Giambologna, Michelangelo y la Capilla de los Medici en Dresde

0
0

La exposición A la sombra del tiempo. Giambologna, Miguel Ángel y la Capilla Medici presenta estas obras maestras  del escultor Jean de Boulogne, (1529-1608), llamado Giambologna.

Entre 1524 y 1534 Miguel Ángel realizó un conjunto escultórico en la capilla de los Medici en Florencia, momento destacado incomparable de la escultura del Renacimiento. Especialmente sus personificaciones monumentales de los momentos del día, en el sarcófago de Giuliano y Lorenzo de Medici, sirivieron de modelo a muchas generaciones de artistas, debido a su desnudez casi chocante y a las poses atrevidas.

Dentro de las muchas réplicas de los tiempos de Miguel Ángel, las cuatro estatuillas de pequeño formato en posesión de la Colección de Esculturas de Dresde ocupan un lugar destacado.

En esta suposición de que las estatuillas son obras tempranas de Giambologna, que puede considerarse como el escultor más importante de Europa entre Miguel Ángel y Bernini, el curador realizó una intensa búsqueda de la autoría, que antes no estaba clara. La exposición dibuja una imagen fascinante del intercambio cultural entre Florencia y Dresde a mediados del siglo XVI. Otro punto destacado es el trabajo actual de los científicos en el museo, cuya investigación finalmente hace posibles tales atribuciones.

La Colección Estatal de Arte de Dresde (Staatiche Kunstsammlungen Dresden, SKD) es uno de los complejos museísticos más antiguos y significativos del mundo, con 14 museos y tres instituciones, el Fondo de Arte, el Archivo Gerhard Richter así como las bibliotecas de arte de Dresde, Leipzig y Herrnhut. La colección SKD procede de las colecciones iniciadas en el siglo 16 por los príncipes electores sajones, especialmente de la cámara de arte levantada en 1560 en el Palacio de Dresde.

Con el espíritu del Renacimiento tardío, la cámara de arte disponía de una colección universal con pretensiones enciclopédicas, un fuerte acento en instrumentos de todo tipo y en innovaciones tecnológicas. El carácter especial de la colección de Dresde, que ha llegado hasta nuestros días, le llegó en el siglo XVIII, gracias al buen gusto de dos príncipes, Augusto el Fuerte (1670-1733) y su hijo Augusto III. (1696-1763). Augusto el Fuerte fomentó una ampliación sistemática de los fondos, con especial atención hacia la porcelana y las alhajas. Durante su gobierno se levantaron, hacia 1720, las primeras colecciones especiales, a las que pertenecen, entre otras, la Bóveda Verde, la Colección de Esculturas y el Gabinete de Grabados en Cobre. A su hijo le debemos fundamentalmente la ampliación de la galería de pintura que, gracias a la adquisición sistemática de colecciones completas durante la mitad del siglo XVIII, se convirtió en uno de los museos más significativos de Europa. Tampoco debe olvidarse que la colección de Dresde fue una de las primeras en ser accesibles a un determinado público. En el año 2010 se celebró el 450 aniversario de la creación de la Colección Estatal de Arte de Dresde.

Compartir
Artículo anteriorSan Juan de la Cruz, poesía mística
Artículo siguienteMonet/Boudin en el Thyssen-Bornemisza
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.