Con vida propia: David Lamelas en el MALBA

0
5

Apuntes sobre una conversación del artista con sus curadoras.

David Lamelas es un artista de límites difusos y nomenclaturas diversas, tal como es su arte y su personalidad. Ha vivido en tres continentes: América del Sur, del Norte y Europa y ha realizado una suerte de conexiones artísticas y estilísticas diversas como también vivenciales a lo largo de su recorrido. Escultor, investigador, performer, dibujante, realizador de cortometrajes y más todavía… siempre intentando reflejar y asir el momento, el tiempo y la realidad circundante.

Estos apuntes fueron tomados el jueves 22-3-18 en el auditorio del Malba durante la conversación pública con sus curadoras María José Herrera y Kristina Newhouse con la coordinación de Agustín Pérez Rubio.

Lamelas es un hombre de unos 70 años de edad, menudo, juvenil y desacartonado, su presencia en el escenario alivia la solemnidad de los otros participantes y nos retrotrae a aquel joven, allá por los años 60 que siendo parte del Instituto Di Tella gana una beca en 1968 para irse a estudiar arte a Londres, definiendo así su carrera y su vida la que desde entonces desarrolla alternativamente en Londres, Los Angeles y Buenos Aires, siendo esta última como el dice, su primera casa.

El contexto ha sido importante para Lamelas. Ya tenía en sus comienzos las condiciones de un  artista de vanguardia y una sólida base obtenida en nuestro país para su posterior desempeño.

Desde sus inicios en el Di Tella hasta el presente, no se ha detenido. Artista conceptual, crea contextos, destaca realidades a las que se ajusta para cuestionarlas y trascenderlas. Desde lo arquitectónico, desde lo textual, como desde la imagen cinematográfica, Lamelas, refleja las problemáticas del momento y de la vida cotidiana.

Su curadora, la californiana Kristina Newhouse tuvo la idea de hacerle  una retrospectiva en Los Angeles, en relación con la muestra que trae al Malba.

La obra que se denominó Standard Time LA/LA (Los Angeles/Latin America) tuvo lugar en el Museo Getty en 2013, desarrollando en ese momento la oportunidad de intercambio de artistas, de y hacia California. Kristina destaca el valor de Lamelas cuando (entre otras situaciones) presenta sus Tapes Violentos (1975). Otra obra 10 años adelantada para su época, fue Rock Star (1974) para conceptualizar los efectos de la fama y del naciente mundo de las estrellas del Rock en los 80´s. el artista se fotografía vivenciando el lugar del ídolo del rock, todo un adelanto a su época,  ya que recién en los 80, aparecieron obras de ese tipo con las apropiaciones sobre temas de la realidad como lo hizo Cindy Sherman por ejemplo.

Fue su actitud precursora que atrajo la mirada de la curadora, quien destaca su personalidad cordial y colaboradora para la tarea. Evidentemente, gran parte de su trabajo desde 1974, transcurre en L.A. y forma parte del contexto de la época. Así como se lo reconoce en el mundo, se lo reconoce en su país por el desarrollo constante de su obra. D.Lamelas ha participado en dos Documentas, ha sido premio de la Bienal de San Pablo y de la Bienal de Venecia en 1968 además de los premios recibidos en Buenos Aires. Ciertamente ha sido un joven excepcional y es hoy un artista con un recorrido destacable.

Para Lamelas, su retrospectiva en el MALBA es la muestra de un devenir artístico que le es natural, comenzando en la niñez. Como señala Pérez Rubio, el tema del tiempo en èl encara con su obra “Time Line” una performance que data de 1974 (es la primer foto que vemos al llegar a la muestra) sigue vigente y actual  -también se realizó en el MOMA en 2014, presentando el concepto de la relación con el tiempo, que se liga a su interés por la cinematografía, la narración y la sucesión de eventos en el devenir del tiempo, concepto que queda implícito en la realización de una retrospectiva.

Para Lamelas, el tiempo es “espacio” y no hay diferencia entre su vivencia como niño dibujando en casa de su madre en 1957, y dibujando con su madre hoy, como una continuación sin interrupción. “Tiempo y espacio son intercambiables” reafirma.

En esta conversación también destaca Lamelas su interés por la abstracción, Malevich, Mondrian, Fontana, pero tal vez su mayor abstracción la encontramos en la forma en que el piensa el espacio: como una escultura, no piensa la escultura como una “forma en el espacio” para Lamelas, el espacio no es un “vacío” es la escultura.

Visitar esta muestra implica ubicar y descubrir estos conceptos tan elusivos como abstractos y sorprendernos con la versatilidad, la variedad y el ingenio de este artista tan comprometido con su tiempo.

image-2018-03-28 (4) image-2018-03-28 (3) image-2018-03-28 (2) image-2018-03-28 (1)