#20BAFICI: The Waldheim Waltz

0
0

Kurt Waldheim tuvo un destacado curriculum diplomático, contando con el privilegiado ítem de haber sido Secretario General de la Naciones Unidas durante diez años. Pero previo a transitar ese recorrido plagado de honores vivenció otro cargo, que aunque ha intentado esconderlo en su autobiografía oficial es una marca indeleble que reflotó durante los años 80’: Waldheim fue partícipe activo de una de las masacres nazis más sangrientas de la WWII en Yugoslavia. Este momento histórico es el eje sobre el que se construye The Waldheim Waltz, la última película de Ruth Beckermann, que tras haber participado en la última de edición de Cinema du Reel, se presenta en el BAFICI dentro de la Competencia Oficial Internacional.

Tras recoger la famosa frase de Lincoln que afirma que no se le puede mentir a mucha gente durante mucho tiempo Ruth Beckermann inaugura su película exhibiendo las tensiones producidas en las marchas en Vienna cuando caducó la mentira de Waldheim. Las imágenes capturadas por la directora datan de un momento crucial para la carrera política del austríaco: sucede nada más ni nada menos que en el marco de la campaña de precandidatura presidencial de Austria. De esta manera se presenta The Waldheim Waltz; un prodigioso telar en el que los testimonios personales de la directora se cosen junto con piezas de archivo que incluyen entrevistas televisivas donde se debate sobre el pasado y la investidura de Wladheim, así como también discursos tanto de su autoría como de diferentes portavoces de la comunidad judía austríaca o estadounidense. El desmantelamiento del blindaje político del mandatario se urde con una fluidez atrapante, en donde se logra sintetizar la evolución de la denuncia con el correr de los años.
El involucramiento de la directora en los acontecimientos está en la génesis de la historia y tiene como eco sus reflexiones en off. De todas maneras sus experiencias personales están, en el orden jerárquico de la película, invisibilizadas, dado que la finalidad principal de su testimonio es poder solidificar el cuestionamiento a la figura de Waldheim. La potencia discursiva de la película está más en el tratamiento del tema que en lo que esto atraviesa sentimentalmente a la directora.

Tomando como estructura cronológica los días previos a las elecciones presidenciales, Beckermann logra hacer dialogar el presente (la campaña de precandidatura) con un pasado que ayuda a reconstruir el devenir histórico de Kurt Waldheim. La adopción de su punto de vista no esconde jamás la aversión que siente por esa persona, ni pretende simular una objetividad discursiva que evitaría la manipulación subjetiva de los hechos. A pesar de eso Beckermann da a Waldheim la oportunidad de defenderse ante las acusaciones sin tergiversar sus palabras, para luego contestarle con diferentes voces disonantes que refutan su discurso. Nobleza obliga, tampoco Beckermann deja de admitir, con honda agonía, que la justicia nunca pudo comprobar la injerencia del soldado austríaco en el genocidio nazi.

The Waldheim Waltz es un valioso documento histórico, que paralelamente intenta deconstruir la demagogia en el rol que se arrogó el pueblo austríaco como víctima de los alemanes en la WWII. Waldheim es el símbolo de la amnesia autoinflingida por parte de una sociedad cómplice y colaboracionista del horror, que ante la posibilidad histórica de exorcizar los demonios de la historia optó por mirar a un costado y elegirlo como presidente. El perverso magnetismo (o morbo) de querer escuchar y observar al genocida distraen en alguna medida esta reflexión profunda hacia la sociedad de la que es parte Beckermann. Este cuestionamiento está postulado en la voz de un periodista en un noticiero y luego es sugerido con la negación de algunos transeúntes, que en pos de defenderlo a Waldheim terminan vomitando su antisemitismo. ¿Cómo se destapó la mentira? ¿Quiénes fueron artífices de un encubrimiento tan alevoso tratándose del mandamás de la ONU? Beckermann elude algunas precuelas del momento del destape de la mentira que quizás hubieran fortalecido aún más la exposición del tema. Dicha omisión no debilita la construcción de un documental preciso y quirúrgico sobre una de las figuras políticas más polémicas e influyentes del mundo occidental durante el siglo XX.

Funciones:
14 de abril a las 19:50 hs Village Caballito Sala 7
15 de abril a las 14:10 hs Village Caballito Sala 7