“Programar es mi modo de realizar curaduría”, entrevista a Kathy Brew

0
0

Kathy Brew es una cineasta y curadora estadounidense que se encuentra desde abril hasta agosto en Lima, Perú,  por una beca del Programa Fulbright Scholar. Ha sido curadora invitada del Documentary Fortnight del MoMA (2017 y 2018) y ocupará el mismo rol para la edición 2019, que tendrá lugar en febrero. Presentó su última película Design is One: Lella & Massimo Vignelli, en la segunda edición del Festival de Cine Experimental de Montevideo, Uruguay. Estuvo presente asimismo en la 5ta edición de Construir Cine, Buenos Aires, Argentina, donde la conocimos y le propusimos esta entrevista para Leedor.

Los cruces que se dan en la práctica profesional dentro del campo cinematográfico, en la figura de Kathy, son muy interesantes, tanto para conocer cómo la curaduría es parte de las diferentes instituciones de Nueva York actualmente, como para reflexionar en torno a los programas que se llevan a cabo en nuestras instituciones. Relaciones entre curaduría y programación, curaduría y gestión y particularmente aquí, entre curaduría y realización cinematográfica. En este sentido, resulta interesante pensar de qué manera el modo de abordar su trabajo se fundó en diferentes preguntas que necesariamente están geosituadas y desde ahí deben leerse para generar una posible apertura de las fronteras en nuestra práctica cotidiana.

Lo primero que preguntamos a Kathy, en lo que sería el comienzo de un diálogo, fue su impresión de la escena local, en su paso por los diferentes países de la región y su estadía en Lima, Perú.

Kathy Brew – Estoy en Lima desde abril y hasta el 1 de agosto. La primera semana de mayo, me invitaron a participar en Montevideo Cine Experimental II, donde mostraron dos de mis películas, DESIGN IS ONE, un documental sobre diseñadores italianos, Lella y Massimo Vignelli (www.designisonefilm.com) y una mucho más temprana: MENSAJES MIXTOS. Ese es un documental experimental sobre los estereotipos de género en la cultura popular que ha adquirido mayor resonancia en estos días debido a todas las conversaciones en torno al movimiento “yo también”. Y fue genial, porque pusieron subtítulos en español en ambas películas, por lo que se pueden mostrar más fácilmente aquí en América del Sur. Ambas películas tuvieron una muy buena respuesta, así que fue una gran experiencia para mí.. Allí me encontré con otros realizadores de cine, curadores, artistas y programadores. Entonces, en general, fue una experiencia muy interesante para mí encontrarme con otros colegas de las artes de los medios aquí en el hemisferio sur. En tanto realizadora, profesora de cine arte y curadora invitada del MoMA para el Doc Fortnight durante los dos últimos años y donde estaré también participando de la próxima edición en 2019, mi interés está orientado por supuesto a encontrar algunas posibilidades interesantes a ser consideradas para la próxima edición del Festival del MoMA. Esta relación que establezco entre mi estadía aquí y mi trabajo en Nueva York, tiene que ver con que si bien es posible googlear y conocer a través de los diferentes sitios web las producciones cinematográficas actuales, también sabemos que encontrarse con las personas directamente, conversar y conocerse, permite encontrar trabajos de una manera diferente, viniendo y estando aquí en América Latina. Por eso estoy en Lima con mi beca Fulbright, conociendo y buscando trabajos para la edición del año próximo. Estoy aquí buscando material internacional, me interesa encontrar realizadores locales y  por ello estoy conociendo programadores, curadores y realizadores. También estoy trabajando en mi propia producción, trabajando con un metraje que mi compañero, Roberto Guerra, originario de Lima, y yo filmamos con comunidades de tejido en la región de Cusco. Asimismo estoy trabajando en hacer una cartera de fotos de ese mismo proyecto.

JP – ¿Cuál es tu particular interés en América Latina?

KB – Creo cada región tiene su historia y su sensibilidad particular, he venido a Perú por 20 años aproximadamente, ya que mi socio era de Perú. Me interesa mucho Latinoamérica, creo que su historia, su actividad cultural, son muy interesantes y quizás el norte del mundo no conoce completamente y es tiempo de que lo haga.

Kathy ha sido curadora del NY Video Festival del Lincoln Center y Codirectora del Festival de Cine y Video Margaret Mead en el Museo Americano de Historia Natural. Teniendo en cuenta que se trata de diferentes ámbitos institucionales indagamos sobre cuáles son los criterios que diferencian las curadurías en los estos espacios.

KB – Cuando trabajé como curadora en el Festival de Cine de Lincoln Center, buscaba video arte, luego el Festival en el Museo de Ciencias Naturales fue orientado al cine documental internacional porque Margarete Mead, fue una reconocida antropóloga que trabajó durante mucho tiempo en el Museo, y en algún sentido, nos guiamos con la idea de que ver películas de otros lugares es una de las mejores maneras de comenzar a aprender acerca de ellos, si no existe la posibilidad de viajar.

En el caso del MoMA el interés está en mostrar algunos de los mejores productos internacionales del cine.  No es un festival industrial, no hay premios, no hay jurado, no es la alfombra roja, es una programación de cine en un Museo. Mi interés es mostrar un espectro internacional de enfoques innovadores para el cine documental. Con una variada selección de películas y cortometrajes de todo el mundo, el festival destaca los estilos vibrantes y variados de cineastas independientes emergentes y establecidos en todo el mundo, películas de temas sociales, híbridos, documentos experimentales, animados y nuevos medios. Mi modo de realizar la curaduría es también programar, entonces se trata de ver qué está pasando en el cine en este momento y luego seleccionar, incluso realizaciones de diversos países de origen, estilos o realizadores emergentes y otros ya reconocidos que se colocan en una misma programación, todos juntos por más diferencias que esto implique.

JP- ¿Siendo que tu rol en el MoMA es de curadora invitada, cuál es la relación con los curadores en jefe?

KB – Estoy involucrada en este programa (Documentary Fortnight Festival) como curadora invitada, en ese sentido no soy un miembro del staff.  Fui invitada a formar parte del festival hace dos años y nos fue muy bien así que me llamaron para participar nuevamente en 2018 y ahora para 2019.  Participo en el Departamento de Cine de diferentes reuniones sobre la programación de todo el departamento y tengo un escritorio en ese sitio en el que trabajo pero no estoy todo el tiempo allí. Ahora estoy en contacto porque estoy aquí en América del Sur trabajando en mi propio interés para realizar una curaduría que será producto de mi paso por la región. Trabajo también con asistentes que son parte del equipo y cuando el festival sucede, básicamente vivo en el MoMA, estoy allí para todas las actividades. Soy curadora invitada, lo cual es incluso mejor para mí, porque me permite trabajar en mis propios casos. Iré también al Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam, al que fui el año pasado y volveré a ir este año, es un gran festival. Pero será interesante ver lo que surgió de América Latina después de pasar estos meses aquí.
Kathy es también realizadora cinematográfica, y constantemente surge en su relato una relación con su trabajo como curadora y especialmente con su modo de acercamiento a los nuevos realizadores y productos que luego trabaja en sus curadurías.

KB- Creo que es muy interesante ser programadora y realizadora al mismo tiempo porque permite ver el trabajo de otra manera. Ser cineasta y curadora me da una forma diferente de ver el trabajo de otros filmmakers, creo que puedo ver cosas de un modo diferente a quién es sólo curador/a. Es como en cualquier otro ámbito, si has estado ahí, si se pone en juego tu experiencia, es posible ver las realizaciones de otro modo. Creo que ambas cosas se involucran mutuamente, siempre le digo a mis estudiantes de cine que una de las mejores cosas que pueden hacer es ver otras realizaciones, no ligado a la copia, pero eso permite ver otras miradas, otros estilos, quizás se establece como una inspiración, ves la película no sólo para ver la historia, la técnica, sino que hay cuestiones sobre las que se aprende viendo películas.

Reiteradas veces Kathy hizo referencia a cómo su estadía en América Latina permite otra vinculación con realizadores, productores y programadores de la escena local, y de este modo acceder a producciones que podrán ser consideradas para su próxima curaduría en el MoMA.

KB – En cuanto a cómo obtengo las películas … Hay una variedad de métodos. Para empezar, pido a mis colegas sugerencias de diversas regiones y el hecho de que pase 4 meses en América del Sur, conociendo a más personas en el mundo del cine y los medios, creo que me permitirá conocer una producción que de otro modo no hubiera conocido.

Cuando obtenemos estas recomendaciones de diversos especialistas de diferentes regiones,  con un colega en el departamento de cine exploramos a través de la web. Antes de que existiera la web, era mucho más difícil la tarea de estar al tanto de películas de todo el mundo. El hecho es que hay tantos festivales de cine internacionales con sitios web, que resultan una fuente importantísima para buscar títulos que suenen interesantes. Por ejemplo, hay festivales que ocurren antes del Festival Doc Fortnight del MoMA, a los que accedemos con el fin de ver trabajos recientes de no ficción para ver si hay alguna producción que pueda ser de interés y entonces solicitamos los links, ya sea a cineastas o sus distribuidores. Los distribuidores conocen el departamento de cine del MoMA, y específicamente el Doc Fortnight, por lo que también envían nuevos títulos sugeridos para que los consideremos. Y dado que Doc Fortnight ha existido anualmente durante casi 20 años, los cineastas también nos contactan directamente para que consideremos su trabajo. Por lo tanto, es una combinación de mi curaduría individual, trabajar con colegas y cineastas específicos, así como investigar en la web. Además, otros curadores / colegas del departamento de cine del MoMA me remiten a títulos que se deben considerar.

Asimismo, como mencioné durante las dos temporadas anteriores en que fui curadora invitada del MoMA, he asistido a IDFA, un festival internacional documental que tiene lugar cada noviembre en Amsterdam. Este es probablemente el festival de documentales más grande en el que cineastas, distribuidores, programadores, editores, etc., provienen de todas partes del mundo, por lo que es una excelente forma de ver producciones. Mientras estoy allí, asisto a las proyecciones de muchas películas, tengo reuniones con cineastas y también participo en una sección llamada DOCS FOR SALE. Esta sección presenta películas que pueden no estar en el festival pero que están disponibles para su consideración. Encontré películas en este festival que incluí en cada año en el Festival Doc Fortnight. También quiero asegurarme de que incluyamos al menos un programa que trate sobre no ficción y nuevos medios. Entonces, en ese caso, cada año he invitado a una organización que se especializa en este campo, porque no tengo tiempo suficiente para curar películas y luego proyectos de nuevos medios, y hay algunas entidades que realmente se están especializando en esto. Entonces, por ejemplo, en 2017, invité a personas de National Film Board de Digital Studios de Canadá para mostrar una gama de proyectos que han salido de sus estudios digitales: documentales interactivos, historias móviles y proyectos de realidad virtual y aumentada. Y para el año 2018, invité a los productores ejecutivos del nuevo Co-Creation Studio en el MIT Open Documentary Lab para exhibir la no ficción colaborativa de vanguardia a través de plataformas y tecnologías innovadoras, rastreando cómo los documentalistas colaboran con ciudadanos, comunidades y académicos de todas las disciplinas. y ahora usando algoritmos.  
El objetivo es tener un amplio espectro de trabajos de no ficción recientes e interesantes, a nivel mundial, tanto estilos y géneros -funciones y cortometrajes- así como temas sociales, híbridos, experimentales, etc. Y para mostrar producciones que podrían no ser consideradas desde “los sospechosos habituales”.  Intento seleccionar un trabajo interesante que no se haya visto antes en Nueva York. Aunque, en mi opinión, el “premiere status” requerido por muchos festivales de cine no sirve al público ni a los cineastas.

La primera voz del plural en este relato responde al trabajo que realizamos en conjunto para esta entrevista, por un lado con María Pichot, con su dominio del inglés, y por otro, con Ricardo Manetti, en la organización de las preguntas y el pensar la riqueza de este diálogo para la escena local. A ambos, infinitas gracias.