Las Vegas de Juan Villegas abrió el BAFICI2018

0
0

Con una disfrutable comedia como apertura comenzó el 20 BAFICI

La película Las Vegas de Juan Villegas (Sábado, Los suicidas, Ocio, Victoria, Adán Buenosayres) dio inicioal ya clásico festival porteño.

Fuera de un Gaumont vallado y custodiado por patrulleros y seguridad privada se realizó una protesta por el estado de la industria audiovisual.

Tras las palabras de bienvenida de Enrique Avogadro, Ministro de Cultura de la Ciudad, estaba todo listo para que esta verdadera celebración cinéfila comenzara a tomar forma. Los festivales son las películas, claro, pero también el público, los debates, la presencia de figuras y las actividades paralelas. El BAFICI (como sostenía un slogan promocional algunas ediciones atrás) es todo un “clásico del futuro”, porque ya está instalado en la agenda cultural de la ciudad y porque además permite conocer el pasado y el porvenir de las  cinematografías del mundo, además de ofrecer una mirada sincrónica, desde ya. Pero antes de la proyección de la fresca y entretenida Las Vegas, el director artístico del festival, Javier Porta Fouz, se dirigió a los presentes, entre los que se encontraban algunos referentes de la cultura y el arte. “La función anterior que presenté fue la clausura del año pasado. Recuerdo que estaban por ahí Beatriz Sarlo y Rafael Filipelli, que son habitúes y fanáticos hardcore del BAFICI. Y una de las anteriores funciones recuerdo que fue entrando por ese pasillo con Nanni Moretti, mientras la sala aplaudía Palombella Rossa. Enseguida me acordé de ese momento, pero ni el BAFICI ni yo somos nostálgicos y este es un BAFICI con muchísimas novedades. Veo que ahí está Ewen Bremmer, “Spud”, de Trainspotting, también está Graciela Borges, están Antonella Costa, Luciano Cáceres, directores, actrices. La gente dice que el BAFICI no tiene glamour, y tiene un montón”.

Con glamour o sin glamour, lo cierto es que este año fue una película nacional la responsable de abrir este evento. Como imagen antitética de esta muy buena elección, puertas afuera hubo diversos colectivos cinematográficos que reclamaron por los fondos necesarios para no disminuir drásticamente la cantidad de producciones realizadas por año, además de garantizar las condiciones laborales de los diversos agentes vinculados a la realización de películas. Con consignas como “Sin cine independiente no hay BAFICI” o “El cine es cultura, no un negocio”, los representantes de las entidades pusieron su señal de alarma. En simultáneo, Porta Fouz trazó un panorama en virtud de la programación del festival: “El futuro tiene que ver con el cine argentino y con la cantidad de gente que elige presentar su película. Y la de apertura es una de las 48 premieres mundiales argentinas que tenemos, sólo de largos”.

Finalmente, habló Juan Villegas, quien remarcó que más allá de la errónea idea de que la comedia es un género impersonal, su película tal vez sea la más personal de todas las que realizó. Lo que es mucho decir, si consideramos que se trata de su séptimo film. Y a juzgar por los resultados, es también uno de los más “redondos”. Con muy pocos personajes, Villegas construye un relato en donde se produce un diálogo entre dos generaciones. La comicidad está muy bien lograda,  gracias a las situaciones delineadas por su guión y el notable trabajo actoral, sobre todo el de la actriz Pilar Gamboa. Las Vegas narra el casual encuentro en Villa Gesell entre Laura (Gamboa) y su ex Martín (Santiago Gobernori). Ella está acompañada por el hijo de ambos, Pablo (Valentín Oliva), mientras que él aparece con su joven novia colombiana. Todos recaen en el edificio que le da nombre al film, típica construcción costera en donde Villegas veraneó durante muchos años. Lo que al comienzo parece una comedia de situaciones eficaz deriva en un conciso retrato generacional, con un nuevo acercamiento entre los que integraron la pareja y entre Martín y su padre, quienes se encontraban distanciados. La presencia de una joven salvavidas (Camila Fabbri) permite que se instale una nueva mirada sobre esa singular composición familiar, además de transformarse en el deseo del hijo.

Las Vegas es una comedia fresca, con una pátina de ternura; puede ser disfrutada sin dejar de perder de vista los deseos de sus personajes. Se trata de la película más sentida y abierta de Villegas, muy bien apreciada por el público que ayer la celebró con un sonoro aplauso.