#20BAFICI: Foto Estudio Luisita

0
0

Foto Estudio Luisita. Los retratos populares de la escena del Teatro de Revista.

- Publicidad -

Luisa Escarria es la fotógrafa colombiana que se encargo de inmortalizar el mundo del Teatro de Revista de la Avenida Corrientes, con su Hasselblad en mano. Desde finales de los años cincuenta, Luisa y su hermana Chela recién llegadas a la Argentina, instalaron en su hogar el Foto Estudio Luisita. Siempre con perfil bajo y humildad, Luisa retrató a las grandes estrellas del momento… y a las no tan grandes, que ilustraban las marquesinas de los espectáculos más importantes de la noche porteña. Con el tiempo los escenarios de la Revista dejaron de brillar, y la cámara de Luisa dejo de retratar.

En el 2008 Luisa y Sol Miraglia se conocen y forman una amistad transgeneracional, que empezará a desempolvar anécdotas de las sesiones de retrato. Tomas de las hermanas Pons, Amelia Vargas, Marrone, Moría Casan y muchos más, junto con cajas de rollos de negativos y copias vintage autografiadas, forman parte de este tesoro.

Génesis.

Para toda puesta en valor de un archivo es muy importante conocer el origen y cómo se creó. Esto nos ayuda a entender cómo es que se salvo el material. En el caso del archivo de Foto Estudio Luisita, éste logro conservarse en buen estado porque se mantuvo en su lugar de origen, bien guardado y ordenado.

Las hermanas Escarria vivían y trabajaban en su departamento de Avenida Corrientes, y nunca se mudaron o manipularon el archivo. Luisa fue armando un “editado” de su trabajo en álbumes de copias con los retratos. Esas famosas fotografías que se hacían con el ídolo o la estrella del momento en el centro de la foto, con todo el fondo blanco, para que hubiera espacio para dedicatorias y autógrafos. Esto es hoy un verdadero documento de cómo era la relación famoso y fan de esa época, muy alejado a la auto-fan-selfie de ahora en la que nos retratamos colgándonos de nuestros ídolos.

El resto del material del archivo se fue guardando en cajas, cajitas, cajones y recovecos de todo el departamento. Quedando casi oculto a lo largo de 70 años, hasta que una joven, que no sabía qué era el Teatro de Revistas, ni quien era Ethel Rojo o Eva Franco, se fue topando con estas imágenes increíbles. Y como piezas de un rompecabezas, fue uniendo todo, junto con las hermanas Escarria. Llegando a contabilizar un total de 15 cajas, con aproximadamente 45.000 imágenes.

Así empezó a tomar dimensión este archivo, y el trabajo de toda una vida de esta pequeña mujer colombiana, socia del Foto Club Argentino, admiradora de Annemarie Heinrich, que documentaría a través de su propia técnica de retrato, parte de la cultura popular argentina de las décadas del sesenta, setenta, ochenta y noventa.

¿Existe el arte popular sin valor patrimonial?

Para Sol definitivamente esto era de gran valor documental y patrimonial. A través de los negativos pudo apreciar cómo trabajaba Luisa el retrato. El telón de fondo, las luces que usaba y su propio toque personal, para hacer relucir al retratado, captando su esencia, al mejor estilo romántico de Félix Nadar. Creaba un ambiente relajado y distendido donde la persona se dejaba captar con total complicidad con la cámara.

Chela Escarria, la encargada de laboratorio y retoque, fue dejando marcas de su técnica, su dominio en el trabajo manual, demostrando destreza y creatividad a la hora de fusionar un paisaje con un grupo musical, logrando fotomontajes increíbles o marcando y desmarcando bien las curvas de las vedettes.

Todas estas imágenes nos llevan derecho a esos escenarios en donde el género del Teatro de Revista combinaba música, baile, sketches humorísticos o satíricos sobre la actualidad del momento, números de destreza física o de magia. Todos combinados para el deleite de un público específicamente masculino y heterosexual, que iba atraído por la carga erótica que resaltaba el cuerpo de la mujer como centro de todo el espectáculo. Justamente en la época que Luisa comienza con estos retratos, se genera un cambio en el concepto del rol protagónico de la mujer que era considerada “La Vedette”.  Como lo explican Adriana Libonati y María Infante en “Misterio, plumas y strass. Las vedettes de la Revista Porteña”[i], a partir de la década del sesenta, en este género del teatro, la mujer empieza a perder lugar en el escenario, dejando de lado su discurso (generador de comicidad para con el publico), para convertirse solo en un cuerpo exuberante, que tendrá como objetivo ser el soporte de los personajes masculinos. Sigue manteniendo su protagonismo, pero solo a través de su cuerpo. Esta figura femenina, en la que se centraba el espectáculo, solía ser una actriz de renombre con talento para el baile y el canto. Con el tiempo el rol femenino central lo obtenía aquella mujer que por sobre todas sus virtudes y talentos, tuviera un físico imponente. Eso si los desnudos y semi desnudos que iban a ser usados para publicidad, nunca eran hechos por las protagonistas, sino por las bailarinas.

Luisa no solo fotografiaba en el estudio, a veces debía asistir a los teatros y tomar fotos de los ensayos, o de los espectáculos en vivo. Gracias a ese registro se pueden apreciar distintos elementos de una estética flamboyant y camp, característica de estos espectáculos, en los que no sobran brillos, dorados, plumas, arreglos exagerados y mucho color. Todo esto aplicado a escenografías y vestuarios. Mostrando la moda de época con peinados, accesorios, estilos de marquesinas en los teatros, los juegos de luces y el diseño de los catálogos.

No puedo dejar de mencionar cómo la estética de la época se ve también reflejada en los simpáticos retratos que Luisa hacia a sus mascotas, a modo de hobbie. En donde las poses, los accesorios y sus tiernos personajes, nos remontan a las fotos de los calendarios que nuestras abuelas siempre tienen dando vueltas por ahí.

Revalorización y puesta en valor.

En el 2013 Sol Miraglia se convence de que el trabajo de la fotógrafa y las imágenes de “la cultura del pueblo”, tenían que tener su homenaje, darse a conocer. Concretarlo no fue fácil, aparentemente el carácter popular del archivo no ameritaba una muestra. Entonces mientras trataba de exponer las fotos, en el año 2014 empieza con el proyecto del documental de Foto Estudio Luisita. Ella sabía que con una exhibición no alcanzaba para abarcar todo lo que era el trabajo y la vida de estas hermanas colombianas. Su vínculo, su hogar, su estudio y sus vivencias.

Recién para el 2016 Foto Estudio Luisita exhibe una pequeña parte de su material en el centro Cultural San Martin y en FoLA.

Para el 2017 el archivo es declarado de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación. Al mismo tiempo Sol, Luisa, Chela y dos conservadoras especializadas en material fotográfico, Ana Masiello y Pilar Gesualdo, comienzan el trabajo de estabilización del archivo, junto con la ayuda de Candelaria Gutierrez. Limpieza de negativos, nuevos sobres de guarda con material apto para su conservación y la digitalización.

Para este año han conseguido entrar al Régimen de Promoción Cultural (mecenazgo), para el cual siguen en búsqueda de benefactores. Y han ganado la Beca de Creación, en disciplina Patrimonio del Fondo nacional de las Artes, para seguir con el trabajo de preservación.

Hace unos días se confirmo la publicación del libro sobre las imágenes del archivo con la editorial Paripé books con el diseño a cargo de Juan Gatti.

El documental Foto Estudio Luisita, que realiza Sol junto a Hugo Manso, logró apoyo del INCAA, una beca del Fondo Nacional de las Artes y un mecenazgo de la Ciudad de Buenos Aires.  Para los interesados se estará estrenando en la 20° edición del BAFICI (Buenos Aires Festival internacional de Cine Independiente) el día jueves 12 de Abril (en Village Recoleta a las 20 hs.). Con repeticiones el viernes 13 a las 15 hs. también en Recoleta o el Domingo 15 a las 16:15 hs., en el Village Caballito.

Ahora sí podemos decir que Luisa Escarria será debidamente homenajeada, y nosotros recuperaremos una parte importante de nuestra cultura popular.

[i] Libonati, Adriana; Infante, Maria. (2014, Diciembre). Misterio, plumas y strass. Las vedettes de la Revista Porteña. Revista Afuera Nº14. Recuperado de http://www.revistaafuera.com/articulo.php?id=311&nro=14/

La autora de esta nota es Conservadora de la Fototeca ARGRA.

La autora de estas fotografías es: Sol Miraglia

image-2018-03-28 (1)

 

image-2018-03-28 (2) image-2018-03-28 (3)