Anselm Kiefer: FÜR ANDREA EMO / Para Andrea Emo en Pantín Paris

0
0

Exclusivo para leedor, desde París

Kiefer iconoclasta

A letter from Anselm Kiefer to Thaddaeus Ropac, 19 Septiembre 2017. Lo que viste el otro día como modelo para la exposición ya no existe. He cambiado la exposición por completo. Le envío partes de mi diario para que pueda ver lo que sucedió, si lo desea, puede incluir algunos pasajes en el catálogo. Te dejaré decidir qué partes quieres usar. Anselm

Für Andrea Emo del puño de Kiefer abre la sala. En el fondo una vitrina alberga una gran resto rocoso sobre el cual cuelga una plancha de metal que podría haber formado parte de algún conjuro poético mientras sedimentos de óleo brotan como hallazgo conservados de la acción del fuego. A los costados dos obras pictóricas monumentales abren la exhibición.

kieffer2

La galería que alberga esta nueva exposición de Kiefer se encuentra al noreste en las afueras de la ciudad, en una zona que algunas vez mostró chimeneas humeantes. En lo que fueran los suburbios de Paris, hoy se asientan grandes empresas en esta zona, y así lo hizo hace 6 años Thaddaeus Ropac, recuperando con estilo industrial lo que hoy es la galería, nos cuenta el Director Xaver Von Mentzingen, recordando también que fue el mismo Kiefer quién abrió el espacio en 2012.

La galería está ubicada en Pantin Paris, y tiene el llamativo trasfondo urbano que abre esta nota. Kiefer decide a poco tiempo de la inauguración intervenir todas sus obras con plomo líquido. Acción que realiza de inmediato destruyendo y regenerando pinturas que lo habían acompañado desde hace más de veinte años. Es el caso de Original Sin, obra que comienza en un paisaje en 1986 y se transforma durante el verano de 2017. Es así que todas las obras mantienen dos fechas, la primera hace referencia aquellas con las cuales se hubiera abierto la exhibición en el verano de 2017, las segundas son las que corresponden a la acción iconoclasta de Kiefer.

Für Andrea Emo es una muestra que regenera a Anselm Kiefer y su obra en una nueva investigación poética. Desarrolla esta acción destructiva sobre pinturas “que no quería seguir mirando” escribe en su diario, y vertiendo el líquido humeante vuelve las obras carbonizadas en “úlceras purulentas”, que en algunos casos redescubre al quitarle la venda de plomo.

kieffer3
En el diario de Kiefer, vuelto el catálogo de la muestra, el artista vuelca sus preguntas, pero también sus acciones, recreando momentos, pensamientos, nostálgico pero enérgico, sabedor que con nuevas herramientas algo está emergiendo:

Jueves 11 de mayo 2017, 23:27hs. Trabajo un poco más en las dos estructuras de contenedores, ¿pueden las dos experiencias que uno tiene, al ingresar a estas estructuras, compararlas con las que tiene antes de una pequeña pintura? como lo has visto una vez más en el área metropolitana de esas maravillosas imágenes de manet, monet, van gogh. Cuando todavía pintabas principalmente cuadros, nunca te habías sentido atraído por tales obras, y rara vez visitabas museos.
Pero ahora que estás haciendo estas instalaciones, sientes una atracción hacia estas imágenes. Como si lo visitaras para dragar algo del pasado, algo descuidado. te interesa cómo Manet, con este pequeño implemento, puede evocar una cara, una ola, un espárrago.

En comunicación con la sala principal se abren tres salas más que se llenan de plomo líquido en grandes dimensiones. En algunas se logra divisar un paisaje, unas flores, un descampado. En otras la acción destructiva es completa. La acción de Kiefer es terminante, un conjuro de metal que revistiendo su obra devuelve nuevas marcas, nuevas materialidades ahora fundidas unas a las otras.

kieffer5
La exposición reúne 18 obras pictóricas y 3 instalaciones, todas en formatos monumentales, donde la obra pareciera devorar al espectador a medida que se acerca. La luz ingresa de lleno en la sala resaltando la materia, los mantos envueltos de plomo sobre la tela abrazando el espacio, la escritura en la obra, el óleo metálico cubriéndolo todo.
“En la base de Moldavia, las piedras se están moviendo” reza el titulo de una de las obras de mayor formato de la exhibición. En ella notamos que el metal la había devorado. Fue levantado todavía caliente para ser moldeado en paños que se envuelven en si mismos, llevándose parte del óleo original del obra, dejando marcas de fuego y primeras capas que nunca habían estado expuestas mezcladas con la negritud del ardor. En medio una roca pareciera estar a punto de caer, sostenida por el doblez brota de la pintura, como si siempre hubiera estado allí solo restaba arrancar en plomo la vieja superficie de empastes.

Cinco edificios, 2000 metros cuadrados de exposición en unos 5000 metros total con jardines incluidos, se levanta esta Galeria Thaddaeus Ropac. Xaver Von Mentzingen nos cuenta que fue el mismo Anselm Kiefer que abrió hace seis años el espacio, y que desde entonces los artistas convocados reciben una maqueta del espacio para poder diseñar sus intervenciones.

kieffer4

Para esta ocasión Anselm Kiefer preparó junto con Thaddaeus la exposición para el otoño de 2017, como una exhibición que se habría compuesto de diferentes trabajos de su carrera. Pero fue durante el verano de ese mismo año que Anselm comienza a ver a esta posible exposición demasiado afirmativa, bella y decide cambiarla. Es ahí cuando escribe a Thadddaeus Ropac la carta que encabeza la nota, dándole a conocer que había decidido cambiar toda la exposición leyendo al filosofo italiano Andrea Emo, nihilista que vivió entre 1901 y 1983, que desarrolla su obra alrededor del acto iconoclasta.

En la última sala dos grandes vitrinas nos invitan a entrar al lenguaje más clásico que conocemos del artista, referencias mitológicas y religiosas. Sin embargo demasiados detalles del paso del fuego y la acción deconstructiva nos sitúa en nuevos escenarios.
Las flores manchadas en metal, los campos en negritud por la acción del líquido fundente al rojo vivo. Ingresamos a la sala donde encontramos la obra que da nombre a la muestra, Für Andrea Emo (2015-2017), intentamos mientras la recorremos con la mirada individualizar los momentos en la acción del artista, la pintura, el empaste, los colores, el fuego, la purga, el liquido en llamas, pero la obra se vuelve indisoluble. La fundición es completa.

Jueves. 15 de agosto 2017. 14:15hs. m. se ha ido. has encendido un cigarro. ahora eres una vez más el escenario vacío en el que realizas varios dramas. ¿Qué vas a pintar? trajiste las fotos de Hyde Park. Las hojas rojas doradas parecen más radiantes aquí. Todavía hay dos fotos aquí, el durmiente del valle, ahora te parecen mejores que antes. un toque de impresionismo refractado. Pero aún no hay un punto de inflexión.

Mirá nuestras recomendaciones sobre Kiefer, especialmente las películas sobre su vida, de acceso gratis online, en esta nota.