María Alvarez sobre Las cinéphilas

0
0

El jueves 31 se estrena en la Sala Lugones este documental que retrata con amorosidad infrecuente a un grupo de mujeres mayores y su pasión por el cine. Sobre ellas, sobre el arte, la soledad y el tiempo charlamos con María Alvarez, su directora.

Alejandra Portela: María, es poco frecuente el recorte que hiciste, observando las necesidades o intereses de las mujeres mayores que parece que tienen menos oportunidades o espacios para hacerse escuchar, ¿en qué momento y como se te ocurre la idea de juntar a estas señoras, todas maduras, todas furiosas cinefilas?

María Alvarez: Vengo compartiendo las funciones de la tarde con estas señoras desde que era estudiante de cine. Todos las vimos y las vemos siempre, ellas son un gran sostén de las salas culturales. Hace unos años decidí filmarlas porque me parecía que en ese ir al cine se representaba cierta dimensión del tiempo, el tiempo lineal y el que se desdobla cuando vemos una película. Y de este desdoblamiento temporal, surge la relación entre la realidad y la ficción. Los años de vida de estas mujeres y la cantidad de historias que vieron.

AP: A todas las conociste yendo al cine? ¿Costó mucho que abran ese mundo tan particular, porque aparecen haciendo cosas que no es solo ver películas?

MA: A algunas las conocí en las salas en donde filmé (y donde voy al cine). A otras en festivales y cursos de cine para la tercera edad. Creo que el hecho de que nos hayan abierto las puertas de sus casas y sus vidas tiene mucha relación con su ser “cinéfilas”. El cine te abre la cabeza a otros mundos y a otra gente. Las salas de cine son espacios de confianza, uno sabe que los de alrededor se suben a un mismo barco. Es como un viaje, se comparte una experiencia.

APPor qué contar tu historia relacionada con estas tres ciudades? Madrid, Montevideo y Buenos Aires. Lo interesante es que hay que reconocerlas por algunos signos, no hay ningún tipo de señal gráfica que indique de qué espacio se trata.

MA: No me interesaba remarcar que se trata de ciudades diferentes, no tiene importancia. Lo que buscaba son los puntos en común, estas mujeres que van al cine todos los días y utilizan esa cita como organizadora del tiempo. Filmé en varios lugares por cuestiones laborales y personales, tenía que viajar a estas ciudades y busqué allí a las protagonistas.

AP: Le diste un protagonismo muy especial a Lucia, de Montevideo. Por qué?

MA: No creo que yo le haya dado un protagonismo especial. Lucía tiene una personalidad fuerte y muy atractiva. Es una mujer que, vaya donde vaya, terminará siendo la estrella del lugar. Es así ella, así como las otras tienen otros encantos.

image-2018-05-30 (1)

AP: Me encantó lo del Festival de Mar del Plata, Un acercamiento diferente a lo que vivimos como periodistas o uds como realizadores. Toda esa cinefilia corriendo de una pelicula a otra.

MA: Sí, puede ser. Como una especie de “backstage” del Festival.

AP: ¿Con cuál de estas mujeres te sentiste más identificada?

MA: Cada una de ellas es una pincelada de un único personaje: mi propio futuro. Me siento identificada con algo de cada una.

AP: El tema del paso del tiempo es algo que tratás muy bien. Primero con esa reunión en torno a la lectura de Proust pero ademas con lo que significa el cine para estas mujeres. Cómo se entrelazan ambos momentos. También esta el interes de Paloma por las clases de actuacion y canto.

MA: El tiempo es un tema inabarcable, muy difícil de poner en palabras o imágenes. En ese grupo de lectura de Proust se explicita lo que intentaba esbozar sobre el tiempo. Cuando fui a filmar no me di cuenta de lo importante que terminaría siendo ese encuentro de lectura en el documental, lo descubrí en la edición. Y quedé fascinada, con el grupo y con Marcel Proust, tanto que ahora estoy trabajando en un documental sobre eso y leyendo “En busca del tiempo perdido”.

AP: Dentro del relato tu intervención es casi nula, hay momentos en que aparece el reflejo de la cámara o alguna pregunta que ellas te hacen. como manejaste esto.

MA: Con mi reflejo o mis breves intervenciones intenté construir un leve “detrás de cámara”, que se intuya que era una mujer más joven la que intentaba capturar el futuro. En general, los documentales son registros de hechos que sucedieron en el pasado o están sucediendo, en realidad si fueron registrados siempre van a ser hechos del pasado, pero pueden ser eventos que siguen vigentes.

Yo buscaba algo bastante imposible: registrar eso que va a suceder, mi futuro. ¿Cómo registrar algo que aún no sucedió y que quien sabe si suceda? Quizás este sea el componente de ficción que muchos espectadores ven en el documental.

AP: ¿Como fue el proceso de producción, es coproduccion verdad?

MA: “Las cinéphilas” es una película ultra independiente. Tuvimos un aporte muy pequeño del INCAA para la postproducción, lo que nos permitió terminarla. El resto fue todo hecho de manera artesanal por nosotros dos.

Es una co-producción en tanto y en cuanto a que el documental lo produjimos y lo realizamos mi compañero, Tirso Díaz, que es español, y yo, que soy Argentina. Pero no es una co-producción formal, es más bien una co-producción artística y amorosa.