Una hermana

0
0

Jóvenes directoras egresadas de la Fundación Universidad del Cine de Buenos Aires, Sofía Brockenshire es canadiense y Verena Kuri, alemana. Tal vez cierta distancia les permite introducirse en el terrible mundo de la desaparición de mujeres en Argentina. Más precisamente en una zona rural, Empalme Lobos a unos kilómetros de Buenos Aires.

Ambas codirigen su ópera prima luego de ganar una beca de estudio en la Biennale College de Venecia y de estrenarla en aquel festival. Se animan a ese tema candente: la desaparición de una joven de 20 años, y qué queda hacer frente a esto.

La película inquieta, molesta, lo que se sugiere, inmediatamente después parece negarlo, para después volver a instalarlo. La soledad de esta hermana (impecable Sofía Palomino) que debe enfrentar la denuncia frente a la policía o al fiscal es desoladora. A nadie parece importarle los detalles de por qué desapareció Lupe, ni se registra su nombre, su identificación o la ropa que llevaba. Uno verá muchos casos a través de éste, podrá imaginar muchas cosas, lo que realmente pasó lo que podría pasar.

Ante una madre paralizada, Alba mueve la historia hacia adelante, bajo su punto de vista la película ella es la que da pequeños pasos hacia una posible resolución, para eso el guión apela a la elipsis constante, a una notable reducción del diálogo, al insert de un juego de niños en un vagón abandonado, a los planos neblinosos del campo en invierno en la fotografía de Roman Kasseroller, Federico Lo Bianco y Andrés Hilarión. El bebé que deja Lupe en un momento se irá solo en la noche y hasta que Alba lo encuentre (también con elipsis ahí) caminará entre los pastizales o en la calle solitaria alejándose de su casa de chapa. Momento angustiante de esta película que pone en el centro qué pasa con una hermana, con una familia, con una sociedad cuando una chica de 20 años desaparece.

Pero ese punto de vista se desdobla cuando aparece la patrona de Lupe, (Adriana Ferrer) ella también parece verla caminando por la ruta y puede tener una sospecha. En ese desdoblamiento la película se vuelve a llenar de más preguntas sin agotarlas.

A unos días de un nuevo Ni una menos la película potencia todas los reclamos y todas las denuncias. Hay que verla.

Bama 21.10 hs.
14 JUNIO en el Gaumont