Mamá está más chiquita, Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira

0
4

Hay toda una línea de obras donde un personaje masculino requiere un cuidado especial, ya que es un chico diferente: Mi hijo solo camina un poco más lento, Como si pasara un tren, El inestimable hermano y también Mamá está más chiquita. En este caso la inocencia de la mirada de Diego transforma todo en un relato fantástico. Y para poder asimilar las realidades más terribles también nos hace falta un poco de magia. De eso se trata esta pieza, de ese polvo mágico que necesitamos para transformar lo cotidiano en algo extraordinario, para seguir soñando. Si bien, antes de entrar a la sala yo esperaba un argumento de ciencia ficción, como el de la película Querida, encogí a los niños, me encontré con algo totalmente distinto, un texto donde el empequeñecerse se vuelve metáfora.

Las actuaciones de  Débora Turza, Tomás Wicz, Paloma Sirvén, Juan Manuel Barrera Hernández y Beatriz Dellacasa están más que logradas. Las voces todas con un amplio registro y mucha potencia, embellecen el relato a cada paso. Los músicos en vivo son un lujo aparte. Una producción de estas características en los tiempos que corren y con tantos talentos solo merece ser aplaudida de pie. La expresividad de Turza que con su cara nos dice todo, resulta realmente conmovedora. Todos componen personajes entrañables y nos generan suma empatía. La dirección de Marcelo Albamonte  realza los valores de este gran equipo.

Este texto nos lleva por los caminos insondables del alma, donde todos podemos ser creadores y donde podemos volar libremente. La música y el texto convergen impecablemente en este trabajo pulido donde cada detalle está pensado y donde el público nunca queda indiferente porque se relatan circunstancias que nos tocan a todos de cerca. Más vale no decir más porque mientras menos se sepa antes de entrar a la sala, mayor será la sorpresa y el goce al descubrir este encantador mundo que propone la obra. Solo debemos llevar intacta nuestra capacidad de asombro y estar dispuestos a que se nos escapen algunas lágrimas de la emoción. Este espectáculo ganador del premio de Bienal Arte Joven 2017 en categoría de Teatro musical no deja dudas de que es muy merecedor de esta distinción. Solo unas palabras más: no pueden dejar de verlo.

Ficha artístico-técnica

Actúan: Juan Manuel Barrera Hernandez (Germán), Beatriz Dellacasa (Alicia), Paloma Sirvén (Clara), Déborah Turza (Rita), Tomás Wicz (Diego)

Libro y letras: Ignacio Olivera

Música y letras: Juan Pablo Schapira

Dirección musical: Juan Pablo Schapira
Arreglos vocales: Juan Pablo Schapira

Asesoramiento coreográfico: Diego Bros

Músicos: Matías Menarguez (batería), Martín Rodríguez (guitarra y bajo), Juan Pablo Schapira (piano), Juan Ignacio Unzurrunzaga (cello y bajo)

Vestuario: Marisol Castañeda

Escenografía: Lucila Rojo, Gastón Segalini

Diseño de Luces: Samir Carrillo, Caio Senicato

Maquillaje: Betsabé Solange

Asistencia de dirección: Augusto Moreno

Diseño gráfico: Martín Bayne

Fotografía: Juan Ignacio Coda, Tatiana Boria

Redes y audiovisuales: Tatiana Boria y Agustina Boria

Prensa: TEHAGOLAPRENSA

Asistencia de producción: María Candelaria Olivera

Producción: Sebastián Ezcurra

Dirección: Marcelo Albamonte

EL GALPÓN DE GUEVARA: Guevara 326 – CABA

Localidades $300

Informes y reservas: Tel. 011 4554-9877

Funciones: jueves 20.30 h (hasta el 28 de junio)