen de esa charla.

Richard Prince, (n.1949) en los años 70, siendo muy joven entró a trabajar en la revista LIFE, su tarea consistía en recortar artículos para uno de sus jefes,  luego de los recortes RP observó la revista calada excepto por las publicidades gráficas que  tanto le atraían y comenzaba a verlas como obras de arte.

Cindy Sherman (n.1954) se aburría con lo que por ese entonces ocurría con el arte, sobre todo en pintura,  se preguntaba si habría que contentarse con simplemente “exponer en algún lado” se inclinaba por la fotografía y en los 70 y 80 la pintura miraba de soslayo a la fotografía y la fotografía a la pintura.

A su tiempo, Sherman y Prince iban a dar vuelta la escena del arte contemporáneo.

La carrera artística de Ricard Prince posee varios y diversos capítulos: pintor, escultor, fotógrafo, su estilo tiene cierto misterio, se podría decir que es enigmático, es un artista de la apropiación de ideas, al igual que Jeff Koons años despés, mientras que Cindy Sherman también se apropia de ideas en la forma de ciertos estereotipos, mas que nada mujeres en Norte América y la cultura occidental a través de diferentes maneras. Ambos artistas se relacionan con las imágenes y con el poder de manipulación que las imágenes ofrecen.

Prince y Sherman, nacidos y criados durante la guerra fría y el desarrollo de la sociedad de consumo norteamericana, eran niños cuando el desempeño de la publicidad y del marketing adquiría todo el poder. Para la clase media, blanco favorito de estas disciplinas, eran cautivadas y captadas por el ideal del sueño americano que intentaba simplificar, unificar y uniformar a toda la sociedad. Eran los años 50 y 60,  tiempos de de “gente blanca” sin homosexuales, con vecindarios limpios y ordenados, para “el ama de casa” laboriosa y el “jefe” de familia productivo. La industria cinematográfica se hacía eco de este estilo, mostrando los tiempos de prosperidad y confianza, eran los héroes de la segunda guerra mundial y los ases del mundo hasta que en los años 70 dos eventos importantes producen un quiebre en ese sueño americano. La guerra de Vietnam y el caso Watergate que salieron a la luz gracias a los medios cosa que pocos años antes era impensable pero ya no.  Imposible esconder lo que sucedía.

Comenzaron las rebeliones estudiantiles, la influencia de la izquierda y se opacaba el sueño americano. En Europa, nuevos críticos y filósofos como Roland Barthes se hacían preguntas sobre lo auténtico e identitario.

La vida comenzaba a ser vivida en forma indirecta, a través de los medios. Tanto Prince como Sherman son el producto de estos desarrollos y ambos son educados, instruídos, han estudiado y leído, son concientes del desarrollo de las ideas, incluso las que se dan en Europa. También se familiarizan con el arte conceptual de los 60, 70 y más. Son tiempos en que el mundo se ve transformado por la llegada de imágenes a través del poder de los medios. Es así que ambos comienzan a trabajar con imágenes no a partir de bocetos sino construyendo nuevas imágenes a partir de lo que ya hay. No comienzan de la nada, comienzan con la apropiación de imágenes.

El gran valor de estos artistas es que son artistas de la apropiación, se apartan de escena del arte en E.U. y crean una nueva categoría propia. Son modernistas que enfatizan la importancia de la forma tanto como del concepto. Eran tiempos del pop art, cuando comenzaba el interés por el culto a las imágenes populares, cuando el arte conceptual transforma el papel del artista. Ellxs traen la imagen al mundo de las ideas.

Podemos encontrar en estxs artistas la combinación de diferentes niveles culturales, como en la música y sus ritmos, rap, hip hop, comienzan a trabajar copiando y pegando cual lenguaje digital y así como en la música, toda la cultura se afecta de este fenómeno. Como un link que va desde Duchamp a Andy Warhol y a lo conceptual, Sherman y Prince capturan este proceso en su arte.

En el caso de Prince, el cowboy es tomado de la publicidad de los cigarrillos, sin duda Richard Prince captó el poder de esta imagen en la sociedad y decidió trabajar con ella exponiéndola no en relación al tabaco sino focalizando en el poder del cowboy y su entorno, aspectos muy valiosos a la sociedad de entonces, libertad, fuerza, libre empresa, movilidad, masculinidad, caballos, autos, motocicletas, todo convergía a reforzar la identidad masculina en esa sociedad lejos de las urbes sofisticadas, esencia, verdad a ultranza.

En cuanto a Sherman, si bien en la conversación se hace referencia a que la artista juega desde sus comienzos al juego de las niñas disfrazándose y maquillándose como opuesto equivalente al macho cowboy, nos permitimos no estar de acuerdo con esa apreciación, creemos que  desarrolla roles de mayor complejidad en la sociedad, desenmascarando al enmascarar.

Tanto Sherman como Prince parecen ejercer una fuerte crítica a la sociedad a partir de una gran fascinación con la sociedad misma y con las imágenes que manejan porque saben claramente que esas imágenes no son inocentes, como en el caso de la obra “Spiritual America” una re-fotografía de Garry Gross, de intención publicitaria y muy polémica,  en la que aparece fotografiada Brooke Shields  con sólo10 años de edad, maquillada y sin ropa. El título mismo es una apropiación de otra fotografía tomada en los años 30 que aludía a la crisis de entonces. Así es que Prince realiza una múltiple apropiación para llamar la atención sobre la forma en que la publicidad trata las imágenes de personas en los medios, el arte y la cultura popular.

Por otro lado Sherman emplea su cuerpo como soporte y como escultura y su maquillaje como pintura, sea sofisticado o grotesco su trabajo está cargado de intención, emplea partes anatómicas que agrega como prótesis que transforman su cuerpo en otro porque también cuestiona cánones de belleza y estereotipos,  todo lo cual entra en su composición artística. Es una de las artistas más completas y performaticas dentro de la fotografía.

Ambxs artistas se fueron revelando con el tiempo, pasaron de los métodos analógicos a los digitales , se iniciaron en los 70 y siguen vigentes hoy.