Mariano Tenconi Blanco habla sobre Todo tendría sentido si no existiera la muerte

0
3

Entrevista a Mariano Tenconi Blanco, dramaturgo y director de Todo tendría sentido si no existiera la muerte

El prolífico dramaturgo y director (responsable de Lima Japón Bonsai, Montevideo es mi futuro eterno, Quiero decir te amo, La fiera, Las lágrimas, Futuro y Walsh. Todas las revoluciones juntas) dialogó con Leedor.com sobre su obra Todo tendría sentido si no existiera la muerte, uno de sus espectáculos más celebrados por la crítica y el público.

Una maestra con una vida rutinaria y un diagnóstico poco estimulante; su vida acabará pronto y –como ella misma sostiene- si no se puede darle sentido a la vida, al menos hay que intentarlo con la muerte. Esta premisa argumental la ligan a la empleada de un videoclub (la obra se desarrolla en los ’80, en una ciudad pequeña) y aun pornostar, Gino Potente, en un insólito proyecto que conmoverán también a su hermana, y a su hija. Los actores están todos estupendos y son Lorena Vega, Maruja Bustamante, Andrea Nussembaum, Agustín Rittano, Juana Rozas y Bruno Giganti.

Un tour de force emocional que dura más de tres horas y que tiene sus últimas funciones en el Centro Cultural San Martín.

Ezequiel Obregón: En esta obra colaboran aportes económicos y de recursos humanos de diversas entidades, incluso con una convocatoria de artistas de Provincia. ¿Cómo fue encarar esta diversidad, qué le significó a la compañía?

Mariano Tenconi Blanco: Poder hacer Todo tendría sentido… fue un arduo trabajo de la compañía. Yo escribí esta obra en 2013 y Carolina Castro me dijo “la vamos a montar cuando estén dadas las condiciones”. En 2015 la obra ganó el Premio Rozenmacher a la nueva dramaturgia que entregan el FIBA y el C.C. Rojas y ahí Carolina creyó que era el momento de salir a buscar instituciones dispuestas a coproducir la obra. Por suerte encontramos algunos gestores culturales que leyeron la obra y decidieron que valía la pena embarcarse en esta aventura. Pero nada de eso hubiera resultado si no fuera por la planificación con la que se fue desarrollando todo el proyecto.

image-2018-04-18 (1)

EO: Desde los medios audiovisuales recientemente se propuso un “retorno” a los ’80, al igual que tu obra. ¿Cómo percibiste ese retorno en los medios, digamos, como Netflix? ¿Qué implicó para vos pensar en la imaginería de los ’80, qué te sedujo?

MTB: Yo escribí la obra en 2013, no sé si ya estaba ese retorno a los 80 del que hablás. En mi caso es, creo, más sencillo. Me interesa trabajar en un tiempo anterior, siento que es más generoso para la ficción, pero no me gusta perder tiempo investigando cuestiones históricas, porque me gusta solo la ficción, entonces por eso decidí instalarla en los 80. Es una época que recuerdo y si algo lo recuerdo “mal” será porque ese recuerdo está adulterado por la idealización de la infancia, lo cual me parece bueno también.

EO: Tras haber realizado distintas obras con la Compañía Futuro, ¿cómo describirías el o los procesos de creación? Tengo en cuenta que hiciste desde espectáculos unipersonales, pasando por obras con elencos con distintos tipos de recurso.

MTB: Siempre pensamos cada proyecto particularmente. Quienes son los actores para ese proyecto, los artistas, el teatro, cómo vamos a producirlo. En cada caso analizamos, antes que nada, qué hacer. Yo no escribo si no acordamos previamente con la Compañía que nos queremos embarcar en tal o cual proyecto, y por qué. Hicimos obras muy diversas en lugares muy distintos, pasando por el Cultural San Martín, el Teatro El Extranjero, Timbre 4 o el Museo de Arte Moderno. Y creo que en ese tránsito fuimos aprendiendo mucho.

EO: En Todo tendría sentido… aparecen diversos imaginarios sobre la mujer: la ama de casa, la chica más punk, la “mujer para desear” (en contraposición a la doméstica, por ejemplo). ¿Qué te interesaba de abordar todos estos perfiles? ¿Sentís que dialogan con los actuales y mediáticos debates sobre el feminismo?

MTB: Siempre me interesó construir mujeres fuertes que están en situaciones complejas. Me interesa mucho el diálogo del teatro con la narrativa, con la novela mayormente, y trabajar en esos bordes. Y en esa línea, la mujer es siempre la protagonista de la novela, sea Anna Karenina, Madame Bovary o Molly Bloom. Respecto de los debates actuales sobre feminismo, seguramente haya mucho para analizar relacionado a la obra y al cuerpo de la mujer como campo de batalla, pero seguramente haya gente mucho más capacitada que yo para hacerlo.

image-2018-04-18 (2)

EO: ¿Cómo podrías definir Todo tendría sentido…? Creo que es tu obra más “abierta”, con más aristas para ser apreciadas por un público más masivo.

MTB: Sí. Ensayando la obra notamos que había algo muy popular en esta obra. Encontramos una estructura de comedia de situaciones que funcionaba muy bien, y decidimos seguirla. Es una obra muy cómica y eficaz, sin perder ciertas aventuras formales. Y tengo un elenco que es una verdadera maravilla. Los admiro y los quiero mucho.

Funciones:

Centro Cultural General San Martín: Sarmiento 1551 (C.A.B.A.)
Viernes, sábados y domingos a las 20:00 hasta el 29 de abril.