CA2M cumple 10 años

0
0

El CA2M cumple 10 años y los encuentra con inauguraciones, proyectos de mejoras en el espacio y una clara mirada de hacia donde se dirige el trabajo de este espacio de arte público ubicado a las afueras de la Ciudad de Madrid.

Estar en Móstoles tiene desventajas y oportunidades para la producción artística, y la gestión de un espacio de arte. Móstoles se encuentra a 20 minutos de tren de la ciudad de Madrid, sin embargo las costumbres muchas veces son más fuertes que las distancias, y se hace difícil que el público de Madrid viaje hacia Móstoles. Esto que parecería una desventaja, Rosa Naharro encargada de comunicación del espacio, lo entiende también como una posibilidad de gestión descentrada pensada en la comunidad. Es así que el Centro de Arte 2 de Mayo, nombre que lleva por el levantamiento contra la ocupación napoleónica, aprovecha estar en los márgenes convencidos que sus propuestas no tendrían la misma acogida en el triángulo Reina Sofía-Prado-Thyssen, con una clara afluencia constante de turistas.

Una mirada comunitaria, con propuestas populares, de punk, género, queer, ecología y performance no habría construido el público fiel, que asegura Rosa Naharro, si estuvieran en el centro de la ciudad. La gestión pública y la apuesta por el sur, la construcción de un público propio y la necesidad de dejar atrás la concepción del espacio de arte como un lugar solo para intelectuales, les ha abierto un lugar importante tanto en el panorama nacional como internacional.

En estos años el CA2M, ha realizado intercambios artísticos e intervenciones con el MALBA de la Ciudad de Buenos Aires y con diferentes espacios en México, entre otros países, buscando en estas itinerancias posicionarse como uno de los referentes de Arte Contemporáneo de España.

Con tantas muestras individuales como colectivas, el Espacio se prepara, con la dirección de Manuel Segel, segundo director del Centro, para arrancar su segunda década tratando de borrar las barreras simbólicas y materiales que todavía existen con la comunidad. Para esto se proponen eliminar las puertas de vidrio, marcas de institucionalidad, espacios cerrados, transparentes pero difícilmente penetrables, por un vacío poroso a la construcción comunitaria.

Entenderse parte de la comunidad lleva al CA2M a pensar las acciones, muestras, curadurías y organización de su espacio como herramientas vinculantes con la comunidad que los acogió en el 2008 cuando el Rey Juan Carlos y la Reina Doña Sofía inauguraron este espacio dedicado a la práctica artísticas contemporánea.

Entre los artistas de Móstoles se desataca Fernando Sanchez Castillo que en este momento se encuentra participando de la muestra colectiva en el Museo de Arte Contemporaneo (MUSAC) de Castilla y León. Siendo uno de los referentes de los artistas de la ciudad, Fernando es también muy respetado por su comunidad, siendo recordado con alegría por aquello que despierta en sus presentaciones. Mas allá su última exposición en el CA2M recogió un gran acompañamiento.

Julia Espinola (Madrid 1979) participa con Lubrican “una muestra individual en las que inicia a través de una práctica con el lenguaje y la materia una repetición de gestos elementales ejecutados por el artista, empujar y comprimir la materia para luego soltarla, contraponiendo así las figuras volátiles e inestable que resultan”, afirma Beatriz Herráez curadora de la muestra.

El CA2M se muestra con mucha vitalidad. Esto les permite trabajar con curadores externos para cada proyecto desde dos perspectivas, el acompañamiento e impulso de artistas que se encuentran en la mitad de su carrera, y aquellos que ya han sido reconocidos por sus comunidades y a nivel nacional. Además impulsan acciones educativas para jóvenes y adolescentes como Espacio Mutante, actividades para adultos, y para la familia, en una clara demostración que construir comunidad es una tarea cotidiana.