#20BAFICI: Azougue Nazare

0
1

Fascinante la segunda película brasileña (la otra es As boas maneiras, de Marco Dutra y Juliana Rojas) que compite en la sección mayor del 20 BAFICI.

Se trata del debut en la ficción de uno de los productores del ya prestigioso Kleber Mendonca Filho (Aquarius). Su título, Azougue Nazare refiere al mercurio (Azogue) y a la ciudad Nazaré da Mata, en el estado de Pernambuco, bien al norte de Brasil, donde transcurre una historia mágica compuesta por varias historias a su vez con elementos de la cultura popular,del carnaval, de la influencia de la iglesia evangélica, de la samba como modo de canto contrapunteado, del travestismo, del maracatú, , de las pócimas, de los pai, de los rituales, de la fiesta, la playa (Recife?).

Tiago Melo ya había trabajado en su documental Maracatu sagrado (2016) con esa música heredada de los esclavos negros y en especial con el grupo más antiguo: la Cambinda Brasileira que también aparece aquí. Patrimonio de la ciudad y del pueblo, el maracatú forma parte del sentido de las vidas de esta gente, pero el pastor de la iglesia, un ex integrante converso, acusa ahora a sus adeptos de endemoniados. Allí se sucederán una serie de misteriosas desapariciones de personas, asociadas a unos espíritus de trajes brillantes y movimientos estilizados que se mueven por los sembrados y por las calles de la ciudad, anunciados por el relato con un rayo recorriendo los cables de luz y grandes apagones.

La mujer de Tiao, un grandote bonachón que se trasviste y se hace llamar Catita para participar del maracatú en el más antiguo de estos grupos, tiene un sueño recurrente: que tiene un hijo con el pastor. Tiao o Catita (un hallazgo el actor Vladimir do Côco) descubre que tambíen la Biblia puede ser interpretada con oscuros fines. Interesante en un país donde el poder de estas iglesias es tremendo, y parecería intocable.

Azougue Nazare trae al Brasil profundo, al más vital, enérgico y lo hace girando en torno a Tiao pero de allí como rayos de la rueda aparecen sus amigos que no hacen rap sino samba, la joven mujer del cerrajero, el hijo del pastor, el pai que se esconde perseguido por los demonios y por los evangélicos. Y todo gira como Tiago en medio de la ronda del carnaval.