Reikiavik, Juan Mayorga

0
4

Reikiavik nos hace reflexionar sobre la relación entre juego y vida. El mismo hecho de que haya teatro dentro del teatro en la obra, ya está remarcando que el teatro es un juego más como lo es el ajedrez, pero que al mismo tiempo, en este juego se arriesgan cosas importantes, se movilizan fuerzas e instintos primordiales.

“Cuando los jugadores se hayan ido, / cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito. / En el Oriente se encendió esta guerra /
cuyo anfiteatro es hoy toda la Tierra. /Como el otro, este juego es infinito”.  Jorge Luis Borges, “Ajedrez”

La obra está centrada en el célebre campeonato mundial de 1972 donde se enfrentaron Bobby Fischer de Estados Unidos y Boris Spassky de la Unión Soviética, en la capital islandesa de Reikiavik.  Las exigencias y las fobias, las presiones y las obsesiones, el miedo de perder, la victoria y la derrota, la búsqueda del éxito son todos temas que atraviesan la trama. Lo interesante aquí es que  Spassky y Fischer se convierten en dos personajes interpretados a su vez por otros personajes: Waterloo y Bailén recrean ante el joven Leipzig los acontecimientos ocurridos en aquel mítico encuentro.  Ellos se dan cita en un parque desolado y recrean los hechos históricos, ante este muchacho adolescente y nerd que observa cómo va avanzando la partida. Los tres llevan nombres de derrotas napoleónicas. La Guerra fría, y la batalla entre comunismo y capitalismo son otros ejes que asoman, aunque no son protagonistas; lo importante aquí es el juego, las pasiones que enciende, el cara a cara de dos contrincantes. Kissinger y el Soviet Supremo son otros de los personajes que se introducen en la trama.

Reikiavik fue estrenada en marzo de 2015 dirigida por el mismo Mayorga, madrileño. “El hecho de que un autor dirija su obra no hace que esa puesta en escena sea la definitiva, porque no existe tal cosa en el hecho teatral. Es más, hay varios intentos en el extranjero de montar Reikiavik de los que estoy seguro de que los directores encontrarán cosas que yo no he visto en el texto. Cada mirada descubre aspectos nuevos”, dijo Mayorga al diario El país de España. Esta puesta es un estreno en la Argentina.

El juego oprime y libera, el juego arrebata, electriza, hechiza y está lleno de dos cualidades nobles: ritmo y armonía, según leemos en Humo Ludens de Johan Huizinga. La obra dirigida por Enrique Dacal consigue, asimismo, ritmo y armonía. El texto de Juan Mayorga permite que el juego del ajedrez, el juego del teatro y el de la vida se junten para dar a luz a esta obra que resulta filosófica, que formula preguntas en torno a lo humano y que pone de manifiesto las estrategias de la ficción. Así, esta pieza puede considerarse teatralista, es parte de una poética teatral que se muestra como convención.

Las actuaciones de Julio Ordano, Julian Howard y Nicolás Martuccio evidencian un consistente trabajo con gran ductilidad y exigencias desde lo intelectual. Cada actor, como se ha dicho, interpreta distintos roles y todos ellos consiguen llevar a cabo las transformaciones con éxito.

“Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. / ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza /de polvo y tiempo y sueño y agonía?” Leemos en “Ajedrez”, el poema de Borges. Parece indicado pensar que hay un Dios que crea al hombre y luego un hombre que se cree Dios creando el ajedrez y moviendo las piezas; puede incluso pensar que llega a ser artífice de su propio destino. Como muñecas rusas, una creación se inserta dentro de la otra en un juego que no tiene fin. Siguiendo con la línea borgeana, por un extraño azar esta obra se estrenó en nuestro país, el 9 de marzo útlimo, fecha del aniversario del nacimiento de Bobby Fischer. Quién sabe cuántas coincidencias más se darán en este juego, el de la vida, donde extrañamente la ficción y la realidad encajan perfectamente como las partes de un rompecabezas.

Ficha artístico-técnica

Autor: Juan Mayorga; Actuación: Julio Ordano, Julian Howard, Nicolás Martuccio; Producción ejecutiva: La doménica; Puesta en escena y dirección: Enrique Dacal; Diseño de espacio: Enrique Dacal, Martín Mouesca, Néstor Pérez Vidal; Asistencia de dirección: Néstor Pérez Vidal

Viernes 20.30 h

CELCIT
Moreno 431
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4342-1026
Web: http://www.celcit.org.ar
Entrada: $ 250,00 / $ 150,00 – Viernes – 20:30 h – Del 09/03/2018 al 27/04/2018