#20BAFICI: Dry Martina

0
1

Sexo y lenguaje

Después de Te creís la más linda (pero erís la más puta), ( 2009) el que fuese su primer film y tesis en la Escuela de Cine de Chile. Che Sandoval, sin duda inclasificable director, retorna con la misma dosis de humor negro, audacia y sarcasmo que tuvo también en su segundo largo Soy mucho más que voh. (2014)

Su tema, o sea eje alrededor del cual parten y giran sus relatos es la sexualidad, algo tan ancestral como la vida misma, y tan ligado al lenguaje. Desde donde se ha ocupado en principio al cuestionar el concepto de lo masculino, centrado en la crisis de ese rol en la sociedad en que vivimos. Algo así cómo que es ser macho en la actualidad. Y luego también y como consecuencia directa, del rol de lo femenino, algo así como que es ser una mina hoy, con todo lo que representa esa palabra en el imaginario de ambos sexos. Y a eso lo hace apelando siempre al humor, y en tono de comedia desenfadada. Lo cual le aporta en algunos momentos altas dosis de frescura. Aunque en otras ocasiones las escenas devengan forzadas. Los modos de comunicarnos sexual, y discursivamente, aunque desde lo básico, demuestran una preocupación por marcar los giros linguísticos del español en Chile, y claro en Dry Martina el español que hablamos los argentinos. Y en esto claro tiene algo que ver su actriz principal Antonella Costa, ex pareja de Sandoval en la realidad. Quien en su personaje de Martina da cuenta, que muchas veces el mejor modo de comunicarnos o comunicar empatía pasa por el sexo. Como si las palabras, el modo de decir, o sus diferencias marcasen otros modos de entendimiento, cuando vamos hacia el encuentro de aquello que llamamos amor, tanto los seres humanos, como los animales. Que puede ser nuestro mejor costado, o quizá, el costado que a veces nos limita. También esta la soledad… la búsqueda de una hermana perdida, la música, sus letras, siempre presente el lenguaje.

Dry Martina es otra propuesta coherente y provocadora de su director, en relación a sus trabajos anteriores. Sí, más centrada en el universo femenino, con desparejas actuaciones. Donde y ya partiendo de sus títulos el espectador comienza a reír, aunque no todo pase por la risa.